miércoles, 8 de octubre de 2008

Despedida de soltero

Un lugar con playa. Viaje relámpago desde Madrid con otros cuantos atunes más. Viaje animado, gente nueva y otra no tanto, sitio distinto. Excusa: uno que se casa.

Viernes:
Carretera y manta. Reparto de habitaciones ya con la cerveza en la mano. Cenad rápido que se acaban las copas. Marcha, marcha. ¿Diossss pero cuántos años tiene esa mocosa? Vámonos, que creo que aquí a los de más de 30 palos los matan (no hay ni uno). No, waiter, de la botella sin etiqueta no, que vomito. ¿Y el novio? mírale, tan de puta madre está. Vamos a otro laoooooo ¡qué amigos más de puta madre sois! cuidao que pisas a ese tío. Bum, bum, bum, Red Bull. O sea que esto es un "después de horas" de ésos. Sí, sí, ya puedes contar que has estado en uno, pero … ¡espabila! que te duermes. Bum, bum, bum … qué mareo… ¡Coño! Si ya amanece. ZZZZZZZZZZZZZZZ.

Sábado:
Qué bonito el sol por la mañana. A mi me duele el melón. ¡Y a mí, no te jode!. Cojones, quieres dejar de enviar mensajitos a tu novia. Paella sin gambas ni ná. ZZZZzzzzzzzzz otra vez, pero ahora sobre la arena, en la playa. Descansa que queda otra noche. Más paella, ahora con gambas. ZZZZZZZZz, ¡tío, pero si es la primera! Mi hermano se encuentra a alguien de Madrid, cómo no. Eso, eso, alcóhol con etiqueta que soy el de ayer. Primera baja, se le llevan las mulillas al hotel. La gente aplaude. Exaltación de la amistad, again. Esssse novioooo. La leche, llevo cinco. Aún no ha amanecido pero las farolas parecen soles. Voy ciego.

Domingo:
ZZZZZZzzzzzz, ¿qué hora es? Pom, pom, pom, limpieza de habitación. Esta tostada sabe a pescado. ¿Una cervecita? Pa levantar la resaca, chavales. Abrazos. Nos vemos en Salamanca el día de la boda. ¿Y las fotos? ¿dónde están las putas fotos?

ja, ja, pues eso. El diario anterior fue de la despedida de Sato el año pasado. Este finde la del Chato TxeMari. A ver si nos superamos ...

domingo, 5 de octubre de 2008

otra vez él

A veces lo extraño desde el fondo. Desde mi mismísima conexión con el cosmos. Desde mi tomacorrientes interno. Lo extraño completamente.

Lo extraño con pasión, sin ansiedad, con completa convicción y placer.

Me detengo un momento, cuando ocurre que lo extraño, y me dejo tomar por esto que es como la resaca de todo lo que pasó, de tanta vida junta. Son segundos, pocos, en que una marea empieza por mis pies, y sube tibia por mi cuerpo hasta llegar por debajo de mis ojos. Y ahí se queda. Sin mojar nada. Y desaparece.

El oculista me dijo que mis ojos andan faltos de lágrimas. Yo sé que esa es una condición destinada a cambiar, a desaparecer. Me rehúso a adjudicarle semejante estado a mi edad cronológica. No lo acepto.

 Mi receta diría algo así como “busque usted algún tipo de confrontación con la realidad y emotive sus ojos”. Algo debe estar por suceder (lo deseo, lo espero, lo pido a lo que queda del año) algo bueno, que regrese mis ojos a la normalidad.

(Extraño llorar mientras lo extraño)

***

No tengas prisa, en verdad no tenemos que llegar a ninguna parte.

falta poco para 28

Te veo todo blanco pedazo de tiempo delante de mí y no tengo cómo mancharte de algo que tenga aunque sea un ligero sentido.

Como anda todo quieto y tranquilo como aguita en un vaso relajado, pues que el único viento que sopla es el de mi respiración. Y sin viento no se avanza, ni para la izquierda ni la derecha. Pasaron las ballenas debajo de mi bote y me dejaron una carta que no debo abrir todavía.

Primero lo primero, me dijeron, y ya tengo los lentes puestos y asumidos y veo mejor. Entiendo mejor, las letras no se juntan, dijo el doctor, mi doctor, nuevo pero viejo, mío, porque me hizo serios descuentos. Mi doctor flaco, alto y pelado, de barba. Mi oculista. Mis ballenas. Mi pedazo de arena y de mar. Mi bote, y mi respiración.

Puse una película a correr ahora, y me llevó en tren entre colores de la vida y maletas de Louis Vuitton que algún día copiaré.

 >>>>>>>               >>>>>>>>               >>>>>>>>

Hasta que tenga nuevas maneras de juntarlas no se habla más de este asunto con palabras.

viernes, 3 de octubre de 2008

No decirse la verdad
para comerse el alma
en las esquinas
es decirle al aire
que se inventan relojes
para retrasar el tictac
acelerado de la muerte.



Smilies

Hoy voy a hacer publicidad de otro blog. Se llama “Faces in Places” y se dedica a encontrar rostros en los sitios más insospechados. No sólo en un árbol o en una roca, o en una nube, que eso está muy visto, sino en cualquier lugar u objeto.

Lo que más me ha gustado es que casi todas las caras sonríen. Debe ser por eso por lo que no hay ninguna foto de Mariano Rajoy o de Maria Teresa Fernández de la Vega, je, je. Bueno, no me meto más con ellos, que yo tampoco soy el doble de Adonis (aunque sí sonrío y mucho)

Hay va el enlace. A ver qué os parece. El blog admite colaboraciones, así que si tenéis alguna foto de este estilo, podéis enviarla para que os la publiquen: