Mostrando entradas con la etiqueta dieta. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta dieta. Mostrar todas las entradas

lunes, 4 de agosto de 2014

Investigación sobre la interrelación entre la prediabetes, una dieta en altas grasas y el Alzheimer

04/08/2014

Investigadores de la Universidad de Cádiz han elaborado un estudio que revelaría que la prediabetes agrava la patología propia del Alzheimer. Este estudio se ha publicado en la revista ‘Psychoneuroendocrinology’.

Imagen: 
El objetivo de este grupo de investigadores de la Facultad de Medicina “es saber qué es lo que hace que una persona termine padeciendo Alzheimer. Hay muchos estudios epidemiológicos que muestran que la diabetes es un factor de riesgo para padecer esta enfermedad y por eso abrimos esta vía de estudio”.
Tomar de forma habitual una dieta rica en grasas causa numerosos problemas. Uno de ellos podría ser la prediabetes, un estado en el que el organismo se encuentra produciendo un alto nivel de insulina ya que intenta controlar la glucosa (un tipo de azúcar) que está aumentada en la sangre. Cuando la insulina se consume, por agotamiento del páncreas, es cuando aparece la diabetes.

Este estado previo a la diabetes es suficiente para que la patología propia del Alzheimer se agrave en sujetos que la padecen. Aquí reside, precisamente, la conclusión a la que han llegado un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cádiz y que ha sido expuesta en la revista Psychoneuroendocrinology , a través del artículo titulado Prediabetes-induced vascular alterations exacerbate central pathology in APPswe/PS1dE9 mice.

Para entender mejor este estudio y sus conclusiones, es importante tener en cuenta el trabajo desarrollado por estos investigadores mediante la alimentación a un ratón, modelo de Alzheimer, con una dieta rica en grasas, un modelo similar a las conocidas como dietas occidentales, ya que “se trata de reproducir los estilos de vida y los hábitos alimenticios”, explica una de las investigadoras firmantes del artículo y profesora de la UCA, Mónica García-Alloza. En este caso, “los ratones tienen más placas seniles. Han desarrollado niveles de amiloide (que componen estas placas seniles) más altos, tanto el amiloide soluble como el indisoluble; tienen problemas cognitivos más severos; poseen una enorme cantidad de microhemorragias, es decir, sangran de manera espontánea a nivel cerebral sobre todo en la corteza; y el proceso inflamatorio también les ha aumentado”, sostiene la investigadora. Así, “estamos viendo muchísimos factores que posiblemente estén interaccionando entre sí y sean los responsables de los problemas cognitivos de estos ratones”.

Además de ello, en el cerebro de estos ratones la microglia (que son las células del sistema inmune que intentan responder a las agresiones) aumenta tanto alrededor de las placas seniles como en zonas alejadas. “Esto tiene su parte beneficiosa, ya que están intentando controlar la patología propia del Alzheimer, pero debe haber un equilibrio porque si no este aumento de la inflamación tiene más efectos adversos que beneficiosos. Estamos viendo que ambas patologías son capaces de interaccionar entre sí. Es más, únicamente el hecho de tener una prediabetes ya es suficiente como para que empeore la patología propia del Alzheimer”, subraya Mónica García-Alloza.

De esta forma, en el modelo experimental donde han trabajo estos científicos refleja que una dieta alta en grasas deriva en una prediabetes y ésta agrava la patología propia de la enfermedad de Alzheimer. Para confirmar todos estos datos “hemos hecho determinaciones metabólicas de estos animales. Hemos estado siguiendo sus niveles de peso, de glucosa e insulina desde el inicio del tratamiento hasta el final. Hemos valorado su capacidad cognitiva, utilizando dos pruebas de comportamiento de uso cotidiano: el Laberinto Acuático de Morris y el Test de Discriminación de Nuevo Objeto. También hemos trabajado el modo post mortem mediante tinciones histoquímicas e inmunohistoquímicas y hemos visto la presencia de hemorragias, además de clasificar las placas seniles y cuantificar la microglia. Por último, mediante técnica de Western Blot, hemos determinado también los niveles de tau fosforidada, ya que el tau es otra proteína que también se ve aumentada y es típica de la enfermedad del Alzheimer”, en palabras de la profesora de la UCA.

