Mostrando entradas con la etiqueta bomba de insulina. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta bomba de insulina. Mostrar todas las entradas

martes, 16 de septiembre de 2014

En Argentina apelan a la Justicia para obtener bombas de insulina

Apelan a la Justicia para obtener bombas de insulina
Dos afiliados a Osde presentaron un amparo para obtener un dispositivo que inyecta esa hormona. El aparato posee un sensor continuo de glucosa, que alerta ante descompensaciones.


Por Marcela Fernández

A raíz de la negativa de su prepaga de proveerles la bomba de insulina que necesitan para mantener controlada la enfermedad con la que conviven, dos personas diabéticas acudieron en Córdoba a la Justicia federal para que se les provea ese aparato. Los amparos fueron concedidos en forma inmediata por el juez interviniente, pero las medidas cautelares fueron apeladas por la prestadora.
Imagen
Los casos involucran a E.Y.S. y a O.P.S., de La Falda, a quienes Osde no proveyó las bombas de insulina con sensores de glucosa prescriptas por los médicos tratantes, por lo cual en julio pasado presentaron sendos amparos en la Justicia federal de Córdoba, según informó el abogado Héctor Estivill, asesor letrado de la Asociación Civil de Diabetes Argentina (ADA).

La bomba de infusión de insulina con sensores de glucosa se indica a las personas diabéticas que son metabólicamente inestables y lábiles en su glucemia, lo que los expone a sufrir episodios de hipoglucemia que pueden poner en riesgo su vida. El aparato inyecta insulina en horarios programados, y también da un alerta cuando la glucosa baja, lo que permite evitar las descompensaciones, explicó la médica diabetóloga Graciela Rubin.




Publicado en http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/apelan-la-justicia-para-obtener-bombas-de-insulina
Comparativa de bombas de insulina: http://clinidiabet.com/es/infodiabetes/bombas/46.htm

lunes, 8 de septiembre de 2014

Diabetes: nuevo test de glucosa sin pinchazos en el horizonte

Por Rob Goodier

NUEVA YORK (Reuters Health) - Los diabéticos podrían dejar de tener que pincharse los dedos varias veces por día para controlar sus niveles de glucosa en sangre si un equipo logra avanzar con su descubrimiento.


Imagen: La proteína fluorescente que ilumina a la ciencia

El equipo de Sylvia Daunert, de la Universidad de Miami, publica en ACS Chemical Biology avances significativos en eldesarrollo de sensores que controlan continuamente los nivelesde azúcar en sangre sin utilizar muestras de sangre. Losresultados incluso podrían visualizarse en un dispositivo móvil como un teléfono celular.

"No hay dispositivos capaces de controlar la glucosa de manera continua durante períodos prolongados. Los péptidos sensibles (a la glucosa) que diseñamos nos permitirán lograr ese control continuo", aseguró Daunert por e-mail.

Con su equipo modificó una proteína para que se pudiera unir a la glucosa con la capacidad de emitir una señal en cada unión: su fluorescencia se debilita y la proteína se oscurece.

Esa señal, que es la intensidad de la fluorescencia, "se puede evaluar con un medidor portátil y el resultado se puede transmitir por vía inalámbrica a un teléfono inteligente o la Nube", aseguró vía e-mail John Pickup, profesor de diabetes y metabolismo de la Facultad de Medicina del King's College de Londres y que no participó del estudio.

Hoy, los diabéticos pueden utilizar bombas de insulina que le administran al organismos dosis preestablecidas de insulina mediante catéteres subcutáneos. Pero esos dispositivos aún no tienen la capacidad de controlar el azúcar en sangre.

Daunert anticipa el desarrollo de catéteres implantables sensible a las variaciones de las proteínas que se unen a la glucosa. Esos sensores podían conectarse a la bomba de insulinapara ajustar la liberación de las dosis automáticamente.

