martes, 26 de agosto de 2014

«La inactividad laboral aumenta el riesgo para los enfermos renales»

A través de un estudio epidemiológico y después de muchas horas de análisis, ha descubierto cuatro factores que aumentan el riesgo entre los enfermos de riñón
Imagen: Dr. D. Domingo Hernández Marrero.
El grado de compatibilidad con el donante, la edad, la prioridad médica o el tiempo que se lleva en la lista de espera son los factores tradicionales que se han tenido en cuenta a la hora de acelerar la intervención quirúrgica entre los enfermos renales que llevan tiempo esperando un nuevo riñón. Ahora, un reciente estudio de Domingo Hernández Marrero, un reputado nefrólogo canario pero afincado en Málaga, ha dado con unos nuevos marcadores de puntuación a valorar, con el objetivo de priorizar las operaciones en aquellos pacientes de más riesgo.

«Calcular la probabilidad de muerte de los pacientes no es baladí, porque hay personas que pueden estar hasta cuatro o cinco años en la lista de espera», argumenta Hernández para defender la importancia de un proyecto que le ha supuesto dos años de investigación, y que poco a poco empieza a darse a conocer entre la comunidad científica.

Fundamentalmente, a través de un documentado estudio epidemiológico y después de muchas horas de análisis de datos y estadísticas, ha descubierto que hay cuatro factores claves que aumentan el riesgo entre los enfermos de riñón: someterse a diálisis a través de un catéter venoso (lo que incrementa el peligro de infecciones), tener más de 50 años, estar inactivos laboralmente y sufrir otras enfermedades como la diabetes o la hipertensión.

«Los cuatro a la vez multiplican por diez el riesgo para el paciente», resume el autor de esta investigación, que se publicó en el mes de mayo y que se ha difundido en congresos nacionales de la especialidad. Los datos ya se están empezando a analizar entre la comunidad científica y está por ver si supondrán un cambio definitivo de las pautas que ahora se establecen en las listas de espera. Esta es una de las investigaciones más recientes que ha dirigido Domingo Hernández, quien, a sus 53 años, es uno de los nefrólogos más respetados del panorama nacional, con una carrera a caballo entre Tenerife (su ciudad natal) y Málaga, ciudad en la que reside desde hace unos seis años y en la que se siente «muy bien adaptado».

Actualmente dirige la Unidad de Gestión Clínica Intercentros de Nefrología del Hospital Universitario Regional y del Hospital Clínico Virgen de la Victoria, donde está al frente de un equipo formado por cerca de más de un centenar de sanitarios, incluyendo una treintena de médicos.

Casado y con dos hijos (una dermatóloga y un economista), este nefrólogo se ha centrado en los últimos años en analizar las complicaciones derivadas de los enfermos renales o de aquellos que han sido objeto de un trasplante, con la intención de determinar los principales factores de riesgo y reducir los índices de mortandad. «La idea siempre es la de acelerar la intervención en los pacientes con más riesgo», apunta.

Premio nacional

Otro de sus recientes proyectos le valió la concesión del prestigioso premio Íñigo Álvarez de Toledo a la investigación en nefrología, después de estudiar a 114 enfermos con insuficiencia renal crónica, de los que 22 tenían además diabetes y elevados niveles de urea en sangre. Por primera vez, se demostró que estos pacientes desarrollan unos mecanismos patogénicos moleculares que intervienen en la aparición de ateroesclerosis, lo cual conlleva un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular después del trasplante.

Ahora, está inmerso en los prolegómenos de un ensayo clínico en el que colaboran la unidad que dirige en Málaga, el Hospital Universitario de Tenerife y el Valle de Hebrón de Barcelona. «Nos preguntamos si la retirada de los esteroides conlleva un mayor riesgo de rechazo del trasplante de riñón, y cómo hay que actuar en beneficio del paciente», explica. Y es que, sin esteroides mejora el sistema cardiovascular, pero suben los anticuerpos y, por tanto, la posibilidad de rechazo es más elevada. El ensayo se ha planteado para 230 personas y se espera que pueda arrancar a lo largo de septiembre.

Publicado en http://www.diariosur.es/malaga/201408/13/inactividad-laboral-aumenta-riesgo-20140813115627.html
Escrito por:


J. J. BUIZA | @jjbuiza