viernes, 28 de febrero de 2014

Enfermedades de la piel relacionadas con la diabetes

El exceso de glucosa (azúcar) en la sangre puede causar complicaciones graves, incluyendo problemas en la piel. De hecho, hasta un tercio de los diabéticos padecen alguna afección en la piel relacionada con su enfermedad en algún momento de sus vidas. Afortunadamente, la mayoría de las enfermedades de la piel pueden prevenirse y tratarse con éxito si se detectan a tiempo. Pero si no se cuidan correctamente, las enfermedades cutáneas, aunque no reviertan importancia, pueden convertirse en un problema grave.

Enfermedades de la piel relacionadas con la diabetes

Escleredema diabético: Esta condición causa un engrosamiento de la piel en la parte posterior del cuello y de la espalda superior. Es poco común, pero puede afectar a personas que sufren de diabetes tipo 2. El tratamiento consiste en mantener el nivel de glucosa en sangre bajo control.

Vitiligo: El vitiligo es una enfermedad que afecta a la coloración de la piel. Las células que producen la melanina (la sustancia que controla el color de la piel) se destruyen, lo cual hace que aparezcan parches de piel decolorada. El vitiligo a menudo afecta al tórax y al abdomen, pero puede presentarse en la cara, alrededor de la boca, nariz y ojos. Esta enfermedad se asocia comúnmente con la diabetes tipo 1.

Problemas asociados con la resistencia a la insulina

Acantosis nigricans: Esta enfermedad provoca el oscurecimiento y el engrosamiento de ciertas áreas de la piel, especialmente en los pliegues de la misma. La piel toma un color marrón y puede presentar relieves. Muy a menudo, se parece a una pequeña verruga, aparece en los lados o en la parte posterior del cuello, las axilas, debajo de los senos y la ingle. De vez en cuando, la parte superior de los nudillos toma un aspecto particularmente inusual.

Acantosis pigmentaria: La acantosis pigmentaria usualmente afecta a personas que padecen de sobrepeso. No existe cura para esta afección, pero la pérdida de peso puede mejorar sus síntomas. Esta dolencia suele preceder a la diabetes.

Problemas asociados con la reducción del suministro de sangre a la piel

Problemas de la piel relacionados con la aterosclerosis: La aterosclerosis es el estrechamiento de los vasos sanguíneos provocado por un engrosamiento de las paredes de los vasos debido a la acumulación de placa. Aunque la aterosclerosis se suele asociar con los vasos sanguíneos existentes cerca del corazón, también puede afectar a los de todo nuestro organismo, incluidos los que suministran sangre a la piel. Cuando los vasos sanguíneos que irrigan la piel se estrechan, se producen cambios debidos a la falta de oxígeno, tales como la pérdida del cabello y la decoloración de las uñas. Dado que la sangre transporta las células blancas que ayudan a combatir las infecciones, las piernas y los pies afectados por la aterosclerosis se recuperan de las heridas de forma más lenta.

Necrobiosis lipídica dibeticorum: Ocasiona cambios en el contenido de colágeno y en la grasa existente debajo de la piel. El área de la piel superpuesta adelgaza y se enrojece. La mayoría de las lesiones aparecen en las extremidades inferiores y pueden ulcerarse si son sometidas a un trauma.

Dermopatía diabética: Se caracteriza por la aparición de manchas en las piernas, esta condición se desarrolla como resultado de los cambios producidos en los vasos sanguíneos que irrigan la piel. Las manchas no producen dolor, aunque pueden ocasionar picazón

Esclerosis digital: Es una enfermedad en la que la piel de los dedos de pies y manos se vuelve gruesa y cerosa. También puede producir rigidez en las articulaciones de los dedos.

Xantomatosis eruptiva: Esta condición puede tener lugar cuando los triglicéridos se elevan a niveles extremadamente altos. La resistencia grave a la insulina hace que sea difícil eliminar la grasa de la sangre. Al elevarse los niveles de grasa, existe un riesgo mayor de contraer pancreatitis.