domingo, 25 de mayo de 2014

Estrés laboral y diabetes, el camino al infarto

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), México es el país con más alto índice de estrés y de los 75 mil infartos que se registran al año, el 25 por ciento está asociado a enfermedades derivadas del cansancio y la presión del trabajo.

“Casi la mitad de los mayores de 30 años desconocen que son hipertensos, mientras que 30 por ciento de la población adulta tiene diabetes o registra altos niveles de glucosa en sangre”, lamenta el cardiólogo Gerardo Rodríguez Diez, adscrito al Servicio de Hemodinamia y Electrofisiología del Hospital 20 de Noviembre del ISSSTE.

El especialista explica que cuando el cuerpo se encuentra en estado de estrés, el organismo entra en una fase de alerta y ante ello el corazón se acelera, además de que los músculos y los vasos sanguíneos se contraen. Asimismo, las glándulas adrenales producen hormonas como adrenalina, noradrenalina y cortisol, mientras que el páncreas segrega glucagón, hormona que eleva el nivel de glucosa en la sangre.

“Como respuesta al estrés se libera una mayor cantidad de cortisol, y una de sus funciones principales es incrementar el nivel de azúcar en la sangre para que el organismo pueda producir energía. Es por ello que para las personas que viven con diabetes la secuela lógica es el aumento de glucosa en sangre, lo que podría llevarlo a un estado dehiperglucemia, es decir, altos niveles de azúcar, y debido a esto el organismo puede tener cambios que llevan a severas consecuencias”, explicó el cardiólogo Rodríguez Diez.

Por otra parte, cuando se activa de manera crónica el estado de alerta la presión sanguínea se acelera y uno de los efectos del cortisol es que inhibe la producción de insulina, lo que disminuye la acción de transportar la glucosa a las células. De modo que en las personas que no tienen diabetes también pueden verse incrementados los niveles de azúcar en sangre.

Ahora bien, si se mantiene el estado de alerta que genera el estrés puede provocar también que se contraigan los vasos sanguíneos, lo que puede derivarse en hipertensión(incremento de la presión sanguínea), arritmias y taquicardias (alteraciones en la frecuencia cardiaca) y puede tener como resultado problemas cardiovasculares.

Aunque no se ha probado que el estrés actúe como un factor independiente de riesgo cardiovascular, sí puede ser un detonante cuando además de ello la persona es obesa,hipertensa, sedentaria, fuma o tuvo algún evento vascular-cerebral previo.

“La gente competitiva, autoexigente, workaholic u obsesionada con el éxito es la más propensa a padecer cardiopatías”, añadió el jefe del Servicio de Arritmias Cardiacas del Hospital ABC, Santa Fe.

Agrega que las personas sometidas a presión en el trabajo deben aprender a manejar sus emociones y a evitar en lo posible escenarios de tensión con hábitos saludables que incluyan dieta equilibrada, ejercicio regular y, si el médico determina que es necesario, el uso de medicamentos como el ácido acetilsalicílico a dosis bajas (100 mg) y algunos fármacos para regular la presión arterial alta (antihipertensivos).

“El problema que tenemos en México, y particularmente en la capital, es que el ritmo de vida ha cambiado; nosotros no podemos llegar a casa y tener una alimentación balanceada, y con el estrés que esto implica, los hábitos cambian: la gente empieza a fumar porque está muy estresada y deja de hacer ejercicio o no camina, intenta dejar el coche en el lugar más cerca de la puerta en lugar de caminar o usar las escaleras”.

Otro problema es que muchos jóvenes consideran que su nivel de estrés puede bajar con el consumo de tabaco, lo que es falso y aumenta el riesgo de problemas cardíacos.

Aunque el estilo de vida actual en ocasiones no permita que las personas se relajen, para los pacientes con diabetes es necesario mantener una dieta adecuada, practicar alguna actividad física y tomar los fármacos que su médico prescriba, de esa manera se logrará llevar un adecuado control de su padecimiento.

El doctor Rodríguez Diez concluye: “La mejor manera de regular las hormonas que pueden elevar la glucosa y llevar al paciente a problemas vasculares es mantener una dieta adecuada, realizar ejercicio para que el organismo pueda bajar los niveles de adrenalina,noradrenalina y cortisol; además, la actividad física genera otra hormona llamadaendorfina que da sensación de bienestar y relaja los músculos, lo que ayuda a reducir los niveles de estrés”.






Fuente: www.vivecondiabetes.com

24 de mayo de 2014

Publicado en http://www.salud.carlosslim.org/10537/