¿Cuándo podrían estar disponibles esos dispositivos? Aún quedan obstáculos por superar y no hay métodos en desarrollo que podrían incorporarse en un dispositivo comercial. Pero los investigadores son optimistas.

"Primero, necesitamos estudios in vivo con animales y, luego, seres humanos para obtener la aprobación (de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos). Podría decir que habría que esperar cinco años para que los biosensores con catéteres estén en el mercado", dijo Daunert.

"Cualquiera sea el método utilizado para la ingeniería de las proteínas, los estudios nuevos sobre la GBP como sensor de glucosa brindan nuevas oportunidades alentadoras para el monitoreo de la glucosa por fluorescencia en la diabetes", opinó Pickup.

FUENTE: ACS Chemical Biology, 19 de mayo del 2014.


Publicado en http://www.eleconomista.es/interstitial/volver/aciertoj/empresas-finanzas/noticias/6062748/09/14/Diabetes-nuevo-test-de-glucosa-sin-pinchazos-en-el-horizonte.html#Kku88nGePmoGCUt7



miércoles, 20 de agosto de 2014

Quiero saber si hay alguna esperanza para los diabéticos tipo 1

LUNES, 18 DE AGOSTO DE 2014
Quiero saber si hay alguna esperanza para los diabéticos tipo 1

En el blog Mi diabetes y mi páncreas recibimos hace tiempo una pregunta que no llegué a contestar porque hablaba de esperanza. No tengo ni idea qué espera cada uno de la vida. Menos aún de la enfermedad que padece.


- "Hola soy diabético tipo 1 y quiero saber si hay alguna esperanza para los diabéticos tipo 1."

Hoy me he animado a contestarle. Tal vez porque al volver del pueblo de mis antepasados, con las pilas cargadas, lo vea todo de verde.

Para nosotros hay muchos avances a día de hoy. Salen nuevos tratamientos cada poco tiempo.

Ya está ahí (en Estados Unidos) la insulina inhalada. Es cuestión de tiempo que la aprueben en Europa.

Para un control sin errores, y no invasivo (que bien falta que nos hace, que acabamos hartitos de pinchazos en los dedos) están practicando con un nuevo medidor de glucemia que obtiene los resultados colgandotelo en el lobulillo de la oreja, sin pinchazos, ni nada. No te cura la diabetes, pero, ¡narices!, es menos dañino.

Y siguen investigando para obtener células productoras de insulina, las células beta, que a nosotros nos faltan. Los diabéticos Tipo 1 debutamos en esta enfermedad porque nuestro sistema inmune considera "enemigas" a nuestras propias células productoras de insulina (nuestras células beta que andan en el páncreas formando islotes). Nuestro propio sistema inmune termina zampándose a todas ellas. Por eso hoy se está investigando con células madre, por un lado, y con células obtenidas de la piel, por ejemplo, para transformarlas en esas células beta que necesitamos. Serían igualitas a las que perdimos. Eso significa que, desde el momento que nos inyectan un puñado de esas células en, por ejemplo, el hígado, empiezan a producir la insulina justa que necesitamos en función de lo que comemos, o el ejercicio que hacemos.

Un pinchazo con el bolo (que así lo llaman) de células productoras de insulina, y nos convertimos de golpe en insulinoindependientes: es decir, que dejamos de precisar insulina inyectada, inhalada, o de donde venga fuera de nuestro cuerpo. Nos transformamos en diabéticos que, gracias a un tratamiento de células beta, dejamos de precisar insulina. Como decimos aquí: ¡un puntazo!(Traducido: una maravilla).

No tendríamos que tomar inmunosupresores, como los tomo yo, que estoy trasplantada de un órgano completo. Los inmunosupresores son enormemente tóxicos, por decirlo de alguna forma. Tienen muchísimos efectos secundarios. Por eso solo se nos trasplanta cuando somos pacientes terminales. Solo cuando las opciones son o morirse, o trasplantarse. Con el trasplante de células beta conseguidas de esa manera te libras de esos "daños colaterales".