El objetivo de este grupo de investigadores de la Facultad de Medicina “es saber qué es lo que hace que una persona termine padeciendo Alzheimer. Hay muchos estudios epidemiológicos que muestran que la diabetes es un factor de riesgo para padecer esta enfermedad y por eso abrimos esta vía de estudio”.

En este trabajo también han observado que hay dos enzimas (la enzima degradadora de insulina y la presenilina), que degradan tanto insulina como β-amiloide. Estas dos enzimas no parecen verse afectadas. El hecho de que los animales sangren espontáneamente hace pensar que debe de haber un problema de barrera hematoencefálica de los animales que tienen prediabetes, y es, en ese punto, donde se encuentran ahora investigando. “Seguiremos analizando en esta línea con modelos que sean lo más representativos posibles. El siguiente paso que daremos será aplicar algunos tratamientos para ver si controlando la prediabetes o diabetes es suficiente como para ralentizar los problemas a nivel central que nosotros observamos”.

Los investigadores que han trabajado en este estudio y firman el artículo en la revista Psychoneuroendocrinology son Juan José Ramos Rodríguez, Óscar Ortiz Barajas, Carlos Gamero Carrasco, Pablo Romero de la Rosa, Carmen Infante García, Nuria Zopeque García, Alfonso M. Lechuga Sancho y Mónica Garcia-Alloza.




Fuente: UCA

Publicado en http://noticias.universia.es/ciencia-nn-tt/noticia/2014/08/04/1108997/investigacion-interrelacion-prediabetes-dieta-altas-grasas-alzheimer.html



martes, 15 de abril de 2014

La dieta y el ejercicio previenen la diabetes durante años

15 de abril de 2014 
Los cambios del estilo de vida que realizan las personas con alto riesgo de desarrollar diabetes reducen esa probabilidad en las dos décadas siguientes, según indica un equipo de China.

La modificación de la alimentación y el ejercicio también disminuyeron la mortalidad, en especial en las mujeres, según surge de los datos del Estudio de Prevención de la Diabetes de Da Qing a seis años.

Los participantes ingresaron al estudio con niveles de azúcar en sangre por encima de los normales, pero no lo suficientemente altos como para diagnosticarles diabetes. Los autores querían comprobar si podrían ayudarlos a prevenir o retrasar ese diagnóstico.

"La diabetes está asociada con un aumento del riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular y morir", dijo por e-mail el doctor Guangwei Li, del Hospital de la Amistad China-Japón, en Pekín.

Li comentó que la prevalencia de la diabetes aumentará con el rápido crecimiento económico en China y el resto del mundo. "Tenemos que hacer algo para retrasar la aparición de la diabetes en poblaciones de alto riesgo", agregó.

Con su equipo, estudió a 568 participantes del estudio original, que comenzó en 1986, en Da Qing, China. Al azar, esos pacientes utilizaron tres intervenciones (dieta, ejercicio o dieta más ejercicio) o formaron un grupo control.

La dieta estaba diseñada para ayudar a adelgazar a los participantes con sobrepeso y reducir el consumo de carbohidratos simples y alcohol en los participantes con peso normal. El programa de ejercicio debía aumentar el tiempo que los participantes hacían actividad física.

Los resultados del estudio original indicaron que las tres intervenciones disminuyeron el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 al final de la investigación, en 1992.

Con el nuevo estudio, el equipo quiso conocer si los cambios del estilo de vida del estudio original habían influido en la aparición de la diabetes y la mortalidad varios años después.

Para eso, comparó las historias clínicas y los certificados de defunción de 430 participantes que habían realizado alguna intervención y de 138 del grupo control.

Al final del 2009, el 28 por ciento de los que habían hecho dieta, ejercicio o ambos había fallecido, comparado con el 38 por ciento del grupo control.

Al concentrarse en la enfermedad cardíaca, los autores observaron que el 12 por ciento de los que habían realizado alguna intervención había muerto por alguna causa cardíaca, comparado con el 20 por ciento del grupo control.

La mayor parte de los beneficios se concentró en las mujeres (hubo poca diferencia en la mortalidad de los hombres independientemente de si habían realizado alguna intervención).

Los autores también compararon los diagnósticos de diabetes: el 73 por ciento de los que habían realizado alguna intervención había desarrollado la enfermedad antes del 2009, comparado con el 90 por ciento del grupo control. Esa relación fue similar en hombres y mujeres, según publica el equipo en The Lancet Diabetes and Endocrinology.










