Mostrando entradas con la etiqueta complicaciones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta complicaciones. Mostrar todas las entradas

viernes, 11 de abril de 2014

La diabetes podría causar pérdida de destreza y sensaciones en las manos



Cuando se habla de los posibles daños que puede causar la diabetes, uno de los primeros que se nos viene a la cabeza son los pies y piernas; sin embargo, un estudio reciente realizado en la Universidad de Houston, revela que las personas con diabetes podrían perder algunas destrezas y sensaciones en las manos, sobre todo en pacientes que padecen de diabetes tipo 2.

Imagen
Esta afirmación se basa en que fueron encontrados cambios a nivel del sistema nervioso central que marcarían estos daños, aunque no están relacionas tanto con la duración de la enfermedad como con su gravedad.

Los daños que se pueden apreciar en las manos de los diabéticos, implican la motricidad fina y una importante reducción en la fuerza de una o ambas extremidades; a la vez que se ha detectado una disfuncion sensorial de pérdida a la hora de sentir el dolor o el calor.

Queda una gran cantidad de cosas por confirmarse sobre el daño en las manos por causa de la diabetes, pero mientras tanto, parece claro que el diagnostico precoz, es la clave para un tratamiento a tiempo y eficaz.











Imagen: http://www.agroweed.com/index.php/tecnica-de-camuflaje/
Publicado en http://www.infodiabetico.com/index.php/estilo-de-vida/90/1676

miércoles, 9 de abril de 2014

La diabetes, podria causar daños a nivel de las manos



BY LADIABETES.NET • 9 DE APRIL DE 2014

Por lo general, cuando hablamos de los daños que puede causar la diabetes, uno de los primeros que se nos viene a la cabeza son los pies y piernas, si es verdad son las complicaciones mas comunes que sufre una persona con diabetes.
Un estudio reciente realizado en la Universidad de Houston, revela que la persona condiabetes podría perder algunas destrezas y sensaciones a nivel de las manos, sobre todo en pacientes que padecen de diabetes tipo 2.
Esto se basa, en que fueron encontrados cambios a nivel del sistema nervioso central que marcarían estos daños, pero que no están relacionas con la duración de la enfermedad y si con su gravedad.
Los daños que se pueden apreciar, implican la motricidad fina y una importante reducción en la fuerza de una o ambas manos, al igual que hay una disfuncion sensorial, como por ejemplo perdida a sentir el dolor o el calor.
Sin dudas, quedan una gran cantidad de cosas por afirmarse o no sobre el daño a nivel de la mano por causa de diabetes, pero seguimos sumando motivos para el diagnostico precoz, para un tratamiento a tiempo y eficaz.

lunes, 7 de abril de 2014

El estudio Look Ahead sí demuestra beneficios en pacientes obesos con DM2

lunes, 07 de abril de 2014 / 8:00
  • La celiaquía y la fragilidad ósea, asociadas a diabetes, también se trataron durante este encuentro
Los resultados del controvertido estudio Look Ahead, que fue detenido prematuramente tras 9,6 años de seguimiento, ha protagonizado una de las sesiones del 25º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Diabetes (SED), celebrado en Pamplona. Este estudio, suspendido por no encontrar diferencias significativas en mortalidad y morbilidad cardiovascular entre dos grupos de pacientes diabéticos (un grupo de intervención, en el que se redujo la ingesta calórica a entre 1.200 y 1.800 kilocarías por día y se introdujo ejercicio físico de moderado a intenso durante 175 minutos a la semana, y un grupo control, al que solo se le dio consejos de estilo de vida), sí demostró beneficios, sin embargo, en pacientes con sobrepeso u obesidad.


Y de estos beneficios precisamente habló Xavier Pi-Sunyer, jefe del servicio de Endocrinología del Hospital de la Universidad de Columbia, que expuso que la intervención en el estilo de vida no solo consiguió que los pacientes diabéticos redujeran su peso y la circunferencia de la cintura, sino que también logró que mejoraran su control glucémico, su condición física y la mayoría de los factores de riesgo cardiovascular (tensión arterial, HDL y triglicéridos). Además, aumentaron también su probabilidad de remisión parcial de la diabetes tipo 2 en relación con el grupo control y redujeron en un 31, un 14 y un 21 por ciento sus complicaciones renales, retinopatía diabética y depresión respectivamente. Toda una serie de efectos positivos que redundaron en un menor uso de fármacos y, por ende, en un menor número de hospitalizaciones.


Además, Javier Ibáñez, del Centro de Estudios, Investigación y Medicina del Deporte del Gobierno de Navarra, subrayó los efectos beneficiosos del entrenamiento de fuerza (menos conocidos que los que proporciona el ejercicio físico) en la consecución de objetivos de salud en el paciente diabético. En concreto, Ibáñez señaló que este entrenamiento reduce sustancialmente la pérdida de músculo que se produce cuando una persona solo hace dieta, evita la reducción del metabolismo de reposo que se genera como consecuencia de seguir una dieta hipocalórica y ayuda a mejorar la tensión arterial, el colesterol y los triglicéridos.