Por otro lado, se están haciendo muchos avances respecto a lo que llaman páncreas artificial. Hasta ahora hemos tenido bomba de infusión continua de insulina. Yo la he llevado, y me ha ido mejor que nunca. Pues si es bueno llevar bomba, imagina lo que es unir esa bomba a un sensor que te mide la glucemia un montón de veces a la hora. Medtronic fabrica uno interesante.

Lo último en esa unión es implantarte bajo la piel el dispositivo. Ahora mismo andan fabricando distintos cacharros a este fin. Y los hay que hasta se controlan a través del móvil.

Así que sí. Hay avances para nosotros. Y esos avances son nuestra esperanza.
Pero si queremos que nuestro Sistema Nacional de Salud, el nuestro en España, o el que sea, donde sea, nos financie estos tratamientos tan novedosos que son lo más parecido a una cura, o nos unimos y peleamos por ellos desde asociaciones, o echamos una lotería primitiva cada día con la ilusión de que nos toque, y podamos pagarlos.

En términos estadísticos, lo más fácil es conseguir estas historias desde asociaciones, y asociaciones unidas sin el control del politiqueo barato, es decir, entre grupos de pacientes con pacientes.

Creer en que nos toque la lotería, y que el lobo feroz y Caperucita Roja reviven cada vez que los leemos, es lo mismo. Pero allá cada cual con sus opciones de vida, o con sus posibilidades económicas.

Si eres de los diabéticos tipo 1 que, además de esperanza, tienen dinero, te felicito. Tu futuro será divino. El nuestro, humano. Y yo ando humanamente peleando con mis compañeros. Y ahí vamos avanzando, contándonos las cosas por teléfono, o desde blogs. Caminando al encuentro, ahora, de esas soluciones que marquen nuestro camino de baldosas verdes, no amarillas.

Imagen


Beatriz González Villegas.




Letra de La Vida te da: 

Amparanoia 

La vida te lleva por caminos que ni te imaginas 
A veces me sorprendo triste,
y qué haré yo con mi vida,
lo que debo hacer con lo que quiero, 
lo que quiero tener, con lo que tengo.

Vete tristeza, viene con pereza y no me deja pensar. 
Vete tristeza, tu no me interesas.
Esta sonando la rumba y me llama, me llama a bailar.

La vida te da presión, y no es de garrafa, no es de sifón. 
La vida te da preocupación. Deja la preocupa, pasa la acción. 

¿Que será de la preocupación?, ¿qué será? 
¿Que será de la preocupación?, ¿que será? 

A veces creo que no pasa nada, y algo afecta mi alma. 
Me siento mal conmigo misma; Me siento mal, no encuentro salida.

La vida te da presión, y no es de garrafa, no es de sifón. 
La vida te da preocupación. Deja la preocupa, pasa la acción. 
La vida te da presión, y no es de garrafa, no es de sifón. 
La vida te da preocupación; Deja la preocupa, pasa la acción.

¿Que será?  
Dale, dale, dale,... 
Tí tiriti rirí, ti tiriri, rirá! 


Deja la preocupa, pasa la acción:

Asociaciones españolas de diabéticos

Federación Andaluza de Asociaciones de Diabéticos.
Presidente: Paco Pérez Barroso.
https://www.facebook.com/francisco.perezbarroso?fref=ts

Asociación Asturiana de Diabéticos (ASDICO)Sede central:
C / La Marzaniella n º 43 Bis
33468 – Trasona-Corvera de Asturias.
Teléfonos : 985 576 659 Mv: 647 251 293/677 334 323
e-mails: covadonga@asdico.es; jose@asdico.es

Asociación de Diabéticos Principado de Asturias (ASDIPAS)
C/ Emilio Rodríguez Vigil, S/N, Planta 3 (Edificio Centro Comunitario de Sangre y Tejidos) 33006 Oviedo (Asturias) Tel.Tel.985 252 508 y 685 521 237
Delegación de Gijón: Hotel de Asociaciones Sociosanitarias, Avenida de Galicia, 62, Local 1, 33212 Gijón
info@asdipas.org

