Mostrando entradas con la etiqueta Reino Unido. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Reino Unido. Mostrar todas las entradas

domingo, 7 de septiembre de 2014

Los recortes de la sanidad británica matan a miles de pacientes

Carlos Elordi
07/02/2013
Imagen
La prensa británica lleva varios días encendida por la publicación, este martes, de un informe oficial según el cual en un solo hospital de la red sanitaria pública, el de Stafford, la falta de atención y la negligencia habrían producido, al menos, 1.200 muertes innecesarias de pacientes entre 2005 y 2009. El primer ministro David Cameron tuvo ayer que pedir perdón por esos desmanes en un debate parlamentario destinado sobre el escándalo. Y prometió que otros cinco hospitales serán investigados tan minuciosamente como el de Stafford. El diario The Independent dice hoy que serán los de Colchester, Tameside, Blackpool, Basildon y Lancashire. Y el Telegraph asegura que en esos cinco centros se habrían producido otras 3.000 muertes innecesarias por culpa de la malas prácticas sanitarias.

Aunque están en curso otras investigaciones a este respecto, la atención estrictamente médica no es el objeto principal del informe en cuestión, que ha producido una ola de indignación entre los británicos, para los cuales su confianza en el NHS, el sistema nacional de salud, “es lo más parecido a la fe religiosa”, según han destacado varios periódicos, citando lo que dijo hace más de veinte años el entonces ministro del presupuesto Nigel Lawson. “Esa confianza ha sido traicionada”, dijo ayer Cameron.

El texto, de más de 2.000 páginas, describe de manera exhaustiva “fallos espantosos y graves negligencias” en el trato dado a los pacientes y a sus familias por parte del personal auxiliar. La lista de barbaridades incluye actuaciones como permitir a los enfermos beber agua de los jarrones de flores y que las recepcionistas tomaran decisiones sobre sus tratamientos. Pero también implica a la dirección del hospital de Stafford “por haber ignorado las señales de alarma y haber puesto los intereses corporativos y el control de los costes por delante de la seguridad de los pacientes”.

“El informe ha identificado al culpable: es la cultura del NHS, que mira por el negocio y no por los pacientes”, escribe Randeep Ramesh en el Guardian . “Se denuncia una cultura inspirada en la ideología de los dirigentes empresariales, en la que éstos ven el vaso medio lleno, cuando en realidad está vacío. Porque subraya que la “baja calidad” que ponía en riesgo a los pacientes era tolerada y que existía una cultura institucional que “daba más importancia a la información positiva sobre el servicio que la información que podía ser una causa de preocupación”.

A fin de reducir costes, el hospital de Stafford, y posiblemente los demás que van a ser investigados, permitía que parcelas crecientes del tratamiento de los enfermos quedara exclusivamente en manos del personal auxiliar, por debajo del nivel de los enfermeros y enfermeras, que en Reino Unido no tiene que someterse a ninguna prueba ni figurar en registro colegial alguno para ser contratado. “Desde hace años se ha denunciado este hecho, pero muchos en el NHS se han resistido a que se cambie el procedimiento, debido al aumento de costes que supondría regular la actividad de ese amplio sector del personal hospitalario, que percibe bajos salarios”, añade Ramesh.
Imagen
Pero si es la política de recortes de los gastos sanitarios la que ha generado esa cultura de ahorro insensato por parte de los directivos hospitalarios, la perspectiva de una más honda privatización de la sanidad británica –acercarse al modelo norteamericano es el objetivo de Cameron y de los conservadores- plantea incógnitas aún mucho más preocupantes. La polémica al respecto arde en Gran Bretaña. Los conservadores han entendido que las 1.200 muertes innecesarias de Stafford refuerzan la necesidad de acelerar los planes de privatización, hace poco aprobados en el parlamento con el voto contrario de la oposición laborista. Para los defensores de la sanidad pública, en cambio, que la cultura empresarial en la gestión hospitalaria provoca males terribles, que la privatización agravaría hasta extremos imprevisibles.

Ese debate también está abierto en España. También aquí se están denunciando hasta la saciedad los riesgos que implican los recortes y la privatización del sistema. La diferencia con Gran Bretaña –cuyo NHS, tanto sus épocas de esplendor como las de las reformas, ha sido el referente principal referente de lo que se ha hecho en nuestro país- es que allí esa polémica tiene lugar también sobre la base de informes oficiales que no tienen reparo en denunciar las verdades. Y genera auténticos debates parlamentarios. En los que cada uno dice lo que le interesa. Pero que sirven, al menos, para que la gente sepa lo que piensan unos y otros.


Publicado en http://www.eldiario.es/miradaalmundo/recortes-sanidad-britanica-matan-pacientes_6_98750130.html

miércoles, 23 de abril de 2014

Vinculan un consumo menor de sal con un descenso en las muertes cardiacas en Reino Unido

Las muertes por ACV también se redujeron en Inglaterra en un estudio de ocho años


Robert Preidt

LUNES, 14 de abril de 2014 (HealthDay News) -- Una reducción en el consumo de sal probablemente haya desempeñado un papel importante en un gran descenso reciente en las muertes relacionadas con las enfermedades cardiacas y el accidente cerebrovascular (ACV) en Inglaterra, sugiere un estudio reciente.


