Mostrando entradas con la etiqueta trasplante hepático. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta trasplante hepático. Mostrar todas las entradas

miércoles, 11 de junio de 2014

Dos trasplantes: dos nuevas vidas

¿Cómo se vive con un trasplante? ¿Cuáles son los miedos? ¿Qué viene después con el nuevo órgano?. En esta nota, dos testimonios de personas que fueron trasplantadas para seguir viviendo.

Por: Magdalena Ehul Ayerza

Margarita Oceho (42) es de Santander, España. Ella nació con una enfermedad genética llamada Fibrosis Quística, una patología degenerativa y sin cura hasta el momento. “La FQ afecta principalmente al sistema pulmonar y digestivo, causando deterioro progresivo en los órganos”.

El tiempo pasaba y el deterioro pulmonar era cada vez mayor. “Con solo 26 años, mi capacidad pulmonar se redujo al 25%, haciendo que necesitara oxígeno permanentemente, mi calidad de vida se había ido y mi única esperanza para poder seguir viviendo, era recibir un trasplante pulmonar. Enfrentarse al momento en el que te dicen que necesitás un trasplante es muy duro, me costó mucho asimilarlo y afrontar los miedos a la cirugía a que no llegue el órgano a tiempo, a no sobrevivir al trasplante. Sabés que te jugás la vida y es muy difícil”.

Para suerte de Margarita, el órgano no tardó en aparecer y al mes y medio de estar en lista de espera le avisan que iba a ser trasplantada. “Me operaron en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid y todo salió muy bien. Tuve que hacer rehabilitación la cual consistía sobre todo en ejercicios respiratorios para potenciar los nuevos pulmones y en ejercicio para recuperar masa muscular y estado físico. Fue un período de tiempo en el que aprendí a respirar de nuevo, a reir sin ahogarme tosiendo, a caminar sin cansarme, sensaciones que ya o recordaba cómo eran. Después del trasplante, retomé mis estudios y tiempo después comencé a trabajar. Mi vida hoy en día es prácticamente normal, siempre me realizo los controles médicos y me cuido mucho para evitar tener cualquier tipo de infección, ya que al estar inmunosuprimida mis defensas son muy bajas y las consecuencias pueden ser graves. Trato de tener hábitos saludables como comer sano, no beber alcohol, no estar en lugares con humo, hacer ejercicio físico y sobre todo, disfrutar la vida. A los que están esperando un trasplante les diría que no pierdan nunca la esperanza, que no se den por vencidos, ni aún vencidos, todo llega y merecerá la pena. Al resto: donen sus órganos, son muchas las personas que dependen de ese gesto de solidaridad para seguir viviendo. Los que hemos recibido un trasplante recordamos y agradecemos cada día de nuestra vida a nuestro donante, y a su familia, porque no hay mayor gesto de amor, que el regalo de vida que nos hicieron. No te lleves tus órganos al cielo, Dios sabe que los necesitamos aquí”.



José Luis Diez (63) es de San Isidro, Provincia de Buenos Aires, padre de 4 hijos y abuelo de 7 nietos. En el año 2011 comenzó a sentirte extremadamente cansado: por la mañana se tomaba la combi que lo llevaba al centro para el trabajo, llevaba medio dormitando, a las dos horas se quedaba dormido en la oficina y así durante todo el día. Teniendo a dos de sus hijos viviendo en el interior de la Provincia de Buenos Aires, un fin de semana con su mujer fueron a visitarlos, pero José se lo pasó durmiendo todo el día, sin fuerza siquiera para jugar con sus nietos. Decidieron ver a un especialista y le dijeron que lo más probable tenía que ver con depresión, lo medicaron para eso. Sin embargo, los cansancios continuaban y cada vez eran más agudos. “A fin de año del 2011 empecé a hacer nuevas y más consultas, yo me daba cuenta de que algo no andaba bien y que no era depresión. Me hice una serie de análisis hasta que llegué a un hepatólogo, el Dr. Marcelo Silva quien me atendió en el Hospital Austral, que me dijo que tenía el Síndrome de Nasch o cirrosis del no alcohólico y que pensemos en la posibilidad de un trasplante. Sinceramente no me lo tomé en serio, creí que con una simple medicación y cuidado me iba a mejorar. Hasta que un día en el 2012, volví a verlo como era de costumbre para ir chequeando los análisis, mi mujer me acompañaba siempre porque te olvidas de las cosas y perdés el equilibrio por el mal funcionamiento del hígado, cuando me dijo: “La única alternativa es un trasplante”. En ese momento fue como si me pegaran una piña en el medio de la cara. Salimos del consultorio, llegamos a casa y ni mi mujer ni yo dijimos nada”.

