viernes, 7 de octubre de 2011

una entrada sobre el mundo espiritual

Ayer tuve una interesante conversación con tres personas, todos creyentes y dos de ellos además miembros de la iglesia católica. La conversación, inicialmente pacífica, fue derivando en una lucha de posiciones, a lo largo de la cual entramos en temas en los que sospecho que ninguno éramos eruditos.

Pasa a veces que tratando de argumentar y explicar nuestra idea nos metemos en jardines desconocidos, y dado que la teología es una materia tremendamente vasta y difícil de abarcar, frecuentemente el interpelado echa mano de certezas históricas (Sábana Santa), conceptos morales (matrimonio, procreación ....), e incluso físicos ("alguien ha debido crear la materia ...") ... y menos mal que ya nadie se atreve con discusiones tipo si Dios es uno o trino.

Como no había manera de aclararnos, les propuse olvidarse de debates teológicos y hablar sobre Jesús. Desde fuera de la Iglesia, el Nuevo Testamento parece fácil de aprehender, pero tanto dogma y norma añadida a posteriori convierten al Catolicismo en una religión muy compleja. El cristiano no católico dijo que eso explica que surjan millones de nuevos cristianos que ven en el mensaje de Jesús como un referente, pero que sienten a Roma como un viejo gruñón y mandón, que no nos deja vivir "una religión a la carta".

- "Entonces ¿se puede ser religioso y plantearse conflictos morales o sociales?", pregunté. Los dos católicos dijeron que no, defendiendo el "prietas las filas" y argumentando que los pastores de la Iglesia son personas iluminadas por Dios y los creyentes no tienen más que seguir el consejo de éstos. El tercer cristiano discrepaba enormemente:
   - "¿Qué clase de libertad es esa?"
   - "no cuestiono tu libertad, pero pensar que puedes llegar a Dios sin el consejo de las personas que dedican su vida a la oración es pecar de soberbia".

La conversación dio lugar incluso a sutilezas geográficas: ante la crítica a la pompa de los obispos occidentales, uno de los conversadores dijo: "es que el mensaje de un obispo aquí no puede ser el mismo que el de un obispo en África", me pareció un comentario interesante sobre el que todavía estoy pensando pues da lugar a múltiples lecturas.

En fin, que pasada una hora y media nos emplazamos a otro debate futuro, para el que supongo cada uno traerá una batería de datos, argumentos, estadísticas ... . Seguiremos informando.