martes, 4 de febrero de 2014

LA CÁSCARA DE MANZANA AUMENTA LA QUEMA DE CALORÍAS Y REDUCE LA OBESIDAD



código destacado
La cáscara de manzana aumenta la quema de calorías y reduce la obesidad
Sección Salud. Publicación 03/02/2014 | 83100. Leída: 117 veces. 656 Palabras. Tiempo de Lectura 05:28

La obesidad y sus problemas asociados, como la diabetes y la enfermedad de hígado graso son problemas de salud cada vez más comunes a nivel global. Sin embargo, un nuevo estudio realizado en ratones por investigadores de la Universidad de Iowa, EE.UU., demostró que una sustancia natural de la cáscara de la manzana puede protegerlos parcialmente de la obesidad y algunos de sus efectos nocivos.

De acuerdo a los resultados de la investigación, la sustancia conocida como ácido ursólico reduciría la obesidad y los problemas de salud asociados a ésta, ya que aumenta la cantidad de músculo y de grasa parda; dos tejidos reconocidos por sus propiedades para quemar calorías.
Es así que los investigadores sometieron a los ratones a una dieta alta en grasas durante varias semanas, donde la mitad de los animales, además, recibió ácido ursólico en su comida alta en grasas.

Cabe señalar que el estudio -publicado en la revista PLoS ONE- fue dirigido por Christopher Adams, profesor asociado de medicina interna de la UI y académico de la Fraternal Order of Eagles Diabetes Research Center en la UI.

“A partir de trabajos anteriores, sabíamos que el ácido ursólico aumenta la masa muscular y la fuerza en ratones sanos, lo cual es importante porque podría sugerir una terapia potencial para la pérdida de masa muscular”, dijo Adams al sitio de noticias IowaNow.

“En este estudio, hemos probado el ácido ursólico en ratones con una dieta alta en grasas; un ratón modelo de obesidad y síndrome metabólico. Una vez más, el ácido ursólico aumentó el músculo esquelético. Curiosamente, también redujo la obesidad, la prediabetes y la enfermedad de hígado graso”, agregó.

“Puesto que el músculo es muy bueno en la quema de calorías, el aumento de los músculos en los ratones tratados con ácido ursólico puede ser suficiente para explicar cómo éste reduce la obesidad. Sin embargo, nos sorprendió descubrir que el ácido ursólico también incrementó la grasa parda, un fantástico quemador de calorías. Este aumento en la grasa parda también puede ayudar a proteger contra la obesidad”, comentó.

Hasta hace poco, los investigadores creían que sólo los recién nacidos tenían grasa parda, la que luego desaparece durante la infancia. Sin embargo, la mejora de las técnicas de imagen ha demostrado que los adultos conservan una pequeña cantidad de la sustancia, principalmente en el cuello y entre los hombros.

Algunos estudios han relacionado el aumento de los niveles de grasa parda con menores niveles de obesidad y con niveles saludables de azúcar y lípidos en la sangre, lo que sugiere que la grasa parda podría ser útil en la prevención de la obesidad y la diabetes.

Curiosamente, los ratones cuya dieta incluía ácido ursólico, comían más alimentos que los ratones que no recibieron el suplemento, y no hubo diferencia en la actividad entre los dos grupos. A pesar de esto, los ratones tratados con ácido ursólico ganaron menos peso y su nivel de azúcar en la sangre se mantuvo cerca de lonormal.

Los ratones tratados con ácido ursólico tampoco desarrollaron la enfermedad de hígado graso asociada a la obesidad, una condición común y actualmente incurable que afecta a aproximadamente uno de cada cinco adultos estadounidenses.

“Nuestro estudio sugiere que el ácido ursólico incrementa el músculo esquelético y la grasa parda lo que conduce a una mayor quema de calorías, y a su vez protege contra la obesidad inducida por la dieta, pre-diabetes, y la enfermedad del hígado graso”, señaló Adams.

“La grasa parda es beneficiosa y la gente está tratando de averiguar la manera de aumentarla. Llegados a este punto, no sabemos cómo el ácido ursólico aumenta la grasa parda, o si aumenta la grasa parda en ratones sanos. Y, lo más importante es que no sabemos si el ácido ursólico beneficiará a las personas. Nuestro próximo paso es determinar si el ácido ursólico puede ayudar a los pacientes”, concluyó.


Imagen 2
Imagen 3