miércoles, 11 de noviembre de 2009

El roce de tu piel

a veces me parece que estamos educados para sentir miedo. De niños somos espontáneos sin duda, pero la vergüenza crece con los años y los sentimientos quedan ocultos, cerca de la piel, pero siempre bajo de la superficie.

He visto una película en la que un hombre y una mujer recuerdan su romance de 25 años atrás. Aún se atraen, pero se mueren de miedo ante la perspectiva de expresarlo. Entre silencios y evasivas suena la música, y bailan al compás de los acordes de una canción cantada con letra española y alma de frontera. La melodía les envuelve y despoja de sus prejuicios. Se tocan, se acarician, caen las ropas y las miserias se olvidan ...

Un rato después, tras el clímax, los cuerpos yacen y las mentes se liberan. Palabras ahogadas media hora antes ahora fluyen sin freno y ambos hablan sin tapujos de sus verdaderos sentimientos. Sin duda ambos se consideran afortunados por haberse liberado de prejuicios y ataduras , pero estuvo en su mano hacerlo antes y sin embargo pasaron años mirándose de soslayo y probablemente echándose la culpa uno a otro de su mutua infelicidad.

Extraños seres los humanos.

Me quedo con la parte bella de la historia y me alegro de que una caricia sea capaz de romper la más hermética armadura. Quizá tengáis algún recuerdo similar. Os pondré música para ayudaros a evocarlo.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Dummies


hasta hace poco, cuando oía el término "dummy" solía evocar esos muñecos vestidos de amarillo y con marcas tipo diana en la cabeza. Unos tipos sonrientes, probablemente porque no saben de su oficio hasta que no se despanzurran en algún simulacro de accidente automovilístico, aéreo o cualquier "crash test" que se les ocurra. Quizá la única razón de fabricarles con esa sonrisa es para eliminar cualquier vestigio de remordimiento en sus creadores. No olvidemos que antes de aparecer estos muñecos (años 50), los mismos experimentos se hacían con cadáveres o con animales vivos (cerdos o monos). Es más limpio cargarse un trozo de plástico y tela.



El caso es que un par de años atrás, comencé a oír el término "dummy" en mi empresa. Utilizaban ese adjetivo para designar aquellos clientes que ya no eran interesantes. Tranquilos, no penséis que a los clientes pequeños los sometemos a un "crash test". Simplemente se les quitaba el comercial asignado y, de alguna manera, se le dejaba a su suerte.

Nunca más pensé en ello hasta que, hace unos meses, a una compañera que siempre anda poniendo motes a todo bicho viviente, se le ocurrió llamar "dummies" a todos aquéllos trabajadores de la empresa que parecían "prescindibles". A saber, personal de soporte, asistentes, teleoperadores, etc ..., la mayoría de los cuales sobreviven subcontratados durante años, sin gozar de los privilegios de los "titulares" y por supuesto cobrando mucho menos dinero.

A estos "dummies" se les reconoce pronto, aunque no vistan de amarillo ni tengan dianas a ambos lados de la cara. La empresa les agrupa bajo direcciones de e-mail genéricas o en escritorios para uso compartido. No tienen móvil de empresa, no tienen tickets de comida o seguro médico, y suelen ser de sexo femenino. Como son subcontratados, basta con llamar a la contrata y pedir otros cuando advertimos que no funcionan bien. Como juguetes rotos, suplantarles es sencillo. Normalmente ni siquiera es necesario el mal trago del despido cara a cara, y a veces, hasta nos hacemos a la piadosa idea de que la contrata les ha "recolocado" en otro lugar. Por cierto, los delegados sindicales nunca se ocupan de ellos. No olvidemos que realmente pertenecen "a la contrata" y allí les defiende su propio sindicato ( me parto ).


