sábado, 21 de junio de 2014

De caminar con diabetes, y de la pobreza.

Caminar con diabetes, y la pobreza.

Cuando leí que donde se puede caminar facilmente, la diabetes no tiene tanta incidencia, la primera imagen que se me vino a la cabeza es la del pueblo que siento mío, la tierra de mis antepasados, en plena montaña central leonesa, donde Los Argüellos te obligan a "enmorriñarte" cada día con el recuerdo de la tierra y de la gente.

En mi pueblo, Valdepiélado, es sencillo pasear por sus calles de un lado a otro del Curueño y disfrutar en el paseo de los vecinos, esos vecinos que si no los conoces te parecen hoscos, pero que cuando les sientes de verdad son amabilidad de la buena, sin estar llenos de tonterías como las de un mueble bar.

Pero, a lo que iba, no en todas las aldeas de mi valle lo de pasear es fácil, aunque Julín y otros alcaldes como él hayan hecho calles "antirresbalones". ¡A ver quién es el guapo que se pega media hora de marcha en un sitio como Correcillas, o Valdorria, con diabetes, y jubilado!

Recuerdo que hace años aparecía Asturias como una de las Comunidades Autónomas con más prevalencia en diabetes. Hablando en cristiano, y entre nosotros: prevalencia se refiere a cuántos hay con esto. Se hablaba de los pueblines de la alta montaña, cerquita de los de mi valle, y de la endogamia como razones. Pero ahora resulta que aquellos resultados no eran fiables, porque no se tenían en cuenta factores como el envejecimiento de la población. En las aldeucas solo quedan abuelines. Así que malamente se podían extrapolar los resultados.







Para hablar de diabetes, usando datos de 2007, por CCAA quien se lleva la palma en España es Canarias, y le sigue Andalucía.:

"Canarias fue la comunidad con mayor prevalencia de diabetes, seguida de Andalucía y Baleares. Usando Madrid como referencia (prevalencia ajustada = 5,7%) se observó que Canarias y Andalucía tenían una prevalencia de diabetes significativamente superior a la de Madrid. Por otro lado, La Rioja, Asturias, Navarra, Castilla y León y País Vasco tenían una prevalencia significativamente inferior."

Entonces, ¿dónde queda eso de caminar por rutas facilonas?, ¿no será que hay más relación entre tener azúcar y no tener dinero, que con lo de disfrutar de una buena ruta del colesterol al uso? No tengo ni idea. Los que manejan datos ya dirán algo si les interesa. No olvidemos que, si relacionamos pobreza con diabetes, no les va a resultar sencillo arremeter como lo hicieron en el Reino Unido contra los que no cumplan con el tratamiento. Si es solo cuestión de caminar, sí que lo harán, porque no habrá "melenudo" que se oponga.




Imagen: El río del olvido.













Beatriz González Villegas.