Aragón:

Adezaragoza
http://www.adezaragoza.org/
Sancho y Gil 8, 1º (Edif. Cruz Roja)
50001 ZARAGOZA
976.301.519
618 055 844

Asociación de Diabéticos ADETERUEL
Ctra. de Villaespesa, 57 M
44001 Teruel (Teruel)
Teléfono.: 978 607 593

Asociación Valenciana de Diabetes
http://www.avdiabetes.org/
Avda. Barón de Cárcer, 48 8º G Valencia 46001
Telf/Fax 963 481 588 info@avdiabetes.org

Busca la asociación que tengas más cerca, la que más te guste, la que te acoja, y únete a todos nosotros:

lunes, 21 de julio de 2014

Una modelo diabética se corona Miss Idaho desfilando con una bomba de insulina

En traje de baño
Una modelo diabética se corona Miss Idaho desfilando con una bomba de insulina

  • Sierra Sandison compitió con otras 19 modelos en un concurso de traje de baño
  • Se ha convertido tambien en 'modelo' para aquellos que sufren su enfermedad
  • Con tan solo 20 años, padece diabetes de tipo 1 y es un ejemplo de superación
  • Revolucionó las redes sociales invitando a los que padecen su enfermedad a superarse
20.07.14 | 09:30h. Informativos Telecinco



La modelo estadounidense Sierra Sandison se ha coronado Miss Idaho tras vencer a otras 19 modelos en un concurso de traje de baño en el que desfilo portando una bomba de insulina. Padece diabetes de tipo 1 y ahora se ha convertido en un ejemplo de superación para muchas personas con su enfermedad.

Con tan solo 20 años de edad, la modelo Sierra Sandison se ha convertido, no solo en Miss Idaho (EEUU), sino también en una auténtica heroína para muchas personas que, como ella, padecen la enfermedad de la diabetes.

Dejando atrás la vergüenza, participó en una competición de traje de baño en la que se coronó como vencedora desfilando junto a la bomba de insulina que le ayuda a regular el azúcar en sangre.

Venció a otras 19 modelos antes de proclamarse vencedora, pero más allá, su verdadero logro es vencer cada día con una sonrisa a la diabetes tipo 1 que padece, desarrollando su trabajo y su pasión sin complejos. "Llevar una bomba de insulina, no te hace menos bella", manifestaba a la vez que invitaba a las personas afectadas por esta enfermedad o cualquier otra similar a mostrar en las redes sociales que ellos también están dispuestos a romper las barreras que la enfermedad y la sociedad les intenta imponer.

Imagen





Publicado en http://www.telecinco.es/informativos/sociedad/diabetes-insulina-modelo-Miss_Idaho-Sierra_Sandison-ejemplo-superacion-bomba_de_insulina_0_1830150235.html

jueves, 22 de mayo de 2014

En busca del páncreas artificial

ESTUDIO De un modelo español
En busca del páncreas artificial

  • Investigadores valencianos y catalanes impulsan un ensayo para evaluar un sistema
  • Se trata de un nuevo modelo que calcula la dosis óptima de insulina en cada momento
  • El dispositivo se evaluará en 20 pacientes adultos a lo largo de un año

EL MUNDO Madrid 19/05/2014

Mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes tipo 1. Ese es el objetivo de un ensayo que varias universidades y centros españoles han puesto en marcha para valorar la eficacia de un dispositivo que controla el nivel de glucosa e insulina en el cuerpo y que evitaría tanto las hiperglucemias como las hipoglucemias a lo largo de todo el día.

Se trata del denominado páncreas artificial, un sistema formado por un sensor de glucosa, una bomba que administra insulina y un algoritmo que se instaura en un ordenador que recibe la información que le llega del sensor y, en función de ésta, va modificando la bomba de insulina llegando incluso a pararla si es necesario.

