jueves, 27 de mayo de 2010

martes, 18 de mayo de 2010

Diccionario Poetico:

Letra A (III):

Auster, Paul






Autobiografía del ojo

Cosas invisibles, enraizadas en el
frío, creciendo
hacia esta luz
disipada
en todo lo que alumbra. Nada
tiene fin. La hora regresa
al comienzo de la hora
en que respiramos: como si
nada fueran. Como si yo
no pudiera ver
nada
que no es lo que es.

En el límite del verano
y su calidez: cielo azul, colina púrpura.
La distancia
que sobrevive.
Una casa hecha de aire, y el flujo
del aire en el aire.
Como estas piedras
que se deshacen sobre la tierra.
Como el sonido de mi voz
en tu boca.

Versión de Jordi Doce
De "Despariciones" Pre-textos 1996

*********

Azua, Felix De





Ahora es mi turno, cuando cierro los ojos...

Ahora es mi turno, cuando cierro los ojos
y me olvido de ti, de tu salvaje higuera y tus higos salvajes,
cuando tu carne, como un libro de cuentos, resplandece en la noche
a la luz de un hogar mediterráneo;
y me dejo cegar por el brillo solar de la memoria
mientras mi cuerpo entero se quema en un chispazo.

Ahora infantiles yemas te descubren, y entre las llamas muertas
rescato el viejo yugo, los utensilios viejos y las viejas guirnaldas
del buey, de la cebada y de la Pascua de Resurrección.
Es mi turno, no el tuyo. Te levanto en mis palmas
como se exponen los recién nacidos
a las nubes plomizas, irritadas
como vacas repletas que atronan el establo
los campos secos, el pozo, la uva amarga.

Pero tú, hecha una niña, también tientas las ubres, y arqueada
jadeas entre brasas; es mi turno y tú danzas
resonando perpleja y sonriente,
átomo, brizna, astilla de una combustión
que no puedo pensar sin sentirme infinito.

Tus yemas y tu sonrisa atónita me invitan al incendio...
pero me venden luego por la espalda como cosa fútil,
como ese azar minúsculo, gratuito
que te alcanza las nubes y se empeña en durar.

Y mientras tú contratas con terribles clientes
a los que yo sólo conozco por el nombre,
y cuyas sombras, mantos, miradas esquinadas,
me hacen alzar la sábana aterrado;
hundido al fin, hundido,
olvidado por fin, perdido y solo, cobijado en mí mismo,
puedo gritar, gritar hasta romper el techo y por la grieta ver
la esplendorosa faz sin ojos y sin boca
que me agarra del cuello y me disuelve en risas,
fuego de azufre, espanto y aroma de castaños.

lunes, 17 de mayo de 2010

apretarse el cinturón

me figuro que la manida expresión se refiere a que, tras una epoca de escasez, sobran algunos agujeros de la correa que sujeta nuestra panza y toca tirar de ella si no queremos quedarnos en ropa interior delante del respetable. Aunque quedándome en las meras palabras, me doy cuenta que la frase en cuestión sólo puede aplicarse a los que alguna vez estuvimos gordos no a los que ya estaban famélicos hace un par de años.
Y es que los políticos que hace unos meses se llenaban la boca de solidaridad, aprietan ahora el pescuezo de aquéllos que dependían de nosotros para sobrevivir. Los españoles hemos sido los primeros, por una vez en algo, y con una de las últimas medidas "urgentes" hemos reducido la ayuda al desarrollo, ya de por sí bastante magra. Nuestros ministros saben que los pobres de entre los pobres no se manifestarán en la Castellana y ello les habrá permitido acometer el recorte con más tranquilidad.
Bueno, nada nuevo bajo el sol en lo que toca a los políticos. Es de esperar que al menos los particulares mantengamos nuestros donativos o incluso hagamos un esfuerzo suplementario. Eso sería admirable.

jueves, 13 de mayo de 2010

Mal fario

Hoy nos dieron los buenos días el ansiado título del Atleti y el recorte del estado social anunciado por el gobierno. No digo que ambas cosas tengan algo que ver ... pero con el mal fario que tiene el Atleti ...,

Ya sin tanta coña, es triste que las medidas aprobadas hoy vayan directamente contra el poder adquisitivo de la gente. Seguro que es necesario reducir los costes, pero ¿cómo convencernos de que la única manera es bajar sueldos o subir impuestos (que al final es lo mismo), mientras otros gastos se mantienen sin que esté clara su utilidad?

¿Si tan jodidas están las cosas por qué no ... ?
  • se reduce las subvenciones a las diferentes iglesias y asociaciones
  • se suspende el mantenimiento urbano por este año (parques, jardines, pavimentos, elementos urbanos ... )
  • se obliga a las empresas públicas y cajas de ahorros a entregar sus beneficios al Estado
  • se suspende toda actividad propagandística de las entidades estatales: cartelitos, anuncios en los medios, cambio de logos y demás elementos de marketing.
estos cuatro puntos se me acaban de ocurrir, pero seguro que hay más sitios donde rascar, aunque algunos de ellos precisen de modificaciones legislativas:
  • Hoy el gobierno "pide" a las autonomías que reduzcan el gasto. ¿Pide? ¿cómo que pide? ¿o sea, que el gobierno del estado, elegido por TODOS los españoles, no puede forzar a una parte más pequeña del estado a colaborar en un asunto de urgencia nacional? esto hay que modificarlo ya.
  • Cambio en la función pública. Esto no es reducir los sueldos. Al contrario, se trata de que los funcionarios tengan un buen sueldo por realizar un buen trabajo. Si esto se consigue, el volumen de la Administración se reduciría a la vez que subiría la producción.
  • Control exhaustivo de las arcas del estado: subvenciones, recaudación de impuestos, incentivos e indemnizaciones. Si gastamos, hemos de saber en qué.
Y no es que sea yo una lumbrera, que esto se le ocurre a cualquiera. Bueno, a cualquiera que no tenga el cerebro troquelado por intereses de partido.

domingo, 9 de mayo de 2010

A contracorriente

como buena sardinilla, uno suele dejarse llevar por la corriente. Es cómodo y te sientes arropado por millones de semejantes. Estamos tan acostumbrados a la rutina, a hacer "lo de siempre" o lo políticamente correcto, que tiene algo de rebelión el simple hecho de cambiar de tercio antes de tiempo y por un día dejar de ser sardina y promocionar a salmón.

Sienta bien.