martes, 26 de octubre de 2010

Decepciones


dicen que gobernar es difícil, pues anda que votar ... lo es más. Cierto que lo del voto es una tarea corta, unos segundos cada dos años o así. Lo malo es que es un trabajo en el filo. No hay vuelta atrás. Si uno se equivoca, ... a pechar con tu responsabilidad por lo que resta de mandato.
Pobres de los que votaron a Suárez pensando que era un continuista del régimen, ¿y de los que se manifestaban contra la OTAN minutos antes de votar a González?. Qué decir de los que esperaban que Aznar echase atrás el aborto ..., y luego, ¿qué cara pusieron cuando vieron al líder negociar con ETA?. De ZP, poco que decir, éste nos ha puesto de acuerdo a todos, votantes y no votantes. Un referéndum para echarle de su escaño llevaría a las urnas a gente que no se ha acercado a un colegio electoral en su vida. Quizá sería el voto más fácil de nuestras vidas.


Escudriñando hacia el último día que hubo un político en condiciones vamos a tener que rebuscar en los libros de Historia Antigua, donde, por cierto, he encontrado esta joya de la Historia de la Música "Rollin´Stone" con Muddy Waters.