martes, 5 de junio de 2007

lima, algún mal día

Vivo en la ciudad que vive del río muerto
Camino por entre la tierra de la tierra rota
De los huecos vivientes
Evado insultos y gritos
Me escondo detrás del único gran árbol
En mi podrida ciudad
Yo corro entre basura
respiro excrementos del aire que respiran
humanos e inhumanos
¡Monstruos,
Llévense a los monstruos!
Lejos, dentro,
A su guarida oficial con la bandera que llora y no vuela.
¿Cómo hacerles la guerra?
¿Cómo quitarles esta ciudad del olvido,
Y empezar a recordarla?
Nos levantaremos
Algún día
De nuestras camas y saldremos a llenar los agujeros
A lavar los suelos
A plantar un segundo árbol
Para ya no tener que escondernos.
De los monstruos.