miércoles, 2 de marzo de 2011

Viajar significa ...

... días para relajarse, para olvidar la rutina y afrontar cosas nuevas. Abrir la mente y cerrar la espita de la mala leche. En mi caso también significa la oportunidad de retomar el contacto con gente a la que aprecias pero la que, al estar lejos, no mantienes toda la relación que te gustaría.

Estos días en el Sur me han hecho preguntarme por qué vivo donde vivo. ¿Qué hubiera sido mi vida de haber elegido otra residencia, o qué será de mí en el futuro si decidiese cambiar el centro de esta preciosa península por otro lugar?

Después de ver estas fotografías pudiera estar clara la elección, y nada más bajar en Atocha tomar el siguiente tren de vuelta a Andalucía, pero ... en estas fotos no está la gente a la que veo cada día, no está mi puesto de trabajo, al que también aprecio aunque en su justa medida, y desde luego, no está mi querida sierra de Collado.

Sin problemas, seguiremos como hasta ahora, paseando nuevas ciudades, nuevas playas, y volviendo de vez en cuando a esos sitios que marcaron un hito en el camino. Paseando por el mundo, como Marc Cohn en "Walking in Memphis".