"Existen en estudio otros dispositivos similares a este. Pero la principal diferencia es que los demás se han focalizado en el control nocturno mientras que el nuestro está pensado para el control postpandrial [tras las comidas]", explica a EL MUNDO Jorge Bondia, ingeniero del Instituto de Automática e Informática Industrial de la Universidad Politécnica de Valencia, centro que junto con la Escuela Superior Politécnica de la Universidad de Girona, el Instituto de Investigación Sanitaria (INCLIVA) del Hospital Clínico Universitario de Valencia y el Hospital Clínic de Barcelona han desarrollado este modelo y se encargarán de evaluarlo en 20 pacientes.

A lo largo de un año, 20 personas adultas con diabetes tipo 1, la que requiere administración de insulina para su control, participarán en un ensayo con el que pretenden valorar la eficacia de este sistema a la hora de reducir el número de episodios de hipoglucemias, mejorar el control del azúcar tras las comidas y reducir la variabilidad de la glucemia en cada persona a lo largo de los días.

Para ello, el sistema establecerá mediciones cada 15 minutos del nivel de azúcar en sangre y, en función de esa concentración, ordenará un aumento o una disminución de la infusión de insulina. Los investigadores compararán el control glucémico del sistema con el método tradicional a lo largo de un año. "Realizaremos diferentes estudios con cada paciente. Pero este será sólo el primero de muchos, ya que en este caso sólo valoraremos la eficacia del dispositivo cuando el paciente está en el hospital. En un futuro, se tendrá que evaluar cómo funciona este sistema de manera ambulatoria, cuando el paciente está en su casa", asegura Bondia.

Según el doctor Juan F. Ascaso, jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, "el páncreas artificial debe dar autonomía y seguridad a los pacientes, permitiéndoles vivir la enfermedad sin obsesiones, además de evitar complicaciones derivadas de las bajadas de glucosa. Se trata de acercarnos a tratamientos a la medida del paciente reduciendo los problemas derivados del tratamiento y los costes.


martes, 20 de mayo de 2014

Un ensayo pionero en España probará un modelo de páncreas artificial en 20 pacientes del Clínico de Valencia y Barcelona



lainformacion.commartes, 20/05/14

El páncreas artificial es un dispositivo que calcula la dosis "óptima" de insulina de acuerdo con las necesidades de cada paciente.
La terapia intensiva de insulina que es muy eficaz, pero tiene como contrapartida el incremento de episodios de hipoglucemia.



(EUROPA PRESS). Un ensayo clínico pionero en España, en el que participan la Universitat Politècnica de València, el Instituto de Investigación Sanitaria (Incliva) del Hospital Clínico de Valencia, el Clínic de Barcelona y la Escola Politècnica Superior de la Universitat de Girona (UdG), estudiará la eficacia de un páncreas artificial, uno de los últimos avances de tecnología aplicada a la salud, sobre 20 pacientes con diabetes tipo 1 en tratamiento con ISCI, diez de cada centro hospitalario.

Según han informado la UPV y el Incliva, el páncreas artificial es un dispositivo que se basa en un algoritmo matemático de control quecalcula la dosis "óptima" de insulina de acuerdo con las necesidades de cada paciente y en cada momento. Se trata de dotar a las bombas de insulina que utilizan los pacientes con diabetes tipo 1 de un sistema adicional (algoritmo de control) que les indique la cantidad de insulina "justa y necesaria para un paciente en cada momento".

El ensayo está dirigido en el Clínico de Valencia por el doctor F. Javier Ampudia-Blasco, del Servicio de Endocrinología del Hospital Clínico Universitario, en colaboración con Paolo Rossetti, del Hospital Fransec de Borja de Gandia, e investigador del Incliva.

