Mostrando entradas con la etiqueta corazón. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta corazón. Mostrar todas las entradas

miércoles, 20 de agosto de 2014

Un antibiótico de uso común aumenta el riesgo de muerte cardíaca

Pilar Quijada / Madrid
DÍA 20/08/2014

El mismo fármaco ya fue objeto de otra investigación el año pasado en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica
Imagen
El antibiótico claritromicina, ampliamente utilizado para tratar las infecciones bacterianas comunes, se asocia con un mayor riesgo de muertes de origen cardíaco, según un estudio publicado en el último número de la revista British Medical Journal, una publicación semanal de la Asociación Médica Británica.

Los autores aclaran que sus resultados requieren confirmación urgente, dado que a muchos millones de personas se les receta este fármaco cada año. Pero aclaran que el riesgo absoluto es pequeño (37 muertes por cada millón de personas que lo utilizan, según sus datos) y que la prescripción no se debe cambiar hasta que los resultados hayan sido confirmados en otro estudio independiente.

No es la primera vez que este antibiótico se asocia a problemas cardiacos. En marzo del año pasado otro estudio británico, publicado en la misma revista, encontraba una relación entre este fármaco ampliamente utilizado para el tratamiento de infecciones de las vías respiratorias inferiores, como la neumonía y las exacerbaciones agudas de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) - y un mayor riesgo de problemas de corazón.

En este caso se analizaron los datos de 1.343 pacientes ingresados en el hospital con exacerbaciones agudas de la EPOC y 1.631 pacientes ingresados con neumonía. Sus datos reflejaban que el 26% de los pacientes tratados con claritromicina durante las exacerbaciones agudas de la EPOC tuvieron al menos un evento cardiovascular durante el siguiente año, frente al 18% de los pacientes que no tomaron este fármaco.

También en esa ocasión los autores del trabajo matizaban que sus resultados requerían confirmación, aunque destacaban que se sumaban a un creciente cuerpo de evidencia que sugieren una posible relación entre los riesgos cardiovasculares a largo plazo y ciertos antibióticos, conocidos como macrólidos.

La claritromicina pertenece precisamente al grupo de los macrólidos, que prolongan la duración de la actividad eléctrica del músculo del corazón (intervalo QT) y por lo tanto se cree que aumentan el riesgo de anomalías del ritmo cardíaco potencialmente mortales. Con estos antecedentes, los perfiles de seguridad de los macrólidos necesitan ser estudiados de forma individual con mayor detalle para servir de guía en las decisiones de tratamiento clínico, advierten los investigadores.
Riesgo significativo

Por eso un equipo de investigadores en esta ocasión daneses decidió evaluar el riesgo de muerte cardiaca asociada con claritromicina y otros macrólidos como la roxitromicina, en comparación con la penicilina V, un antibiótico sin riesgo cardíaco conocido.

Con ayuda de bases de datos nacionales, identificaron más de 5 millones de tratamientos desde 1997 hasta 2011 entre los adultos daneses con edades comprendidas entre los 40 y 74 años (160.297 con claritromicina, 588.988 con roxitromicina y 4.355.309 con penicilina V). Las personas con enfermedades graves, que podían estar en alto riesgo de muerte, fueron excluidas del análisis.

Se registraron un total de 285 muertes cardiacas durante el uso continuo de los fármacos del estudio, 18 de los cuales ocurrieron durante el uso de claritromicina y 32 durante el uso de roxitromicina.

Después de ajustar por factores como la edad, sexo, riesgo cardíaco basal y el uso de otros medicamentos, el uso continuo de la claritromicina se asoció con un 76% más de riesgo de muerte cardiaca en comparación con el uso de la penicilina V. Sin embargo, no hubo aumento en el riesgo de muerte con claritromicina después de que el tratamiento terminara.

"Nuestro estudio amplía los que se sabe sobre la seguridad cardíaca de los macrólidos, y es el primer gran estudio observacional a gran escala que muestra un aumento significativo del riesgo cardíaco con claritromicina y la seguridad cardíaca relativa de la roxitromicina", destacan los investigadores.

Además hacen hincapié en que el aumento absoluto del riesgo es pequeño y la limitación, en su caso, en la prescripción se limitaría a pacientes concretos. Sin embargo, destacan, "la claritromicina es uno de los antibióticos más comúnmente utilizados en muchos países y se prescribe a muchos millones de personas cada año, por lo que el número total de muertes, potencialmente evitables, puede no ser insignificante."




Publicado en http://www.abc.es/salud/noticias/20140820/abci-antibiotico-comun-aumenta-riesgo-201408192139.html

domingo, 2 de marzo de 2014

El corazón es otra víctima de la diabetes



Febrero 28 de 2014 -
El corazón también sufre por cuenta de este trastorno metabólico que ya se ve como una amenaza global.