Una vez aceptada la noticia, anotaron a José en la lista de espera del INCUCAI y los méidcos, al ver que todos los demás órganos le funcionaban perfectamente, esperaban encontrar un hígado en las mejores condiciones. Sin embargo, de a poco, fueron más flexibles en la búsqueda. “Cada vez que sonaba el teléfono por la noche me ilusionaba que el hígado había llegado. Es muy desgastante eso, estás muy ansioso. Mi médico me fue preparando para que tenga apoyo psicológico y hable con algún trasplantado, eso me sirvió muchísimo. En septiembre del 2013, es decir, un año después de la noticia, apareció un hígado. Esa mañana mi mujer estaba leyendo el diario cuando vio una nota sobre el Cura Brochero y su beatificación. En ésta decía que los curas gauchos no hacían favores sino “gauchadas”, a lo que mi mujer, quien ya no daba más, les pidió que aparezca un hígado para mi. Minutos después sonó el teléfono y eran desde el Hospital Austral avisándonos que se hacía el trasplante esa misma mañana. Llegué a la guardia, me estaban esperando unas 6 personas, me hicieron los análisis correspondientes y a las 11 de la mañana entré en el quirófano. Yo estaba totalmente entregado y preparado, de hecho entré como si fuera a ver una película al cine. Por suerte el hígado que me trasplantaron arrancó enseguida y mi rehabilitación fue buenísima. De domingo a viernes estuve en terapia y luego me trasladaron a una habitación común. Una semana después del trasplante ya estaba en mi casa. Usé barbijo durante bastante tiempo y me dieron medicamentos inmunosupresores. A fin de año, me fui al campo, y estuve todo el verano allí con mi mujer. Hoy hago una vida normal e incluso volví a trabajar”.

“Hoy en día no le doy importancia a los problemas pequeños y trato de hablar y hacer cosas por los demás. También me cambió el humor, si bien siempre fui un tipo simpático y divertido, pero ahora estoy más simpático que nunca. Antes de que me dijeran que tenía que ser trasplantado, jamás pensé en ese tema, además nunca tuve a nadie cercano en esa situación. Luego, tomé conciencia y de hecho mis hijos todos se hicieron donantes. Además, el trasplante que yo recibí fue de un chico de 20 años, según lo que me dijeron y la verdad, me pareció muy duro; hoy rezo por ese chico y su familia. Es importantísima la fe y entrega a los profesionales, no hacerse el tonto con el tratamiento previo al trasplante, ya que tenés que cuidarte y hacer caso. Hay que confiar muchísimo. Si el órgano aparece o no va a ser secundario, pero hay que tener la mente puesta en que sí va a pasar. Me impresionó tener tanta gente rezando por mí, a muchos incluso ni los conocía. Nunca pensé en la muerte”.