Publicado en http://vidayestilo.terra.com/salud/,f2f163f194165410VgnCLD2000000ec6eb0aRCRD.html 

Nota: la única diabetes que a día de hoy se puede prevenir es la diabetes tipo 2. esta entrada solo se refiere a este tipo de enfermedad. La diabetes tipo 1 no es aún prevenible.

miércoles, 19 de marzo de 2014

Un 65% de los diabéticos españoles no se puede pagar una dieta adecuada


  • Un 65% de los diabéticos no se puede pagar una dieta adecuada
  • El jefe de Nefrología del HUC reclama medidas para abaratar los alimentos saludables y reducir la incidencia de la diabetes, una de las primeras causas de las dolencias renales.
19/mar/14
Imagen: http://eldia.es/eldiaes/imagenes/2014/03/19/1395191126421g.jpg



M.G., S/C de Tenerife

La diabetes, una dolencia con una incidencia especial en Canarias, lleva con frecuencia a padecer enfermedades del riñón. Prevenirla eficazmente pasa de forma ineludible por una dieta saludable, pero esta parece estar fuera del alcance de muchos pacientes del Archipiélago.

El jefe del servicio de Nefrología del Hospital Universitario de Canarias (HUC), Benito Maceira, alertó ayer en las ondas de Radio El Día de que "cerca de un 65% de la población diabética no puede hacer una dieta adecuada por falta de recursos". Para el especialista, es urgente "abaratar de alguna manera la comida sana". Lo que no se gaste en hacerlo, advirtió, "se gastará en exploraciones, escáners, insulina, trasplantes... Es un negocio ruinoso", apostilló.

La dieta es la medida de prevención de la diabetes más importante. Una alimentación baja en hidratos de carbono y rica en pescado, fruta y verduras es esencial. Lo que ocurre, recordó Benito Maceira, es que estos productos "son carísimos, y con la dieta todavía más".

Aunque la situación de crisis puede invitar al pesimismo sobre la posibilidad de subvencionar los alimentos sanos, el nefrólogo opina que, de continuar como hasta ahora, "la sanidad terminará siendo insostenible". El aumento de las enfermedades crónicas es, en buena parte, lo que ha conducido al "espectáculo" que se ha visto en las Urgencias durante las últimas semanas, en las que se han registrado varios episodios de saturación del servicio.

La alternativa es, a su juicio, "sacrificar algunos capítulos de gasto para dedicar los recursos a la prevención". Maceira no puso en duda que esta opción "es rentable", aunque lo sea "a medio plazo", lo que en muchos casos desactiva la voluntad política, más pendiente de las actuaciones con rentabilidad inmediata.

Los problemas económicos y socioculturales tienen influencia en otro aspecto: la mitad de los enfermos son diagnosticados tarde, "cuando ya tienen una complicación", lo que quiere decir, explicó Maceira, que "han pasado 10 o 15 años viajando con una diabetes sin papeles".










Publicado por http://eldia.es/canarias/2014-03-19/27-diabeticos-puede-pagar-dieta-adecuada.htm

sábado, 15 de marzo de 2014

Tengo diabetes y siento hambre todo el tiempo

Por: julie

La sensación de hambre o apetito está regulado por diferentes estructuras dentro del cerebro. Los expertos las llaman centro del apetito, y sus manifestaciones son el hambre y la saciedad.

Cuando sientes hambre es porque tu cuerpo necesita de energía para poder realizar todas sus funciones y como recordarás, esa energía proviene de los alimentos que, una vez digeridos, el cuerpo convierte en glucosa.

Cuando el centro del hambre se estimula, aparece la sensación de apetito, pero si por el contrario el estimulo llega al centro de la saciedad, el deseo de comer se detiene. Pero ¿quién controla las sensaciones de hambre o saciedad?

Los niveles de azúcar en la sangre son los encargados de enviar esa información al cerebro quien en respuesta envía el estímulo o la sensación de hambre. Esto es porque el cuerpo no tiene energía o glucosa y la necesita para llevar a cabo numerosos procesos. Al ingerir alimentos, le das a tu cuerpo la energía suficiente.

Esto quiere decir que tus niveles de glucosa le avisan a tu cuerpo si necesitas o no comer. Un ejemplo de esto es la sensación de hambre previa al desayuno: tu cuerpo ha pasado muchas horas de ayuno y necesita que comas algo para poder tener energía para comenzar el día.

