sábado, 19 de marzo de 2011

¿Qué son las Cajas?

nunca habría pensado hace unos años que las cajas de ahorros podían ser una carga para el país. Esporádicamente se oían voces (normalmente provenientes del entorno bancario) que clamaban contra unas entidades supuestamente favorecidas por el Fisco y sin la presión de beneficios de sus rivales privados.

Por poner un ejemplo de las diferencias con sus "primos" BBVA o Santander, éstos han crecido al mismo ritmo que Caixa o Caja Madrid, pero mientras han empleado sus beneficios en el crecimiento orgánico y en el reparto de dividendos a sus accionistas, las Cajas han gastado en las sus respectivas "obras sociales" e invertido el excedente (millonario) en crear grandes carteras de títulos de otras compañías.

A priori esta política de las Cajas no ha de ser mala, ni buena. Es simplemente la consecuencia de no tener que entregar sus beneficios al propietario, por la sencilla razón de que no existe. Por tanto las cajas complementan la labor social del Estado con bibliotecas, guarderías, formació, mecenazgo, recuperación del medio rural y acercamiento de las oficinas a lugares que no son rentables para los bancos tradicionales (localidades de menos de 1.000 hab. ). Y además, son fuentes de inversión en empresas españolas. Iberia, SOS, NH, Gas Natural, Indra, CAF, Miquel y Costas, Tecnocom, Realia, Pescanova ... son propiedad en más del 15% de las susodichas cajas.

Y está ¿claro? que si tienen dinero para gastar en labor social y en comprar acciones, deben ser empresas rentables ¿no?. Y también deberíamos alegrarnos de que tengamos una reserva de fondos ¿públicos? de tal calidad. Y entrecomillo "públicos" porque quiero suponer que todo lo que no es privado, es público por exclusión.

Pero algo no cuadra, y aquí van las dos preguntas que nadie me
responde:

1. si son rentables ... ¿por qué dicen que necesitarán un rescate de miles de millones de euros?

2. y, si son públicas, ¿cuando salgan a Bolsa el dinero proveniente de su venta revertirá en el Estado?

Finalmente, y esta es una pregunta que debería preocupar a la Admon. Pública, ¿cuando se privaticen las cajas, y comiencen a dedicar sus beneficios a retribuir a los inversores, quién cubrirá la labor social que ahora desarrollan las obras sociales?