viernes, 8 de junio de 2007

escobas

No me gustan las escobas
Menos cuando tienen como compañero
A un pequeño recogedor
Tan pero tan pequeño
Que tengo que ponerme al nivel del polvo
Para sacarlo de mi piso
De entre mis zapatos
De entre los cables que se enredan solos
y no admiten intrusos.
Me gustaría tener un gran soplido
como el de ese lobo malo
y de una sola vez
limpiar mi casa entera.