La incidencia de infarto del miocardio es mayor en las personas con diabetes tipo 2, lo que se convierte en otro signo de alerta para crear conciencia y luchar contra esta enfermedad.

Si bien no es que hasta ahora se establezca esta relación, los pacientes se preocupan más por consecuencias como la retinopatía diabética o la nefropatía, y no le dan el lugar que merece a este aspecto, que es determinante.

“Los diabéticos tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular”, afirmó Enrique Caballero, internista y endocrinólogo, profesor de la Escuela de Medicina de Harvard, invitado al foro ‘La diabetes, una pandemia mundial. ¿Qué hay de nuevo para los pacientes?’, en Bogotá.

Así, son muchas más las razones para concientizarse y poner todo el empeño en la lucha contra esta epidemia, dado que la diabetes es hoy por hoy la primera enfermedad no infecciosa del mundo, reconocida por la Asamblea General de la ONU como una “amenaza global” y que afecta a 380 millones de personas.

No hay que ser un genio de las matemáticas para entender la dimensión de esta enfermedad: los estimativos eran de 300 millones de pacientes en el 2030 y ya los pasamos de lejos; ahora se habla de 592 millones de personas con diabetes dentro de 15 años, según la Federación Internacional de Diabetes.

“Cada 10 segundos dos personas son diagnosticadas”, explicó Martín Vásquez, internista endocrinólogo, de la Universidad de Antioquia.

Colombia no es ajena a esta realidad.

El panorama es preocupante: “De cada 100 personas, 8 tienen diabetes; de ellos, 4 no lo saben”, indicó Vásquez.

EDUCACIÓN, LA CLAVE

Si bien hay un componente genético, son los estilos de vida inadecuados los que “abonan el terreno para desarrollarla”, dijo Álvaro Rico, presidente de la Federación Diabetológica Colombiana y la Fundación Colombiana de Diabetes, en el ‘Foro de prevención de la diabetes tipo 2’, que se realizó en Bogotá. “Quienes no cuidan su alimentación, suben de peso y son sedentarios, están en problemas. Ese es el camino más seguro para llegar a la diabetes”, agregó.

Otro tema en el que las estadísticas no mienten: el sobrepeso y la obesidad han aumentado un 25 % en el último quinquenio y este es un paso previo.

Son problemas “generalizados en Latinoamérica y seguirán contribuyendo a la creciente presencia de la epidemia de diabetes”, explicó Enrique Caballero, internista y endocrinólogo.

Ante esta realidad, especialistas como Amel Bracho, coordinador del 55 Curso Nacional de Actualización en Diabetes, que se realizó en Ocaña, Norte de Santander, insistió en la necesidad de reforzar “los programas educativos e implementar estilos saludables (alimentación adecuada y ejercicio) en los programas de prevención y promoción”.

También hizo un llamado “a los proveedores de salud (médicos), para la búsqueda sistemática de las personas en riesgo; y a los medios de comunicación, la industria de alimentos y el Gobierno, para que lideren campañas que permitan reducir ese impacto”.

DE QUÉ SE TRATA LA ENFERMEDAD

La diabetes se presenta cuando el páncreas, que es el encargado de segregar insulina que se convierte en glucosa o ‘combustible' o energía para las células, no produce suficiente o el organismo no la utiliza eficazmente.

Entonces, los niveles normales de azúcar en la sangre se disparan y se presenta la diabetes, que puede ser tipo 1, tipo 2 (más común en adultos y muy relacionada con los problemas de sobrepeso y obesidad o en general con los estilos de vida inadecuados) o la del embarazo o gestacional, que es pasajera.

Si la diabetes no se controla adecuadamente, “puede afectar los ojos, el cerebro, el corazón, las fibras nerviosas, la función sexual, los riñones, los pies, la circulación”, señaló Álvaro Rico, médico endocrinólogo.

El objetivo es prevenir la enfermedad, pero quienes ya la tienen deben recibir tratamiento, cambiar sus hábitos y mantener bajo control los niveles de azúcar.

“Con los tratamientos existentes podemos mantener unos niveles absolutamente controlados de azúcar en la sangre en una persona diabética, como si no lo fuera”, precisó el doctor Rico.

Marisol Ortega G.

Especial para Portafolio




Publicado en http://www.portafolio.co/portafolio-plus/efectos-la-diabetes-el-corazon

lunes, 13 de agosto de 2007

pena


C R A S H

creo que se me rompió el corazón.

*
****

***
*

drop drop drop drop
una lágrima
luego otra
una lágrima
y otra.

*

*

B U M

es la pena que de pronto explota.

*
**

P L O P
hace el sonso de condorito.

*


me gustaría conocerte de nuevo.

me gustaría.

*