Miércoles 11 de junio de 2014
Publicado en http://pharmarepublic.net/dos-trasplantes-dos-nuevas-vidas/

Recuperación más rápida con los nuevos fármacos contra la hepatitis C

HEPATOLOGÍA

Los tratamientos antivirales de acción directa de segunda generación reducirá el número de trasplantes necesarios
Responsable de la mitad de los casos de cirrosis en España y del cáncer de hígado, la hepatitis C afecta a aproximadamente 700.000 personas. Hasta hace poco tiempo, la terapia habitual contra el virus de la hepatitis C era una combinación de interferón y ribavirina, pero ahora se emplea un nuevo tratamiento, basado en fármacos antivirales de acción directa de segunda generación. Los resultados, al negativizar el virus C, son muy buenos. A corto plazo, el tratamiento de los pacientes en lista de espera evitará la re infección por hepatitis C que aparece en casi el 100% de los pacientes trasplantados. Mientras que a largo plazo, se reducirá el número de trasplantes necesarios, liberando hígados para otro tipo de patologías.

“Uno de los problemas de la hepatitis C es que, pese al tratamiento, en los pacientes con cáncer o los pacientes que han sido trasplantados, se produce muy a menudo reinfección del virus del hepatitis C, siendo necesario iniciar de nuevo el proceso y realizar un nuevo trasplante”, explica el doctor Javier Crespo García, especialista del aparato digestivo y experto de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD). “En cambio, los nuevos fármacos reducen la reinfección tras el trasplante al negativizar el virus, y esto va a cambiar el panorama del trasplante hepático en los próximos años”.

Con una incidencia anual del cáncer hepático en España es de 3.000 hombres y 1.300 mujeres, la mitad de ellos es debido al virus de la hepatitis C, el trasplante hepático y la hepatitis C será uno de los temas que se desarrollarán en el XXI Curso de Postgrado SEPD AGA de Avances en Gastroenterología y Hepatología, una de las actividades formativas que conforman el LXXIII Congreso Anual de la SEPD que se celebra en Valencia del 14 al 16 de junio.

Sin efectos secundarios

Otra cuestión positiva de los tratamientos nuevos es que no producen los efectos secundarios de los tratamientos de interferón y ribavirina: depresión, insomnio, trastornos gastrointestinales, anemia, síntomas gripales o pérdida de cabello. Los antivirales de acción directa de segunda generación tienen una mejor tolerancia, permiten acortar el tiempo de tratamiento y las tasas de curación son más altas.

“Creemos que la administración de estos fármacos se debe priorizar a los pacientes en lista de espera para que no se trasplante un hígado a pacientes que todavía tienen el virus C activo” explica el doctor Crespo. “La conclusión de todo ello es que los nuevos tratamientos nos permiten ‘liberar’ hígados susceptibles de trasplantes y disponer de ellos para pacientes con otras patologías hepáticas graves cambiando por completo el panorama actual del trasplante hepático”.




Publicado en http://www.laverdad.es/salud/investigacion/201406/10/recuperacion-rapida-nuevos-farmacos-20140610184905-rc.html
Imagen 1: http://media-cache-ak0.pinimg.com/236x/1b/5a/20/1b5a20234b67fdea2e0cad09923a9b7c.jpg
Imagen 2: http://www.somosrojillos.com/media/galeria/9/0/0/3/4/n_club_atletico_osasuna_humor-3514300.jpg

domingo, 25 de mayo de 2014

Óscar Cornes, primer niño trasplantado de hígado en Galicia hace dos décadas

PRIMER NIÑO TRASPLANTADO DE HÍGADO

Óscar Cornes: "Me pregunto cómo sería el donante que me devolvió la vida a los 14 años"

  • Óscar Cornes, primer niño trasplantado de hígado en Galicia hace dos décadas 
  • Siempre estuvo sano hasta que ingresó moribundo en el antiguo Xeral de Galeras
  • A los 18 necesitó otro órgano

MAR MERA SANTIAGO

"Nunca tuve ni un catarro. Mi madre me recuerda muchas veces que desde que nací siempre estuve sano". Sin embargo, esa salud de hierro cayó en picado en 1994 cuando el compostelano Óscar Cornes Vieito tuvo que ser ingresado, moribundo, en el antiguo hospital Xeral de Galicia, en Galeras, en Código Cero al quedarle como única salvación un trasplante de hígado urgente. Fue operado y así se convirtió, sin saberlo, en el primer niño que era receptor de este órgano en Galicia.

