miércoles, 26 de octubre de 2011

de nudos y tiempos

Alejandro Magno ha pasado a la Historia como un tipo joven, guapo, preocupado por su aspecto físico y algo presumido. Seguro que era todo eso, como buen monarca de la Antigüedad, pero también debió ser cruel, duro y expeditivo. Un tipo que a los 30 años ha pasado la mitad de su vida en el campo de batalla no debe andarse con chiquitas. Así pues, cuando un ingenuo llamado Gordias le puso delante la tarea de desatar un nudo de complicada factura, el macedonio, seguramente con prisa porque llegaba tarde a alguna contienda, dio un sablazo a la soga y a otra cosa, mariposa. El buen Gordias debió quedarse con cara de tonto y con los bueyes sueltos, aunque eso no lo cuentan los libros.

Muchos siglos después, en el albor del tercer milenio, parece que hay muchos más émulos de Alejandro que de Gordias. Tejer, construir, elaborar relaciones, empresas, obras duraderas, es trabajo de simples o eso nos quieren vender. Al contrario, los "listos" llevan la rapidez como enseña de éxito y la espada enarbolada para cortar cuantos nudos encuentran a su camino.

La herencia helénica no vino de la mano de la espada alejandrina, sino del lenguaje, la cultura, la arquitectura y la belleza elaborada a cincel. Un poquito de por favor, y tomaos un tiempo para desatar el nudo. Da más satisfacción que cortarlo.