lunes, 3 de marzo de 2014

La nueva unidad de hemodiálisis del Hospital Regional de Málaga amplía su capacidad asistencial y podrá atender a 142 pacientes a la semana

Publicado el 03-03-2014

María José Sánchez Rubio ha visitado el nuevo espacio asistencial que entrará en funcionamiento la próxima semana y en el que la Junta de Andalucía ha invertido 600.000 euros

La nueva unidad de hemodiálisis del Hospital Regional de Málaga ha ampliado su capacidad asistencial, con lo que podrá atender a 142 pacientes con insuficiencia renal crónica a la semana. Así lo ha señalado la consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, durante la visita que ha realizado hoy a este nuevo espacio asistencial que entrará en funcionamiento la próxima semana.

La nueva infraestructura, en la que se han invertido 600.000 euros, ocupa un espacio de 490 metros cuadrados y dispone de 28 puestos de tratamiento (de los que ocho son para pacientes que precisan cama y 20 para pacientes en tratamiento ambulatorio, que reciben la hemodiálisis en sillones ergonómicos). Este espacio acogerá a los pacientes que están siendo tratados en la Unidad de Diálisis de Crónicos –ubicadas en el mismo centro sanitario- y a los que actualmente reciben tratamiento en el centro periférico de El Atabal.

Sánchez Rubio ha destacado que las nuevas instalaciones, más amplias, modernas, cómodas y luminosas, mejoran de forma significativa la asistencia que se presta en términos de calidad, ya que, además, cuenta con una planta de agua ultrapura (ubicada en el sótano) para ofertar los mejores y más novedosos tratamientos existentes en la actualidad para los pacientes en hemodiálisis.

La puesta en marcha de las nuevas dependencias se realizará de forma escalonada. Así, el lunes 10 de marzo serán trasladados los pacientes de la Unidad de Diálisis de Crónicos y posteriormente, el día 17, los pacientes de la Unidad del centro de El Atabal.

Infraestructura

A nivel de infraestructura, la nueva unidad de hemodiálisis del Hospital Regional de Málaga aporta una serie de mejoras importantes. Se trata de un espacio diáfano, en el que se distribuyen cuatro zonas de tratamiento en las que se ubican los diferentes puestos. Una de estas áreas tiene ocho puestos para pacientes encamados; el área de aislamiento cuenta con cinco sillones; y a estas se suman otras dos áreas más, una con cinco y otra con diez puestos. Las cuatro zonas están separadas por cristaleras con vinilo al ácido que asegura la luminosidad del área, aportando intimidad y comodidad a los pacientes.

Del mismo modo, los paneles modulares que bordean la cabecera de los 28 puestos asistenciales son de fibra de vidrio, lo que aporta luz natural a través del ventanal curvo de 44 metros. La cabecera de cada puesto dispone de tomas de gases medicinales, tomas de luz y entrada y salida de agua para los monitores de diálisis. Además de conexión a internet, conexión de auriculares para el televisor –16 televisores de pantalla plana-, interruptor de luz fija y de luz de intensidad regulable, y cuatro tomas de corriente eléctrica.

La estancia cuenta, además, con sistemas de climatización individual frío/calor, así como con un equipo de aporte de aire exterior para la renovación ambiental. El frontal de cristal tiene instalados estores con mando automatizado y regulable para mitigar la radiación solar, capaz de reducir en 7 grados la temperatura ambiente.

Cada una de las cuatro zonas de tratamiento cuenta con un control de enfermería y una zona de preparación de medicación con encimeras de material de cuarzo altamente resistente y de fácil limpieza, y lavabos de pie de acero inoxidable.

Los 20 sillones de los que se ha dotado a esta unidad son ergonómicos, de tejido ignífugo y fácil limpieza, especialmente diseñados para personas en terapia de diálisis. Disponen de un mando para que el paciente pueda regular la posición del mismo y, además permite adoptar la posición de seguridad ante situaciones de emergencias.

Además, la unidad cuenta con dos balanzas eléctricas para pesar a los pacientes, antes y después de la diálisis. Estas balanzas son de un metro cuadrado de superficie y están diseñadas para poder pesar a pacientes en sillas de ruedas.

El área, que cuenta con dos accesos diferenciados –uno para pacientes en cama y otro para pacientes en tratamiento ambulatorio-, se completa con un despacho médico, sala de reparación de monitores, almacén, cuarto limpio y cuarto sucio, vestuarios y aseos para pacientes, taquillas con consigna, y sala de estar, vestuarios y aseos para profesionales. El despacho médico y los controles de enfermería disponen de tomas de conexión de datos informáticos del centro, y red de telefonía.

El revestimiento de los paramentos verticales y horizontales se ha realizado con material continuo fabricado en PVC, y la unión de ambos paramentos se ha realizado en media caña para facilitar la limpieza. Los tonos predominantes de las instalaciones son el azul y el gris que proporcionan un ambiente relajado y confortable.

