martes, 19 de enero de 2010

Don


Creo que hay un antes y un despues desde aquel accidente por una averia mecanica en su burra, la rotura del manillar en plena bajada izo perder parte de la fe que siempre hay que tener para descender con un trasto entre las piernas, a lo que pudo ser, saldó el lance con eridas leves... Creo que vuelve con ansias renovadas, me alegro, por que parte de este mundo lo ha descubierto Don