Hoy, Óscar, de 34 años, soltero y que hasta que quedó en paro hace tres años trabajaba en una gasolinera, goza de buena salud. Eso sí, tuvo que volver a pasar por quirófano para otro trasplante cuatro años después del primero.

"Éste funciona perfectamente desde el principio. Los médicos me dicen que está al 98%", comenta mientras aprovecha la entrevista para agradecer la profesionalidad y entrega del equipo de especialistas que le trató desde un principio, alguno de los cuales aún visita para hacerse controles periódicos.

De la primera experiencia, recuerda que fue el doctor Evaristo Varo el que le operó. "De hecho, vino de fuera (Córdoba) para hacer el primer trasplante de hígado que se hizo en Galicia, como me enteré después".

jueves, 22 de mayo de 2014

Análisis de orina mejora detección del consumo alcohol en pacientes con trasplante hepático

La determinación del etilglucurónido en orina (uEtG) combinada con el Cuestionario de Detección de los Trastornos por Consumo de Alcohol (AUDIT-C) mejora la detección del consumo de bebidas alcohólicas en los trasplantados hepáticos y los candidatos a la cirugía.

Un nuevo estudio, publicado en Liver Transplantation, replica los resultados de estudios previos: el marcador uEtG es más sensible y preciso que el resto, incluidos la transferrina deficiente en carbohidratos (CDT), el etanol urinario (uETOH) y el etanol en sangre (sETOH).

Los pacientes con trasplante hepático que no consumen alcohol antes de la intervención son menos propensos a sufrir una recaída después del trasplante.

Consumir bebidas alcohólicas después del trasplante eleva la morbilidad y la mortalidad por pérdida del tejido, además de aumentar el incumplimiento de la terapia inmunosupresora.

"Es fundamental evaluar el consumo de alcohol en los candidatos a un trasplante hepático y en los que ya recibieron el órgano", dijo por correo electrónico el autor principal, doctor Paolo Angeli, de la Universidad de Padua, Italia.

Agregó que el estudio demuestra que la aplicación de rutina del AUDIT-C con el uEtG, que son dos herramientas simples y confiables, ayudará a los médicos a detectar el consumo en esas poblaciones.

El equipo de Angeli evaluó la sensibilidad, la especificidad y la precisión de varios marcadores en sangre y orina de detección del consumo de alcohol en 121 candidatos a un trasplante hepático y receptores.

Un hepatólogo les realizó el AUDIT-c en cada consulta ambulatoria. Se detectó consumo de alcohol en el 32,7 por ciento de los candidatos (32/98) y en el 21,7 por ciento de los receptores (5/23). Veinte pacientes con un biomarcador positivo dijeron que no habían consumido alcohol durante el AUDIT-C.

El uEtG fue el marcador más sensible (89,2 por ciento) y preciso (95,9 por ciento). Además, estuvo más sólidamente correlacionado que la CDT con la cantidad de alcohol que los pacientes decían que consumían. Juntos, el uEtG y el AUDIT-C alcanzaron mayor precisión para detectar el consumo de alcohol que la CDT y el AUDIT-C (AUROC=0,98 versus 0,80; p<0.001).

"Sabemos que los pacientes no siempre nos dicen que están bebiendo, pero nosotros debemos detectarlo para que vuelvan al tratamiento que permita mejorar los resultados del trasplante", dijo la doctora Patricia A. Sheiner, cirujana especializada en trasplante hepático del Hospital Hartford, Connecticut, y que no participó del estudio.

"Si es económico y accesible, el análisis de uEtG se universalizará porque permite detectar niveles más bajos de alcohol consumido en las últimas 80 horas, un resultado muy superior a los que se están utilizando".