La cantidad de sal en las dietas de las personas se redujo en un 15 por ciento entre 2003 y 2011. Y las muertes por enfermedades cardiacas se redujeron en un 40 por ciento, y las muertes por ACV en un 42 por ciento, en el mismo periodo, según el estudio.

Los programas para reducir el consumo de sal en todo Reino Unido se iniciaron en 2003.

Pero los investigadores también dijeron que el consumo de sal en Inglaterra sigue siendo excesivo, y que se debe hacer más por bajar el contenido de sal de la comida. La sal aumenta la presión arterial, anotan los expertos, que es un factor de riesgo importante de las enfermedades cardiacas y el ACV.

El nuevo estudio aparece en línea el 15 de abril en la revista BMJ Open.

Para el estudio, el investigador Graham MacGregor, del Instituto Wolfson de Medicina Preventiva en Londres, y sus colaboradores, analizaron datos reunidos de miles de personas a quienes se dio seguimiento de 2003 a 2011.

En ese periodo, los participantes mostraron mejoras en varios factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular. Los niveles promedio de colesterol y presión arterial bajaron, el consumo de frutas y verduras aumentó, y las tasas de tabaquismo se redujeron, según un comunicado de prensa de la revista.

Aunque esos cambios contribuyeron a la reducción en las muertes por enfermedades cardiacas y ACV, el mayor impacto lo tuvo la reducción del 15 por ciento en el consumo de sal, especularon los autores del estudio.

"La reducción en la ingesta de sal probablemente es un contribuyente importante a las reducciones en la presión arterial en Inglaterra entre 2003 y 2011. Como resultado, el descenso en la ingesta de sal habría desempeñado un importante rol en la reducción en la mortalidad por el ACV y la enfermedad cardiaca isquémica en ese periodo", escribieron los investigadores.

Pero anotaron que el 70 por ciento de los adultos de Inglaterra siguen consumiendo más que la cantidad máxima recomendada diaria de sal, y el 80 por ciento de la ingesta de sal proviene de alimentos procesados.

"Por tanto, se necesitan esfuerzos sostenidos y mayores para lograr más reducciones en la ingesta de sal a fin de prevenir el número máximo de muertes por ACV y enfermedades cardiacas", concluyeron los autores del estudio.

Aunque el estudio encontró un vínculo entre un menor consumo de sal y las tasas de mortalidad, no probó causalidad. Además, los autores no pudieron tomar en cuenta los niveles de actividad física, otro factor posible.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare


Imagen








Publicado por http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_145699.html

miércoles, 9 de abril de 2014

Un páncreas artificial, elegido mejor invento del año en el Reino Unido

lainformacion.com
martes, 08/04/14

Un páncreas artificial que puede implantarse a enfermos de diabetes y que libera insulina ha sido elegido mejor invento británico del año en el Reino Unido, informó hoy la universidad De Montfort de Leicester (centro de Inglaterra).

Londres, 8 abr.- Un páncreas artificial que puede implantarse a enfermos de diabetes y que libera insulina ha sido elegido mejor invento británico del año en el Reino Unido, informó hoy la universidad De Montfort de Leicester (centro de Inglaterra).

La británica Joan Taylor, catedrática de Farmacia en esa universidad, es la inventora de ese pequeño aparato, que se elaboró con la colaboración de la empresa de tecnología médica Renfrew Group International.

"Este increíble aparato desarrollado con Renfrew no solo eliminará la necesidad de inyectar insulina manualmente, sino que también garantizará que se administren las dosis exactas cada vez", afirmó Taylor.

El invento recibió el galardón en el Gadget Show Live, una feria de tecnología auspiciada por un programa de la televisión británica que se celebra esta semana en Birmingham (centro de Inglaterra).

Está previsto que los científicos hagan las primeras pruebas clínicas en 2016 y se calcula que el Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido realizará los primeros implantes en una década.

"Al controlar los niveles de glucosa en la sangre de forma tan efectiva, deberíamos poder reducir los problemas de salud relacionados", señaló la inventora.

Taylor indicó que la diabetes cuesta actualmente un millón de libras (1,2 millones de euros) la hora a la Sanidad pública y la mayor parte se gasta en tratar complicaciones.

Michael Phillips, del Renfrew Group, señaló que "este simple aparato tiene el potencial de beneficiar a millones de vidas".

El páncreas artificial debe ser implantado quirúrgicamente en el cuerpo, donde está diseñado para liberar cantidades precisas de insulina al flujo sanguíneo.

Cada dos semanas hay que rellenar con insulina el aparato, explican los inventores, que apuntan que el artilugio servirá tanto a pacientes de diabetes de Tipo 1, dependientes de la insulina, como a algunos enfermos de diabetes de Tipo 2 que también requieren inyecciones.

El "páncreas" no es electrónico, sino que funciona con un gel polímero que automáticamente controla la liberación de insulina, lo que, según los expertos, minimiza el riesgo de rechazo por parte del paciente.






Publicado en http://noticias.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/productos-quimicos/un-pancreas-artificial-elegido-mejor-invento-del-ano-en-el-reino-unido_rbnQMu6x5pe8iuRhae2hb4/