Pero la diabetes no es solo un problema en sí misma, sino que también presenta complicaciones asociadas. Así, por ejemplo, la prevalencia de celiaquía en pacientes con diabetes tipo 1 (DM1) es del 10 por ciento, cuando la prevalencia entre población general es del 1 por ciento. Un aumento que se debe, tal y como explica José Ramón Bilbao, investigador del Instituto Biocruces, a que "una de las variantes de los genes HLA, en concreto DQ2, está presente en más del 90 por ciento de los celíacos y en más de la mitad de los diabéticos tipo 1", mientras que solo aparece en entre un 20 y un 30 por ciento de la población general. Esta relación, eso sí, solo se observa en DM1, dado su origen autoinmune, un origen que explica también la "asociación existente entre este tipo de diabetes tipo 1 y otras patologías autoinmunes como la tiroiditis, Adisson o vitíligo", puntualizó este investigador.


Asimismo, estos pacientes tienen una mayor fragilidad ósea provocada por "la propia hiperglucemia o por las complicaciones micro y macrovasculares", destacó Manuel Muñoz, endocrinólogo del Hospital Universitario San Cecilio de Granada, lo que aumenta el riesgo de caídas y fracturas. Además, destacó Muñoz, es difícil identificar con las técnicas convencionales (densitometría) qué pacientes con diabetes tienen una mayor fragilidad ósea.


Un problema para el que parece que se van encontrando soluciones, ya que existen actualmente numerosos ensayos incluso en fase III con una proteína, la esclerostina, que parece mejorar la resistencia del hueso. Muñoz, uno de los investigadores que trabaja con esta proteína, habla de "resultados preliminares muy prometedores" si bien es cierto, reconoce, que todavía no se conocen las conclusiones definitivas. Mientras, en su hospital, estudian también los efectos de otros biomarcadores (FGF23, DKK1 y miostatina) en la mejora de la resistencia ósea.


Este investigador señaló también la relación existente entre complicaciones microvasculares y, sobre todo, macrovasculares (enfermedad cardiaca coronaria, enfermedad cerebrovascular y enfermedad vascular periférica) en el aumento de la fragilidad ósea en diabéticos y recordó también la evidencia que existe en torno a la relación entre nefropatía diabética y fragilidad ósea.

¿Podríamos tratar la diabetes con productos probióticos en el futuro?

El hecho de que un estado de inflamación crónico puede incrementar la resistencia a la insulina a partir de la actuación de mediadores como la interleucina 6 (IL-6) o el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-alfa), capaces de modificar la respuesta a esta sustancia, ya es conocido. Y se empieza a conocer también el papel de "la inflamación como desencadenante de la diabetes en pacientes obesos", tal y como subrayó Francisco Tinahones, jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga. Así, al incrementarse el tejido adiposo e hipertrofiarse con el aumento de tamaño de los adipocitos, se generan en este tejido una serie de señales que activan a los macrófagos proinflamatorios, que se infiltran en el tejido provocando una inflamación local que acaba siendo sistémica. Un foco infeccioso, destaca Tinahones, que mantiene una "relación muy directa con esta resistencia a insulina característica de la DM2".


Pero la investigación da ahora un paso más con la inclusión del papel de la microbiota en todo este proceso, un actor al que ya se le tenía en cuenta, pero del que se empieza hora a descubrir su verdadero potencial. La cuestión aquí es que las bacterias saprofitas de nuestro intestino (bifidobacterias y lactobacterias) son las encargadas de disminuir su permeabilidad, por lo que, si disminuyen en número, aumenta la permeabilidad y se permite el paso de otras sustancias que activan entonces los mecanismos inflamatorios. Entre estas sustancias, Tinahones destacó el liposacárido de las bacterias Gram negativas, capaz de unirse a los receptores de macrófagos, provocando que estos incrementen la producción de sustancias y, con ello, la elevación de los niveles de IL-6 y TNF-alfa. Una comida rica en grasas es responsable además del incremento de Gram negativas del intestino, lo cual vuelve a situar a la obesidad como "factor de riesgo" de DM2. Una vez probada esta asociación, el reto está ahora en comprobar la eficacia de los probióticos. Probado ya con éxito en modelos experimentales en ratón, el próximo Congreso de la Asociación Americana de Diabetes (ADA) podría ya anunciar resultados en seres humanos.

martes, 1 de abril de 2014

El 50% de los pacientes diabéticos que debutan con una úlcera muere en los siguientes cinco años


Hace 6 horas - EUROPA PRESS, MADRID
El 50 por ciento de los pacientes diabéticos que debutan con una úlcera va a morir en los próximos cinco años, según ha asegurado la responsable de la Unidad de Pie Diabético del Hospital Universitario de Cruces de Bilbao, Pilar Vela, en el marco de la 'VIII Reunión Nacional de la Sección de Pie Diabético', organizada por la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV).