Ah, estos "dummies" humanos no se ríen. Ni puta gracia les hace su situación.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Monasterio (POL)

Jeto es viajar, como diria Emilio "Ciringas", ecologicamente sostible, la singlaDURA de ayer, aunque el buen humor fue constante, no dejó de mezclar unos ingredientes que la hacen casí épica, con muchas horas (la mayor parte)de noche ciclando con un terreno que se comia la rueda, el gasto energetico se aproxima a las 3.500 kcal, la ingesta diaria ronda las 2000 kcal, en mi caso, enton teño marxen para las jornadas gastronomicas que se avecinan, una pena mañana sabado non poder firmar a las cuatro en el TALLER, el domingo Botillo BTT en Molinaseca (delicatesen).....breico

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Más bosque para la península

Según el Informe la Situación de los Bosques Españoles, elaborado por la Sociedad Española de Ciencias Forestales (SEFC), nuestra masa forestal crece al un ritmo del 1,5% anual. Hablamos de casi 300 millones de nuevos "bebés de árbol" cada año. No tengo datos del número de árboles que desaparecen, pero seguro que cada vez son menos, ya sea por la disminución de las talas para hacer leña, ya por el mayor control de incendios llevado a cabo los últimos años.

Lo que se observa a simple vista, es que donde antes había cultivos y ganado, hoy la Naturaleza trabaja para devolver al campo su aspecto primigenio. En nuestra montaña segoviana fresnos, robles, chopos y encinas recuperan terreno. Y el crecimiento de la sabina en la zona de Prádena-Casla-Sigueruelo es realmente espectacular.

Respecto a las repoblaciones, la mayor parte de las veces se hacen con poca cabeza. He visto cómo se replantan algunas riberas de los ríos madrileños con cierto sentido y planificación, pero la repoblaciones de la montaña siguen haciéndose con poco orden y sospecho que sin contar con estudios de viabilidad ecológica. Pinares y eucaliptos siguen siendo los favoritos, aprovechando su valor económico, y son menores las repoblaciones de hayedos o castañares. En la foto se puede ver un aislado acebo junto al tradicional modo de repoblación de pinos "en terraza"

También la repoblación sin control trae daños colaterales. El otro día un paisano del pueblo dijo que la causa de la actual escasez de arroyos y fuentes podría ser la repoblación del pinar que se llevó a cabo hace 30-40 años. Al convertir la ladera en una sucesión de terrazas se destruyeron los torrentes y las "mini-cuencas" que alimentaban cada fuente. La reflexión tiene sentido.

domingo, 1 de noviembre de 2009

La crisis de los ...

cuando yo era adolescente ya se oía que Fulano o Mengano estaban en "la crisis de los 40". Quien hacia el comentario solía hablar en plan condescendiente, e incluso a veces despectivo, acerca de gente cercana a la cuarentena que se frustraba porque la vida no les había ido como imaginaron, y reaccionaban, en muchos casos, tratando de recuperar la juventud. Cuidar el cuerpo, comprar un coche deportivo, ligarse a una jovencita ... era la vía de escape. Vamos, algo natural cuando la gente se cansa de lo que tiene y echa de menos el último momento emocionante que experimentaron en la vida.

Ahora leo en "El País" que lo de la "crisis de los 40" es un término caduco. Ahora toca la "Generación Peter Pan". Pues vale.

No creo que haga falta inventar nuevos términos para definir a los que vamos a pasar el ecuador de la vida. Hemos vivido de puta madre, vivimos de puta madre y viviremos de puta madre. Nos han pagado los estudios, no hemos currado hasta ser mayores de edad y muchos nuestros padres todavía siguen pendientes de cubrirnos allá donde no llegá la cobertura de papá-estado. ¿Qué el futuro es incierto? sí, claro como todos los "futuros" a no ser que tengas una bola de cristal en casa (y sepas usarla)

Basta de victimismos. No somos una generación especialmente maltratada, de hecho, ni siquiera somos "especiales". La única diferencia con nuestros mayores es que las responsabilidades nos han llegado un poco tarde, justo cuando nos habíamos acostumbrado a lo bueno.