Es importante señalar que el estomago también es un regulador del apetito, dado que cuando permanece por un largo periodo sin recibir alimentos se contrae. Cuando el estomago se contrae, el deseo de comer se intensifica, mientras que cuando hay alimentos en su interior, la señal llega al centro de saciedad y así, dejamos de comer.

Toda la regulación del apetito se produce en el cerebro, y los diferentes estímulos sensoriales generan un impulso nervioso, que actúa sobre el centro del hambre apareciendo o eliminando el deseo de comer. El apetito también se ve influenciado por el clima, ya que en ambientes fríos aumenta el deseo de comer. Esto se debe a que mediante esa ingestión aumentada de comida, tomamos calorías que nos permitirán mantener la temperatura corporal.

En las personas con Diabetes este mecanismo de hambre saciedad se ve afectado debido a que el azúcar o glucosa no puede entrar en las células, entonces el centro de saciedad no recibe la información para detener la ingesta de alimentos. Por ello es que uno de los síntomas de la Diabetes es mucha hambre, combinada con el hecho de que, como tu cuerpo no recibe esa energía, comienzas a bajar de peso ya que usa la grasa almacenada como fuente de energía.

Ahora bien, muchas personas que ya saben que tienen Diabetes siguen experimentando mucho apetito. Esto puede ser la señal de que no han logrado un verdadero control de la Diabetes. Recuerda que para poder bajar tus niveles de glucosa en sangre y ayudar a que tus células ocupen esta energía, es necesario, primero que nada, que te alimentes con comida saludable que no eleve demasiado el azúcar sanguíneo, después es indispensable que realices ejercicio y te mantengas activo la mayor parte del tiempo ya que esto ayuda a que tus niveles de glucosa se regulen y, por último, pero también muy importante es la toma de tus medicamentos, pues éstos le ayudan a tu cuerpo a ya no mantener resistencia a la insulina y así poder aprovechar la glucosa.

Si tú experimentas hambre todo el tiempo y no logras controlar tu Diabetes, te invitamos a que analices lo que comes y la forma en que tomas tus medicamentos. Quizá el hambre que experimentas es porque tu cuerpo no puede utilizar bien tu glucosa y la única forma de regularlo será con una dieta saludable, ejercicio y la toma puntual (tal como te indica tu Médico) de tus fármacos.

Recuerda, además, que la única forma eficiente de regular el apetito es respetar una dieta equilibrada y balanceada fraccionada en 5 tomas diarias: desayuno, a media mañana una colación, comida, segunda colación y cena. De esta forma se regulará correcta y eficientemente el deseo de comer, ayudará a evitar el picoteo de alimentos no saludables entre horas o la ingesta excesiva en una sola ración.








Publicado en http://www.diabetesbienestarysalud.com/tengo-diabetes-y-siento-hambre-todo-el-tiempo/

miércoles, 12 de marzo de 2014

La dieta para reducir la tensión arterial también podría evitar las piedras en el riñón

Un estudio halló que la dieta DASH era igual de efectiva y menos limitante que el plan nutricional tradicional


Mary Elizabeth Dallas
Traducido del inglés: martes, 4 de marzo, 2014


SÁBADO, 1 de marzo de 2014 (HealthDay News) - Una dieta que se diseñó originalmente para reducir la presión arterial también podría resultar efectiva para prevenir las piedras en el riñón (cálculos renales), según un estudio reciente.

Los investigadores afirmaron que una dieta basada en el plan de alimentación DASH (por la sigla en inglés de métodos dietéticos para detener la hipertensión) es más práctica y menos restrictiva para las personas que tienen que vigilar lo que comen para la prevención y el tratamiento de los cálculos renales.

La dieta típicamente recomendada para prevenir las piedras en el riñón es baja en "oxalato". La mayoría de piedras en el riñón se forman cuando el oxalato se vincula con el calcio mientras los riñones producen orina. Pero muchos alimentos nutritivos contienen niveles altos de oxalato, como la remolacha, los frijoles blancos, el trigo bulgur, la col rizada, las almendras, los boniatos, el salvado de arroz, el ruibarbo y la espinaca, señalaron los investigadores.

"Estudios anteriores han recomendado que las personas que sufren de piedras en el riñón sigan una dieta baja en oxalato para reducir las probabilidades de que se forme otra piedra", apuntó en un comunicado de prensa de la National Kidney Foundation el Dr. Kerry Willis, vicepresidente principal de actividades científicas de la fundación.

"Pero muchos alimentos ricos en oxalato son saludables, y una dieta baja en oxalato puede ser muy restringida. La dieta DASH refleja una dieta mucho más equilibrada, y como resultado podría ser más fácil y más realista que se pueda seguir a largo plazo", añadió.

La investigación, que aparece en la edición de marzo de la revista American Journal of Kidney Diseases, mostró que una dieta DASH (rica en frutas, verduras, legumbres y frutos secos, moderada en lácteos bajos en grasa y baja en proteínas animales, granos refinados y dulces) podría ayudar a prevenir los cálculos renales.

En el estudio participaron 41 personas que siguieron la dieta DASH o una dieta baja en oxalato durante ocho semanas. En promedio, los participantes de la dieta DASH redujeron el riesgo de piedras en el riñón en un 35 por ciento. Mientras tanto, los que comieron una dieta baja en oxalato redujeron su riesgo en un 14 por ciento.

Combinar alimentos ricos en calcio y en oxalato en una comida podría ser más efectivo que limitar el oxalato para la prevención de los cálculos renales, sugirieron los investigadores. Cuando se consumen juntos, es más probable que el oxalato y el calcio se vinculen en el estómago y los intestinos, explicaron los autores. Dado que esto ocurre antes de que comience el proceso de los riñones, es menos probable que se formen piedras.

"La mayoría de personas no comen nutrientes individuales de forma aislada, como el oxalato, sino comidas que contienen una variedad de alimentos", apuntó en el comunicado de prensa la líder del estudio, la Dra. Nazanin Noori, del Hospital de Niños Enfermos de Toronto. "De forma que un plan dietético práctico para la prevención de los cálculos debe basarse en los efectos acumulativos de los alimentos y el impacto de los patrones dietéticos en general sobre el riesgo de formación de cálculos, en lugar de en un solo nutriente".

Los expertos de la National Kidney Foundation ofrecieron los siguientes consejos para ayudar a prevenir la formación de los cálculos renales para el mes nacional del riñón, en marzo:
Tome muchos líquidos. Idealmente, consuma al menos 68 onzas (unos dos litros) al día.
Opte por el agua. Aunque el agua es lo mejor, el agua mezclada con jugo de limón o de lima sin azúcar es otra buena opción.
Coma frutas y verduras. También es importante limitar los lácteos ricos en grasa, la sal y la proteína animal.
Cumpla con el tratamiento. Trabaje con su médico para crear una estrategia de tratamiento que le funcione.
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: National Kidney Foundation, news release, March 1, 2014







Publicado en http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_144930.html

miércoles, 26 de febrero de 2014

ESPAÑA: Explican la relación entre la dieta la diabetes y el alzhéimer

Un compuesto característico de la dieta occidental, que está vinculado a la diabetes y a las enfermedades neurodegenerativas, puede ser también una posible causa de la acumulación de la proteína amiloide, un componente de las placas características de la enfermedad de Alzheimer. Se trata de las glicotoxinas, también conocidas como AGE (Advanced Glycation End products, o Productos Finales de Glicación Avanzada), presentes en muchos alimentos de nuestra dieta que han sido expuestos a procesos de cocción y procesado por diferentes razones.

Desde hace tiempo se han relacionado la presencia de niveles elevados de AGE en el torrente sanguíneo y el cerebro con la demencia, pero el mecanismo que está detrás de la relación no ha podido determinarse. Ahora el equipo de Helen Vlassara, del Mount Sinai School of Medicine , en EE.UU., trabajando con ratones en un primer momento, y después con personas, ha determinado el papel de los AGE en el deterioro cognitivo.

Envejecimiento En primer lugar analizaron la salud cognitiva en un grupo de ratones que ingirieron determinadas cantidades peligrosas de AGE en niveles proporcionales a los de una dieta occidental para determinar si estas glicotoxinas causaban la neurodegeneración por la supresión de SIRT1, una enzima con propiedades de protección neuronal, inmunológica y de las funciones endocrinas. Los científicos sabe que los niveles de SIRT1 son anormalmente bajos en las personas con enfermedades cerebrales y metabólicas, como el envejecimiento y la diabetes.

Así los investigadores comprobaron que los ratones alimentados con una dieta alta en AGE tenía niveles elevados de AGE en su cerebro, pero también cantidades bajas de SIRT1 en el torrente sanguíneo y en el tejido cerebral, en comparación con los ratones alimentados con una dieta baja en AGE.

Además, el estudio que se publica en " PNAS ", señala que los ratones alimentados con una dieta alta en AGE también desarrollaron disfunción cognitiva y motora, y tenían depósitos de amiloide-β y resistencia a la insulina, una condición prediabética. Sin embargo, aquellos animales alimentados con la mitad de la cantidad de AGE no presentaron dichos cambios. Lo importante es que se puede reducir la cantidad de estas endotoxinas presentes en los alimentos Cuando los investigadores analizaron estos efectos en personas sanas mayores de 60 años, observaron que aquellas con cifras altas de AGE en sangre también tenían bajos niveles de SIRT1 en sangre y desarrollaron deterioro cognitivo al cabo de nueve meses. También presentaban resistencia a la insulina.

Los datos sugieren que los AGE derivados de los alimentos contribuyen tanto a la diabetes como al alzhéimer. Pero, para los investigadores lo importante es que se puede reducir la cantidad de estas endotoxinas presentes en los alimentos. Así, señalan, se podría diseñar una estrategia de tratamiento eficaz para estas dos epidemias.

ESPAÑA: Explican la relación entre la dieta la diabetes y el alzhéimer

Un compuesto característico de la dieta occidental, que está vinculado a la diabetes y a las enfermedades neurodegenerativas, puede ser también una posible causa de la acumulación de la proteína amiloide, un componente de las placas características de la enfermedad de Alzheimer. Se trata de las glicotoxinas, también conocidas como AGE (Advanced Glycation End products, o Productos Finales de Glicación Avanzada), presentes en muchos alimentos de nuestra dieta que han sido expuestos a procesos de cocción y procesado por diferentes razones.

Desde hace tiempo se han relacionado la presencia de niveles elevados de AGE en el torrente sanguíneo y el cerebro con la demencia, pero el mecanismo que está detrás de la relación no ha podido determinarse. Ahora el equipo de Helen Vlassara, del Mount Sinai School of Medicine , en EE.UU., trabajando con ratones en un primer momento, y después con personas, ha determinado el papel de los AGE en el deterioro cognitivo.

Envejecimiento En primer lugar analizaron la salud cognitiva en un grupo de ratones que ingirieron determinadas cantidades peligrosas de AGE en niveles proporcionales a los de una dieta occidental para determinar si estas glicotoxinas causaban la neurodegeneración por la supresión de SIRT1, una enzima con propiedades de protección neuronal, inmunológica y de las funciones endocrinas. Los científicos sabe que los niveles de SIRT1 son anormalmente bajos en las personas con enfermedades cerebrales y metabólicas, como el envejecimiento y la diabetes.

Así los investigadores comprobaron que los ratones alimentados con una dieta alta en AGE tenía niveles elevados de AGE en su cerebro, pero también cantidades bajas de SIRT1 en el torrente sanguíneo y en el tejido cerebral, en comparación con los ratones alimentados con una dieta baja en AGE.

Además, el estudio que se publica en " PNAS ", señala que los ratones alimentados con una dieta alta en AGE también desarrollaron disfunción cognitiva y motora, y tenían depósitos de amiloide-β y resistencia a la insulina, una condición prediabética. Sin embargo, aquellos animales alimentados con la mitad de la cantidad de AGE no presentaron dichos cambios. Lo importante es que se puede reducir la cantidad de estas endotoxinas presentes en los alimentos Cuando los investigadores analizaron estos efectos en personas sanas mayores de 60 años, observaron que aquellas con cifras altas de AGE en sangre también tenían bajos niveles de SIRT1 en sangre y desarrollaron deterioro cognitivo al cabo de nueve meses. También presentaban resistencia a la insulina.

Los datos sugieren que los AGE derivados de los alimentos contribuyen tanto a la diabetes como al alzhéimer. Pero, para los investigadores lo importante es que se puede reducir la cantidad de estas endotoxinas presentes en los alimentos. Así, señalan, se podría diseñar una estrategia de tratamiento eficaz para estas dos epidemias.

martes, 4 de febrero de 2014

Esto es el sándwich de atún que le sirvieron a una paciente de oncología en un hospital de Murcia

Imagen: https://twitter.com/meiziu/status/430679669872918529/photo/1
04/02/2014 18:19 CET | Actualizado: 04/02/2014 23:43 CET EL HUFFINGTON POST | Por Vanesa Rodríguez

Eso de la foto, aunque no lo parezca, es un sándwich de atún. Lo doloroso es que se lo sirvieron como cena el pasado lunes a una paciente de oncología del Hospital público Morales de Meseguer, en Murcia.

La paciente es la madre de Miriam Egea, que cuenta a El Huffington Post la historia detrás de la foto.

Su madre, enferma de cáncer, se encuentra hospitalizada desde el pasado domingo, cuando ingresó de urgencia por una "trombosis". El lunes "le pusieron un arroz que ni se pudo comer" porque su calidad era "pésima".

Miriam y su hermano pensaron que podría tratarse de algo puntual, pero por la noche le sirvieron a su madre "un cuenco muy muy pequeño de puré y el sándwich. Nos quedamos muy sorprendidos", explica.

El sándwich consistía en dos rebanadas de pan con un poco de atún en el centro restregado. Los hermanos terminaron comprándole comida para que pudiera cenar, algo que según cuenta Miriam ya hace desde hace varios días su compañera de habitación.

La hija de la afectada explica que la cena le pareció "vergonzosa", ya que en la atención a pacientes oncológicos "el médico siempre está diciendo que la alimentación es muy importante y que tienen que comer mucho".

Por el momento ni Miriam ni su familia se plantean poner una queja en el hospital porque su madre se encuentra "muy débil", pero la indignación le hizo subir una de las fotos que tomó su hermano con el móvil a su muro de Facebook.

De ahí su amigo Mateo la compartió en Twitter. En estos momentos la imagen lleva cerca de 1.000 RT y ya ha llegado a la portada de Menéame.



"UN HECHO PUNTUAL", SEGÚN LA EMPRESA

La gestión de las comidas del hospital está en manos privadas, siendo la concesionaria del servicio de cocina Mediterránea Cátering, que sirve a 50 centros en toda España.

Leire Calleja, responsable del servicio del centro, explica a El Huffington Post que la fotografía les ha "pillado por sorpresa".

"Había dos nutricionistas al teléfono y no se recibió ninguna llamada. Ni las camareras, el supervisor o las enfermeras supieron nada", explica consternada.

Calleja asegura que se sirvieron esa noche "entre 95 y 113 sándwich de atún y mayonesa" sin que se haya recibido ninguna queja en el centro, y que de haber tenido constancia de la incidencia se le habría sustituido por otra cosa.

"Llevo 18 años en este hospital. Si cualquier paciente nos llama porque no le ha gustado algo o quiere más cantidad, se le da de manera inmediata", asegura.

"Estamos hechos polvo todos. Nos hemos podido equivocar... pero precisamente en oncología...", lamenta la responsable, que detalla que suelen tener un trato muy cercano con los enfermos. "En la última encuesta realizada a los pacientes estamos en el 98% de satisfacción", asegura.

Desde la empresa Mediterránea Cátering inciden también en que se trata de un "hecho puntual".

"Siempre hay casos puntuales en los que a la gente no le gusta la comida", afirma una portavoz, reiterando que en estos casos al paciente "se le lleva otra cosa".

Preguntados qué es lo que piensan al ver la foto, la portavoz reconoce que "a ese sándwich le falta cantidad, evidentemente" y que tendría que ser "mucho más consistente".



No es la primera polémica a la que se enfrenta Mediterránea Cátering, que ya tuvo quejas de algunos pacientes del Hospital de Navarra que compartieron las fotos de sus menús en las redes sociales. Incluso se llegó a abrir una petición en Change.org que superó las 65.000 firmas para que el Gobierno regional devolviera al servicio público la cocina.

Desde la empresa afirman que al "dar servicio a tanta gente" siempre se registran "incidencias" pero que "justamente en Navarra" han "recibido felicitaciones de la gente".






Imagen: https://twitter.com/meiziu/status/430679669872918529/photo/1
Publicado en http://www.huffingtonpost.es/2014/02/04/sandwich-atun-hospital_n_4724442.html