lunes, 24 de octubre de 2011

take it easy

recuerdo que hace años, en una reunión en la conocía a poca gente, se estaba montando una partida y un personaje de lo más singular me preguntó:
- oye, ¿sabes jugar al mus?,
- bueno, me defiendo -contesté yo,
- ¿y perder? -replicó
- no tan bien, pero creo que podré estar a la altura -dije riéndome y pensando que el fantoche me estaba retando.
- vale, entonces coge una silla, vamos a pelar a estos dos pollos.

nunca más volví a ver a aquel tipo, una pena pues resultó ser de lo más divertido y ocurrente. La anécdota me ha venido a la cabeza en momentos puntuales de mi vida profesional y me ayuda a mantener la calma ante imbéciles de todo pelaje que no saben ver que ganar es un placer pero perder es un arte. Ese desconocimiento debilita, sobre todo en negociaciones largas, donde casi siempre vence el que menos prisa tiene.