miércoles, 9 de abril de 2014

Consejos saludables para la Enfermedad Renal Diabetes

La enfermedad renal es la complicación más común en la diabetes.También es la causa principal de muerte. La diabetes sin control derivará finalmente en una insuficiencia renal. Hay varios consejos para prevenirdiabética para prevenir la nefropatía diabética.

Consejo 1. Ajuste su dieta.

Los pacientes con diabetes y enfermedad renal deben limitar estrictamente lo que ingieren. Sin necesidad de que aparezca la enfermedad renal, se sugiere llevar una alimentación baja en sal para aliviar la hinchazón y la tensión arterial alta. Si hay una disfunción renal, te tienes que limitar el consumo de sal a 2 gramos al día, a lo sumo. Puede que este cambio de sabores no sea de tu gusto. Pero por bien de tu salud, debes seguir este consejo. Por otro lado es necesario llevar una Dieta baja en proteínas, que es importantísimo para beneficiar a todos los que padecen enfermedad renal diabética. Es bueno limitar el consumo de proteínas, ya que así se reduce la proteinuria, que es la pérdida de proteínas por la orina causante de la muerte de los riñones: limitandolas se reduce la carga excesiva que sufren los riñones.

Consejo 2. Lleva un buen control de la presión o tensión arterial.

La hipertensión arterial es considerada como un factor de aumento de la enfermedad renal diabética. Controlar la presión arterial alta es favorable para retrasar el deterioro de la función renal.

Consejo 3. Prevenir la infección renal.

Las personas con diabetes que tienen afectada la función renal, o que padecen proteinuria, también pueden tener afectado su sistema inmune, es decir, pueden tener bajas las defensas. Este hecho condiciona favorablemente la aparición y desarrollo de virus y bacterias. Las infecciones de orina son muy comunes entre los que sufren diabetes. Tras una infección aguda de riñón, la recuperación de la función renal es muy difícil. Por lo que siempre se sugieren prevenir las infecciones antes de que aparezcan.

Consejo 4. Trastorno metabólico del azúcar de control.

Alto nivel de azúcar en la sangre aumenta el daño de la membrana basal de los capilares. Así la permeabilidad se incrementará y, como consecuencia, la proteína se filtrará con mayor facilidad. Por ello, el control de azúcar en sangre es la premisa principal de la prevención de la enfermedad renal diabética, para que no progrese hacia insuficiencia renal terminal.

Imagen: http://diosesamormejorconhumor.blogspot.com.es/2011/05/donde-comienza-el-rechazo-del-rinon.html











Publicado en http://www.enfermedad-renal.com/Diabetes/896.html