martes, 30 de agosto de 2011

London calling

pues eso, que Londres me reclama y he decidido hacer caso a su llamada. Estaré un mes currando en la capital victoriana con el objetivo de entender las complicadas mentes de los británicos, y admirar sus buenas costumbres, por supuesto.


Bueno, aquí os dejo la susodicha llamada. Pasota, pero sugerente a la vez: