sábado, 26 de mayo de 2012

tabúes

Nací en 1971 y, aunque había oído hablar de la Guerra Civil a los abuelos, nunca recibido ni una sola clase sobre la misma hasta el bachillerato, BUP. Incluso entonces, sólo recuerdo haber tomado un par de clases sobre el particular. Sin embargo recuerdo clases exhaustivas acerca de Sagasta, Maura, Canalejas, la dictadura de Primo de Rivera, Azaña y Niceto Alcalá Zamora.

No sé por qué todas las clases terminaban el 18 de julio de 1936. Ninguna lección más después de esta fecha, salvo el paso a breves reseñas a la Constitución del 78.

Por vivir en Madrid, sabía que los mayores llamaban José Antonio a la Gran Vía, y también se nombraba mucho las calles General Mola y García Morato. De la Segunda Guerra Mundial, lo mismo, sólo información sobre cuándo empezó y terminó. Lo demás sólo supe algo a través de los tebeos, "Hazañas Bélicas" y "Zona de combate", bastante libres de ideologías o eso me parecía, y donde hasta la muerte en combate era algo hermoso. Nada de horrores de retaguardia, claro.

De Stalin ni hablamos. No supe quién era casi hasta llegar a la carrera. De hecho me aprendí lecciones y lecciones sobre Karl Marx en tercero de BUP, ¡en la asignatura de religión!, pero de Stalin y sus gulags, nada de nada.

¿Por qué ocultar los episodios más graves de nuestra Historia reciente? la ignorancia sólo provoca más ignorancia, y como tantos profesores han repetido "el pueblo que no conoce su Historia está condenado a repetirla".

Un ejemplo, de ayer mismo: ¿sabe este chaval cuántos millones de personas murieron por culpa de esa bandera que porta?