viernes, 6 de junio de 2014

«Yo era enfermera, veía las neveritas con los riñones y ahora mire...me ha tocado a mí»

SEVILLA / DÍA NACIONAL DEL DONANTE
 

«Yo era enfermera, veía las neveritas con los riñones y ahora mire...me ha tocado a mí»
AMALIA F. LÉRIDA


ABCDESEVILLA / SEVILLA
Día 05/06/2014 


Trasplantados de órganos relatan cómo han vuelto a nacer y piden a la ciudadanía que no dude en donar

JOSÉ GALIANA
Pintar un grafiti en el sótano de Rehabilitación fue uno de los actos de ayer en el Virgen del Rocío para celebrar el Día Nacional del Donante


A pesar de los logros científicos que el trasplante de órganos está consiguiendo aún queda mucho por hacer porque la población sigue sin tomar conciencia de la necesidad de donar.

Aunque haya muchos donantes, la familia tiene la última palabra cuando llega la hora. Esa es la realidad y ese es uno de los caballos de batalla de las asociaciones de trasplantados que ayer se puso de manifiesto en los actos conmemorativos del Día Nacional del Donante que se celebraron en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Manuel López García, presidente de la Asociación Andaluza de Trasplantados Hepáticos, cuando dijo que «es imprescindible que las personas que sean donantes hagan su testamento vital porque contra él ya el entorno no puede decidir».

Tiene 67 años y lleva cinco trasplantado de hígado. Se encuentra, y se le ve, perfectamente y por eso anima a la donación, «ya que muchas personas se quedan en el camino por falta de órganos»; a que se haga el testamento vital «pues en muchos casos, la familia no respeta la voluntad del donante»; y, por último, demanda campañas informativas por parte de la Administración para que la población conozca cómo donando órganos se pueden salvar hasta siete vidas.

Eso lo dice también Enrique Delgado Artola, exempleado de banca, deportista donde los haya y trasplantado de hígado desde enero de 2009, después de que le detectaran una hepatitis C, tras las analíticas «porque yo me notaba que me cansaba mucho.

Mejor que cuando tenía 50 años dice que está Pilar Martínez Barnés, que ahora tiene 70. Lleva 7 trasplantada de riñón después de otros tantos años dializándose como demuestran las cicatrices y los bultos de las venas dilatadas de sus brazos.

Y lo más curioso de todo es que ella era enfermera en el Virgen del Rocío, en el área de Urología «y yo veía las neveritas con los riñones, y ahora mire... estoy en la otra orilla. Nunca se sabe lo que le va a pasar a una».

También tiene más energía a sus 32 años Auxiliadora Domínguez, de Alcalá del Río y médico de Familia a la que hace 22 meses le trasplantaron dos pulmones. José Gasco se hizo una revisión hace poco y le dijeron que «estaba como el primer día». Lleva veinte años con un corazón de otra personas y ahora tiene 75.

Anima mucho a la donación Miguel Pozo Pozuelo. Era Guardia Civil y le dio, de repente, un infarto. A los 50 días le trasplantaron un corazón. De eso hace trece años. Ahora tiene 65 y mucho orgullo de que mi «niña la más chica sea médica».

De Sebastián Márquez, con 48 años y también trasplantado de corazón habla su hermano Antonio que no tiene palabras de elogio para los profesionales del Virgen del Rocío. «Venimos de Chiclana y, aunque hemos sufrido mucho, ahora saco de enseñanza que hay que donar y que visitar Sevilla porque yo no la conocía antes...».





Publicado en http://sevilla.abc.es/sevilla/20140605/sevi-trasplante-donacion-organos-201406042016.html