Imagen





Publicado en http://vidayestilo.terra.com/salud/,c16100e3abf16410VgnCLD2000000ec6eb0aRCRD.html

lunes, 28 de abril de 2014

El Gregorio Marañón crea aparato pionero para trasplantar hígado de animales



28/04/2014

Madrid, 28 abr (EFE).- Investigadores del Hospital Gregorio Maranón han creado un aparato pionero en el mundo con el que buscan vaciar de células un hígado animal para tratar de rellenarlo con células compatibles con la persona receptora del trasplante, y que el consejero de Sanidad, Javier Rodríguez, ha visitado hoy.


Imagen


El aparato, desarrollado por el Instituto de Investigación Sanitaria Gregorio Marañón mediante patente propia, está instalado en un nuevo edificio de 2.000 metros cuadrados que el hospital ha habilitado para investigación en Cirugía Experimental, "una instalación que es única en España por el conjunto de equipos de imagen que alberga", ha dicho el consejero.

Este instituto, uno de los ocho de investigación biomédica que hay en Madrid, "está dotado del material más moderno y tiene algo tremendamente novedoso: es el único que dispone de técnicas de imagen que se utilizan exactamente igual que en el humano", entre PET, TAC y escáneres que permiten "trasladar al humano" los conocimientos de la investigación, ha destacado en la visita.

El hospital mantiene activos 53 grupos de trabajo con más de 125 líneas y sublíneas de investigación, y realiza más de 566 ensayos clínicos, además de 153 proyectos de investigación con entidades privadas.

Entre los aparatos más novedosos está "el circuito de perfusión artificial" que permite, tras la extracción de un hígado de cerdo, que es el más parecido al humano, mantenerlo vivo el mayor tiempo posible para actuar sobre este órgano en dos fases, ha explicado el jefe de la investigación, el médico y profesor de la Universidad Complutense, Juan del Cañizo.

En la primera fase, que ya se ha logrado, se "descelulariza el órgano mediante un procedimiento especial a base de detergentes", mientras que en la segunda, se intentará "recelularizar el hígado vaciado con células compatibles" con el receptor del trasplante, algo que Cañizo ha admitido que es difícil y ha calificado como "un futurible".

Tras recordar que actualmente "no existen hígados artificiales", ha detallado que la fase de "recelularización necesita desarrollarse dentro de un ambiente fisiológico de temperatura, humedad, oxigenación", que reproduzca exactamente el funcionamiento del organismo.

Este circuito, creado artificialmente en el hospital, "mantiene la sangre oxigenada y tiene un riñón artificial que la va depurando", entre otros elementos que permitan que el órgano esté vivo el mayor tiempo posible para "entrenarnos en la posibilidad de recelularizar" o bien estudiar y tratar ese hígado.

"Teóricamente", en el circuito también se podrían mantener vivos trozos de hígados humanos patológicos para tratarlos e intentar reimplantarlos posteriormente, según Cañizo para quien en otros países "hay circuitos para perfundir, pero no con la profundidad que tiene este".

"Si este año pudiéramos demostrar que el aparato es capaz de mantener el órgano vivo durante unos días, me doy por satisfecho", ha dicho.

En el momento de la visita, el sistema de circulación extracorpórea estaba preparado para recibir el hígado de un cerdo que estaba siendo extraído en otra sala, según el investigador que maneja el aparato, José Angel Zamorano, para quien el objetivo en un plazo "muy futurista", es implantar en el circuito células madre del paciente.

Rodríguez, que hasta hace poco trabajaba en el Marañón y era miembro del patronato del Instituto, que dirige Rafael Bañares, ha dicho que las técnicas de imagen "han generado patentes de este instituto que permiten fabricar máquinas con empresas españolas que se están exportando al extranjero".