El ensayo materializa un proyecto de investigación que se remonta a 2004, cuando investigadores del Instituto de Automática e Informática Industrial de la UPV, Jorge Bondia, y del Instituto de Informática y Aplicaciones de la Universitat de Girona, Josep Vehí, decidieron buscar soluciones para evitar "uno de los grandes problemas que aún hoy tienen los pacientes con diabetes, que es decidir la cantidad de insulina necesaria en cada momento".

Actualmente, según ha explicado Jorge Bondia, ingeniero y co-investigador, "el paciente es sometido a una terapia intensiva de insulina, bien mediante inyecciones diarias múltiples o con la infusión continua mediante bombas de insulina. Sin embargo, la terapia intensiva de insulina que es muy eficaz, pero tiene como contrapartida el incremento de episodios de hipoglucemia. Y por otra parte, niveles muy bajos de insulina pueden conducir al coma diabético".
Monitorización de la glucemia

La monitorización de la glucemia constituye un elemento "fundamental" en el tratamiento y control de los pacientes diabéticos. Según el doctor Ampudia-Blasco, "la diabetes mellitus tipo 1 es una enfermedad crónica que requiere la administración de insulina de por vida. Hoy en día, en aquellos pacientes donde la administración de inyecciones múltiples de insulina no consigue un óptimo control de la glucemia, la utilización de bombas de insulina, sistemas de infusión subcutánea continua de insulina (ISCI), pueden ser una alternativa".

Las investigaciones realizadas en los últimos años, han demostrado que además de estos sistemas de ISCI, la utilización conjunta de una bomba de insulina y de un sistema de monitorización continua de glucosa (MCG), "pueden ser de utilidad en pacientes seleccionados para mejorar el control de las cifras de glucemia".

Sin embargo, los sistemas existentes hasta ahora "no toman decisiones de forma automática, y requieren siempre que el paciente interprete la cifra de glucosa y decida qué hacer en cada momento respecto a la dosis de insulina que hay que administrar".

El sistema de asa cerrada o "páncreas artificial" (PA) incorpora un algoritmo inteligente de control (controlador), que interpreta los resultados de la glucosa proporcionados por un sensor de glucosa y decide la cantidad de insulina a administrar, de manera automática, en cada momento.

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan estos sistemas de PA es el control de las cifras de glucosa después de las comidas y además debe decidir la infusión de insulina durante la noche, donde diversos equipos ya han demostrado su eficacia. El controlador interpreta los resultados de la glucosa proporcionados por un sensor de glucosa y decide, cada 15 minutos, la cantidad de insulina a administrar de manera automática.

El primero de los estudios se llevó a cabo la semana pasada con uno de los pacientes del Clínico de Valencia. Según el doctor Juan F. Ascaso, jefe del servicio de Endocrinología y Nutrición del Clínico de Valencia, "el páncreas artificial debe dar autonomía y seguridad a los pacientes, pemitiéndoles vivir la enfermedad sin obsesiones, además de evitar complicaciones derivadas de las bajadas de glucosa".

Para el director general de Incliva, Rafael Carmena, "esta investigación trae un mensaje de esperanza a los pacientes diabéticos" ya que el desarrollo de sistemas de páncreas artificial "puede contribuir en un futuro no lejano a mejorar el control de la diabetes tipo 1, mejorar el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes con esta enfermedad".









Publicado en http://noticias.lainformacion.com/salud/un-ensayo-pionero-en-espana-probara-un-modelo-de-pancreas-artificial_9gggtelngVoh0jqMWnDyI2/





domingo, 11 de mayo de 2014

Un dispositivo que predice las hipoglucemias nocturnas


SALUD Diabetes tipo 1
  • Un dispositivo que predice las hipoglucemias nocturnas
  • El sistema prevé las bajadas de azúcar en sangre con 30 minutos de antelación 
  • Conectado por Wifi, es capaza de parar la bomba para que deje de administrar insulina 
  • Se trata de un mecanismo en experimentación que todavía no está comercializado 
  • Su uso se vincula con la bomba de insulina y con un sensor que mide la glucosa 

