domingo, 1 de julio de 2012

Mañana amanece, que no es poco

se terminó todo, el debate del 9, la agonía de los penaltis, el #GraciasSara, el miedo a los invencibles alemanes, queda el orgullo por nuestros deportistas, y mañana, un nuevo día en el que los españoles habremos perdido nuestro oficio temporal de seleccionador nacional. Espero que no perdamos más y que esta alegría colectiva nos dé fuerza para recuperarnos. Que falta hace.