sábado, 22 de marzo de 2014

Imprimir órganos para ser trasplantados

Publicado el 13/11/2012
http://fr.euronews.com/


El sueño de poder crear órganos para ser trasplantados está más cerca. Y esto gracias a las impresoras 3D, que están haciendo progresos tecnológicos gigantescos.
Imagen: http://medicalxpress.com/news/2013-04-organovo-ability-3d-human-liver.html


Imprimir en tres dimensiones un hígado, un riñón o un corazón humano parece hoy ciencia ficción... Sin embargo, varios equipos de investigadores en el mundo están haciendo importantes progresos en la materia. Entre ellos uno que trabaja en una empresa californiana, que utiliza la tecnología de las impresoras 3D para crear tejidos humanos.

Vamos a sumergirnos en este universo futurista. Para ello nos vamos a San Diego, en California. No lejos de la playa ni del centro de la ciudad, una empresa muy particular: Organovo.

Dirigida por Keith Murphy, aquí se trabaja con una de las primeras bio-impresoras del mundo. Es capaz de reproducir en tres dimensiones tejidos humanos. El objetivo final es imprimir órganos completos susceptibles de ser trasplantados.

"Imprime material gracias a dos cabezas. Por un lado tenemos las células... y por el otro el gel... Tenemos una precisión de 20 micrómetros... Puedes imprimir células... que se juntan en tres dimensiones para crear un trozo de tejido", explica Keith Murphy, director de Organovo.

Todo sucede en un espacio estéril, donde trabajan una treintena de ingenieros y biólogos.

La tinta biológica está hecha con células madre extraídas de tejido adiposo o de médula ósea. En tubos de ensayo se procede a su cultivo, ya que se necesitan millones para crear un milímetro de tejido.

Se ponen, capa por capa, las células y un gel que sirve de matriz. La forma la da el ordenador. Luego es la naturaleza la que toma el relevo. Las células se organizan solas para formar un tejido vivo.

Podemos imprimir fragmentos de músculos cardíacos, de pulmones y de vasos sanguíneos, pero todavía estamos muy lejos de un corazón o un hígado.

"Si no tienes la capacidad de crear vasos sanguíneos, estás limitado... De momento, sólo podemos trabajar sobre superficies milimétricas... pero el día que podamos imprimir una red sanguínea sobre una superficie más amplia podremos trabajar tejidos más grandes...", dice Murphy.

La principal ventaja de esta medicina regenerativa es que los riesgos de rechazo serían nulos, ya que las células provendrían del propio paciente.

Una tecnología cuyo objetivo, en el futuro, será paliar la escasez de órganos.

"Es muy dificil decir cuánto tiempo llevará. Por supuesto, todavía hay que hacer muchas investigaciones, experimentos y ensayos clínicos. Y todo ello llevará tiempo", afirma Michael Renard, vice presidente de Organovo.

De momento, es una tecnología que interesa a la industria farmacéutica, que utiliza esas muestras impresas para probar la eficacia de ciertos medicamentos.

Hoy por hoy, no sabemos si con esta tecnología se podrá reducir, en el futuro, el número de fallecidos por no haber recibido un trasplante a tiempo. Es todavía una tecnología muy futurista, en la que hay depositadas grandes esperanzas.