ÁNGELES LÓPEZ Madrid
Actualizado: 11/05/2014

Uno de los problemas más graves de las personas diabéticas que se tratan con insulina es el descenso de sus niveles de glucosa por la noche, conocido médicamente como hipoglucemia. Al estar dormidos, estos pacientes podrían no darse cuenta de este hecho y, si no toman ninguna medida, una fuerte disminución de la glucemia deriva en convulsiones, un coma e incluso la muerte. Precisamente, este hecho pudo ser la causa -todavía sin confirmar- del fallecimiento esta semana de un joven diabético de 20 años en Huesca, tras permanecer desmayado más de 36 horas en un autobús. Para evitar casos como éste, investigadores de la Universidad de Stanford (EEUU) han desarrollado un dispositivo que predice cuándo va a ocurrir una bajada de azúcar y la corrige.

Cuando la glucosa desciende mucho, debido bien a una actividad intensa o por un exceso de insulina, el cuerpo reacciona con una serie de síntomas. En primer lugar suele aparecer sudoración, sensación de hambre y cansancio o mareo. La ingesta de algo dulce suele ser la solución para corregir esa descompensación, si en ese momento la persona diabética se da cuenta. Pero no siempre ocurre esto. "El 20% de las personas adultas con diabetes tipo 1 con al menos ocho años de evolución no suelen ser conscientes de las hipoglucemias, a pesar de la formación que hayan recibido sobre los síntomas. Así lo vimos en un estudio que publicamos en Medicina Clínica", afirma Ignacio Conget, de la Unidad de Diabetes del Servicio de Endocrinología del IDIBAPS-Hospital Clínic de Barcelona.

La diabetes tipo 1 supone el 95% de los casos de diabetes en la infancia y en torno al 10% de los que se dan en la etapa adulta, donde es mucho más frecuente la 2, generada por el sobrepeso y los malos hábitos de vida. En el primer tipo, su tratamiento es siempre la administración de insulina, mientras que en el segundo, se podría controlar con dieta o con antidiabéticos orales. Mientras que las pastillas no suelen dar problemas de hipoglucemia, la infusión de insulina sí que puede generar este problema bien porque la dosis no se ajuste a la cantidad de glucosa o porque la actividad física u otro factor cambie su metabolismo y disminuya más de lo normal el azúcar en sangre. Si a esos factores se une la insulina, el nivel de glucosa baja tanto que puede dar complicaciones, un límite que se sitúa en los 60 miligramos por delicitro de sangre.

El problema, como explica este experto, es que los síntomas típicos de este descenso de azúcar van cambiando a medida que se van produciendo hipoglucemias. Entonces, "se pueden generar confusión que dé lugar a que te equivoques de autobús, que falles un examen o que, en el día de tu boda digas que no quieres casarte (algo que hemos visto en consulta), pero también puede generar agresividad. Esto se debe a que el sistema nervioso reacciona como si le faltara oxígeno. Es uno de los problemas más importantes que tenemos en la diabetes", asegura Conget.



Probado en 45 pacientes

Los investigadores de la Universidad de Stanford han dado un paso más a los sistemas actuales para medir y controlar los niveles de glucosa. Ellos han unido un sensor de glucosa, que se coloca bajo la piel, a la bomba de insulina y ambos se conectan por Wifi a un ordenador. Además, los científicos han desarrollado un algoritmo que calculaba con unos 30 minutos de antelación una bajada de glucosa y, en ese momento, da una orden para apagar la bomba de insulina hasta que el nivel de azúcar se recupere.

El dispositivo fue probado en 45 personas, entre 15 y 45 años, con diabetes tipo 1 desde hacía 15 años de media. Cada persona participó unas 42 noches en este estudio, cuyos datos publica la revista Diabetes Care. Los pacientes durmieron en sus casas y no sabían si el sistema, situado la lado de su cama, estaba activo o no, pues se asignó de forma aleatoria en cada noche. El dispositivo predecía si el nivel de glucosa bajaría de los 80 milígramos por decilitro en los siguientes 30 minutos (un umbral ligéramente superior al que se considera límite) y apagaba la bomba de insulina.