Y es que, la diabetes es la primera causa de amputación de extremidades en el mundo aunque, según ha avisado la experta, su importancia no va acorde a la percepción que se tiene de ella. "Si a alguien se le dice que tiene cáncer lo recibe como una noticia grave. Es una amenaza de muerte. Si se le dice que tiene diabetes o una úlcera en el pie diabético se entiende que es un mal menor. Sin embargo, el 50 por ciento de los pacientes diabéticos que debutan con una úlcera va a morir en los próximos cinco años", ha apostillado.

En este sentido, la doctora del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga, Rocío Merino, ha asegurado que todos los recursos que se empleen en la formación, educación y vigilancia del paciente son muy importantes para evitar que lleguen a fases tan avanzadas y, además, ahorrar costes a la Administración.

"Un 30 por ciento de las personas mayores de más de 60 años tiene diabetes y es una población frágil. Si les amputamos convertimos a esa familia en un drama. Además, hay que recordar que sólo un 30 por ciento de los amputados va a poder utilizar una prótesis para volver a caminar", ha apostillado, para señalar que estos pacientes suponen un "gran coste".

Por su parte, Vela ha recordado que la mayoría de estos diabéticos pierden la sensibilidad y cualquier traumatismo o roce del zapato les provoca una úlcera y, además, si "les falta riego y se les puede infectar", corren el riesgo "real" de pérdida de la extremidad.

Además, prosigue, son pacientes con una "muy mala" calidad de vida, al punto que un paciente con una úlcera activa tiene una "peor percepción" de calidad de vida que un paciente amputado, ya que si se le apunta, el paciente ve que se acabó el problema, de no ser así, siente que se le cronifica.

Por ello, Merino ha destacado la necesidad de que se establezca como sistema prioritario, a nivel de política sanitaria estatal, circuitos de derivación y unidades pie diabético, con equipos multidisciplinares interrelacionados, para que cuando los pacientes salgan del hospital "no caigan en un limbo en el que cuando haya una complicación no puedan volver".

viernes, 28 de febrero de 2014

4 enfermedades derivadas de la diabetes

27/02/2014 publicado por Patricia Cadena

Si eres diabético, no solo tienes que cuidarte de esta enfermedad, sino también de las muchas otras dolencias que la diabetes puede desencadenar. Sin embargo, esto no es razón suficiente para desesperanzarse: solo es cuestión de adoptar los cuidados necesarios. Para ello, ¿qué tal si conocemos cuáles son las enfermedades derivadas de la diabetes?

4.- Enfermedades cardíacas y derrames

En las personas diabéticas, los problemas cardiovasculares se encuentran entre las principales causas de muerte. Esto se debe al hecho de que los altos niveles de azúcar en sangre pueden provocar la acumulación de depósitos de grasa que terminan endureciendo las paredes de los vasos sanguíneos. De esta forma, se dificulta la circulación y aumentan los riesgos de sufrir ataques cardíacos y derrames. Para disminuir los riesgos, es imprescindible que lleves una dieta balanceada.

3.- Enfermedades renales

Se estima que la mitad de los diabéticos padecen problemas renales, que suelen agudizarse si se tiene hipertensión. Por tanto, si eres diabético y posees una alta presión arterial, es importante que chequees tu presión regularmente, te realices exámenes de orina con frecuencia y tengas una dieta baja en proteínas.

2.- Daños nerviosos

Si en tus vasos sanguíneos ya se han comenzado a acumular depósitos de grasa, es posible que padezcas daños nerviosos. Estos se producen por que algunas zonas del sistema nervioso dejan de recibir el oxígeno y la nutrición que necesitan para su adecuado funcionamiento. Los principales síntomas de este tipo de daños son: dolor, entumecimiento y cosquilleo en las piernas, brazos y dedos. Para prevenir todo esto, es fundamental controlar los niveles de glucosa y no fumar o beber alcohol.

1.- Pérdida de vista

La obstrucción o el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos de la retina puede resultar en problemas de visión severos (como el glaucoma y las cataratas) o incluso en ceguera total. Para evitar estos infortunios, es recomendable realizarse un examen ocular completo una vez al año. De esta manera, se podrá detectar y combatir a tiempo cualquier anormalidad.

Ten en mente estas enfermedades derivadas de la diabetes y cuida tu salud. Puede que te cueste un poco más que a la mayoría, pero vale la pena: la vida es un milagro y, ante todo, es digna de ser vivida.