En el diseño de la instalación eléctrica se han tenido en cuenta los máximos niveles de seguridad y de eficiencia energética, disponiendo de cuadros de aislamiento eléctrico, similar a los existentes en áreas quirúrgicas; y para la iluminación se han utilizado luces de bajo consumo.

La Unidad se completa con una planta de agua -ubicada en el sótano– que surte de agua ultrapura a los monitores de hemodiálisis.

La planta produce agua doblemente osmotizada ‘en línea’ (no se almacena osmotizada), con un pre-tratamiento de filtrado y descalcificación de agua, y una capacidad de suministro de 1.380 litros/hora; además de una capacidad de almacenaje de 2.000 litros.

Fuera del área de tratamiento, y en la zona de consultas externas, se ha habilitado una sala de espera con capacidad para 36 personas.

Actividad asistencial

La Unidad de Hemodiálisis depende de la Unidad de Gestión Clínica Intercentros (UGCI) de Nefrología de los hospitales Regional de Málaga y Virgen de la Victoria, y estará atendida por 3 facultativos, 27 profesionales de enfermería (16 enfermeras y 11 auxiliares de enfermería) y la supervisora de enfermería de Nefrología.

Actualmente, hay 116 pacientes en tratamiento en hemodiálisis en el Hospital Regional, de los que 60 están siendo atendidos en la Unidad de Crónicos del Hospital General y 56 en el centro de El Atabal.

En la nueva Unidad de Hemodiálisis se va a ofertar a los pacientes un tercer turno de diálisis (de 19,30 h. a 24 h.), no disponible hasta ahora, y del que se van a poder beneficiar pacientes clínicamente estables, laboralmente activos, jóvenes estudiantes o personas en períodos de formación, y a aquellos que prefieren no alterar su entorno familiar, laboral y social, por el tratamiento sustitutivo. Un total de 30 pacientes podrán beneficiarse de este tercer turno.

Por su parte, los ocho puestos de tratamiento para pacientes en cama servirán para atender también a pacientes ingresados en otras Unidades por otras patologías y que precisan dializarse durante su ingreso, permitiendo una mayor disponibilidad y mejor gestión de la Unidad de Hemodiálisis de Agudos ubicada en la Unidad de Hospitalización de Nefrología, donde se dializan los pacientes más graves.

El paciente estable recibe tres sesiones semanales de 3-4 horas de duración. Las sesiones se llevan a cabo en días alternos de lunes a sábado.

Las Unidades de Hemodiálisis de los hospitales públicos, Serranía de Ronda y Costa del Sol atienden también a personas en hemodiálisis, en la actualidad unos 63 pacientes se están dializando en esas dependencias.

Además, en los centros concertados de la provincia de Málaga se están dializando unas 600 personas.

Insuficiencia renal crónica

La hemodiálisis es una terapia de sustitución renal que tiene como finalidad suplir parcialmente la función de los riñones. Consiste en extraer la sangre del organismo a través de un acceso vascular y traspasarla a un dializador o filtro de doble compartimiento, por el cual pasa la sangre por uno de los compartimentos y por el otro el líquido de diálisis, separados por una membrana semipermeable. De esta forma se eliminan residuos nocivos para el organismo que los riñones enfermos no son capaces de eliminar – como el potasio y la urea – así como agua.

El tratamiento sustitutivo en la enfermedad renal crónica se realiza mediante trasplante renal, hemodiálisis y diálisis peritoneal. El tratamiento de hemodiálisis se oferta en la actualidad en tres modalidades: hospitalaria, en centro periférico concertado y hemodiálisis domiciliaria.

La diálisis peritoneal es otra de las alternativas de tratamiento sustitutivo en la enfermedad renal crónica, y actualmente hay 43 pacientes en tratamiento en la provincia de Málaga, mientras que en hemodiálisis domiciliaria hay tres pacientes.

La dirección del centro sanitario ha mantenido informada a la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (ALCER) del curso de la obra y de las opciones de gestión existentes en la atención a la diálisis de pacientes crónicos.

El Dr. D. Domingo Hernández, director de la Unidad de Gestión Clínica de Uro-Nefrología del Hospital Regional de Málaga, junto a María José Sánchez Rubio, nueva Consejera de Salud de la Junta de Andalucía, y otros representantes del centro hospitalario.









Publicado en http://www.hospitalregionaldemalaga.es/NoticiasyEventos/SaladePrensa/tabid/123/ctl/ArticleView/mid/638/articleId/639/La-nueva-unidad-de-hemodialisis-del-Hospital-Regional-de-Malaga-amplia-su-capacidad-asistencial-y-podra-atender-a-142-pacientes-a-la-semana.aspx