Los datos mostraron que la infusión de insulina fue parada al menos una vez en el 76% de las noches y la duración media de estas desconexiones fue 71 minutos. Según los cálculos de los investigadores, los episodios de hipoglucemia se redujeron más de tres veces. Además, esta actuación no derivó en una hiperglucemia.

Para Mar Espino, jefa del Área de Pediatría y Neonatología de la Fundación Hospital Alcorcón (Madrid), "los resultados son espectaculares. Es un paso más en el control de la hipoglucemia. Lo bueno es que el dispositivo avisa antes y desconecta la bomba, por lo que no hay que meter azúcar extra. El problema con las bombas de insulina que están en el mercado es que, aunque vayan unidas a un sensor de glucosa, no hay retroalimentación. En cambio, con este sistema sí".

Limitaciones

El dispositivo, que está en fase de estudio y sin comercializar, puede tener alguna limitación. "No es perfecto, porque no detectó todas las hipoglucemias", indica Lucrecia Herranz, especialista de Endocrinología y Nutrición en la Unidad de Diabetes del hospital madrileño La Paz, que insiste en la importancia de la educación al paciente. No obstante, Conget insiste en que "la educación es importante pero en algunos casos estas hipoglucemias no se pueden evitar. Ojalá fuera todo abordable con la educación".

Otra limitación podría ser su precio, todavía sin estipular. Aunque las bombas de insulina son financiadas por la sanidad pública, no es así con los sensores de glucosa, que suponen un coste mensual de unos 270 euros. Un inconveniente añadido es que este sistema va vinculado a la bomba de insulina y no serviría, por tanto, para aquellos pacientes que utilizan los denominados bolígrafos para inyectarse la insulina.

"El uso de la bomba de insulina varía mucho de unos centros a otros y también cambia en función de los tipos de población. En la infancia es más complicado su empleo, porque al principio obliga a más controles insulínicos", explica Bartolomé Bonet, jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Can Misses de Ibiza, quien señala que "afortunadamente las hipoglucemias nocturnas graves no son muy frecuentes".

De hecho, como explica Conget, nuestro país es especialmente reacio a este sistema. "En España, su uso no llega al 5% de los pacientes con diabetes 1, mientras que la media en Europa está entre el 10-15%, llegando incluso al 20% en otros países, como Francia. Lo razonable, según las guías clínicas, es que la bomba la llevaran entre el 10-15% de los adultos y el 20-25% de los niños diabéticos".

No obstante, como afirma en un comunicado Bruce Buckingham, profesor de endocrinología pediátrica en Stanford y coautor de este estudio, para los que sí utilizan bomba de insulina "un sistema como este debería reducir radicalmente el riesgo de los diabéticos a sufrir una convulsión nocturna. Pacientes y padres podrán dormir mejor, sabiendo que hay mucho menos riesgo de hipoglucemia grave en la noche".

Precisamente, estos investigadores ya están ampliando su estudio a un grupo de pacientes mayor con una edad entre los tres y 15 años. "Muchos padres cuyos hijos son diabéticos se levantan varias veces durante la noche para comprobar los niveles de azúcar de sus hijos. Creemos que este tipo de sistema va a hacer mucho más fácil y cómodo para los niños al no tener que despertarles varias veces en la noche para hacerles mediciones. También los padres podrán descansar mejor", señala Buchingham.

Como concluye, Conget, "esto es lo más parecido a un páncreas artificial. Con él se conseguiría una situación ideal: que los diabéticos se desentendieran del control del azúcar". Aunque, como indica Bonet, "lo ideal sería tener en una sola pieza los tres dispositivos: bomba, sensor y ordenador".


Publicado en http://www.elmundo.es/salud/2014/05/11/536d03af268e3edc0a8b457d.html