Publicado en  http://ecodiario.eleconomista.es/salud/noticias/5738130/04/14/El-Gregorio-Maranon-crea-aparato-pionero-para-trasplantar-higado-de-animales.html#Kku84ZXR0XX4NVut






martes, 4 de marzo de 2014

Los paraguayos siguen migrando al exterior por un trasplante hepático


Pese a los avances de convenios con Argentina y la visita en diciembre del año pasado de los especialistas del Instituto del Hígado del Hospital de Beneficencia Portuguesa, de São Paulo, Brasil, en el Hospital de Clínicas y el Nacional de Itauguá que ya tiene equipos, así como un manual de protocolo de trasplante hepático, esta intervención aún no se lleva a cabo en nuestro país y 40 personas aguardan expectantes en lista de espera.

Debido a este panorama, muchos pacientes cirróticos con recomendación de trasplante fallecen anualmente y otros optan por una oportunidad de vida migrando a Brasil o Argentina con la fe de recibir el trasplante de hígado. (Ver infografía).

CASO. Tal es el testimonio de Jazmín Quiñónez (27), quien viajó a principios de febrero a Curitiba, Brasil, y el pasado viernes 28 de febrero ingresó oficialmente como paciente del Hospital de Clínicas de esta ciudad y también ya está en lista de espera para acceder a un trasplante de riñón para mejorar su calidad de vida. Actualmente, está siendo sometida a una serie de estudios para conocer su estado.

Al principio de su lucha, viajó a Argentina, pero por la burocracia no pudo conseguir trasplante tras tener residencia durante dos años en la localidad de Formosa y retornó al país. Previamente, seguía su tratamiento en el Hospital de Clínicas de San Lorenzo.

“Mi historia es triste porque ando luchando por mi vida. Todo esto tengo que pasar porque en mi país no hay trasplante de hígado”, lamentó la paciente que padece cirrosis hepática desde los 13 años y que derivó en un deterioro progresivo de su salud.

El desarraigo, la lucha, la falta de apoyo del Estado es la constante para Jazmín Quiñónez durante el proceso de tratamiento y espera por el trasplante de hígado.

SOLIDARIDAD. Debido al alto costo de vida en Curitiba, la paciente requiere de la solidaridad de la gente para costear sus gastos de estadía, pues el tratamiento es gratuito. Logró recaudar USD 5.000 mediante actividades solidarias para su viaje, pero aún requiere de ayuda diaria.

Las personas interesadas pueden depositar el dinero en Visión Banco en la Cuenta Corriente N° 2975908 a nombre de Jazmín Quiñónez y en el Banco Itaú en la Cuenta Corriente N° 72200883/4 a nombre de Luis Quiñónez, padre de la paciente. Más informes al (0971) 941.876.




lunes 3 de marzo de 2014
















Publicado en http://www.ultimahora.com/los-paraguayos-siguen-migrando-al-exterior-un-trasplante-hepatico-n771662.html

miércoles, 5 de febrero de 2014

Realizan el primer trasplante de hígado como efecto dominó en México


Realizan el primer trasplante de hígado como efecto dominó

Redacción SDPnoticias.com
mié 5 feb 2014 16:04


Un paciente con polineuropatía y uno con enfermedad hepática recibieron este trasplante al mismo tiempo.

El Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán realizó por primera vez un trasplante dominó en el cual dos pacientes recibieron cada uno un hígado de tan sólo una donación.

Un paciente con polineuropatía recibió un trasplante de hígado de un paciente con muerte cerebral, pero reportes demostraron que el hígado del paciente con polineuropatía podía ser trasplantado a un paciente mayor de 60 años con enfermedad hepática.

“Vimos que existen reportes internacionales que el hígado de ese paciente lo podemos utilizar en alguien mas que este grave, es como el dominó le pega a primera ficha y así se siguen otras, de un órgano generamos dos trasplantes”, indicó personal del hospital.

En México es la primera ocasión que se realiza un trasplante de este tipo; ya que este trasplante debe hacerse de manera simultánea pero en esta ocasión fue como efecto dominó.

Con información de Excélsior.





Publicado en http://www.sdpnoticias.com/local/ciudad-de-mexico/2014/02/05/realizan-el-primer-trasplante-de-higado-como-efecto-domino