Mostrando entradas con la etiqueta sensor. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta sensor. Mostrar todas las entradas

Diabetes: nuevo test de glucosa sin pinchazos en el horizonte

Por Rob Goodier

NUEVA YORK (Reuters Health) - Los diabéticos podrían dejar de tener que pincharse los dedos varias veces por día para controlar sus niveles de glucosa en sangre si un equipo logra avanzar con su descubrimiento.


Imagen: La proteína fluorescente que ilumina a la ciencia

El equipo de Sylvia Daunert, de la Universidad de Miami, publica en ACS Chemical Biology avances significativos en eldesarrollo de sensores que controlan continuamente los nivelesde azúcar en sangre sin utilizar muestras de sangre. Losresultados incluso podrían visualizarse en un dispositivo móvil como un teléfono celular.

"No hay dispositivos capaces de controlar la glucosa de manera continua durante períodos prolongados. Los péptidos sensibles (a la glucosa) que diseñamos nos permitirán lograr ese control continuo", aseguró Daunert por e-mail.

Con su equipo modificó una proteína para que se pudiera unir a la glucosa con la capacidad de emitir una señal en cada unión: su fluorescencia se debilita y la proteína se oscurece.

Esa señal, que es la intensidad de la fluorescencia, "se puede evaluar con un medidor portátil y el resultado se puede transmitir por vía inalámbrica a un teléfono inteligente o la Nube", aseguró vía e-mail John Pickup, profesor de diabetes y metabolismo de la Facultad de Medicina del King's College de Londres y que no participó del estudio.

Hoy, los diabéticos pueden utilizar bombas de insulina que le administran al organismos dosis preestablecidas de insulina mediante catéteres subcutáneos. Pero esos dispositivos aún no tienen la capacidad de controlar el azúcar en sangre.

Daunert anticipa el desarrollo de catéteres implantables sensible a las variaciones de las proteínas que se unen a la glucosa. Esos sensores podían conectarse a la bomba de insulinapara ajustar la liberación de las dosis automáticamente.

¿Cuándo podrían estar disponibles esos dispositivos? Aún quedan obstáculos por superar y no hay métodos en desarrollo que podrían incorporarse en un dispositivo comercial. Pero los investigadores son optimistas.

"Primero, necesitamos estudios in vivo con animales y, luego, seres humanos para obtener la aprobación (de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos). Podría decir que habría que esperar cinco años para que los biosensores con catéteres estén en el mercado", dijo Daunert.

"Cualquiera sea el método utilizado para la ingeniería de las proteínas, los estudios nuevos sobre la GBP como sensor de glucosa brindan nuevas oportunidades alentadoras para el monitoreo de la glucosa por fluorescencia en la diabetes", opinó Pickup.

FUENTE: ACS Chemical Biology, 19 de mayo del 2014.


Publicado en http://www.eleconomista.es/interstitial/volver/aciertoj/empresas-finanzas/noticias/6062748/09/14/Diabetes-nuevo-test-de-glucosa-sin-pinchazos-en-el-horizonte.html#Kku88nGePmoGCUt7



FreeStyle® Libre mide la glucosa sin pinchazos

3 septiembre, 2014 • TECNOLOGÍA PARA DIABÉTICOS

La multinacional Abbott acaba de anunciar en el día de hoy que ha recibido la Marca CE (Conformidad Europea) para su Sistema de monitoreo de glucosa FreeStyle®, una nueva tecnología de detección de glucosa revolucionaria para las personas con diabetes.

El sistema FreeStyle® de Abbott elimina la necesidad de los molestos pinchazos. La lectura de los niveles de glucosa de las personas con diabetes se lleva a cabo a través de un sensor que se puede llevar en la parte posterior de la parte superior del brazo un máximo de 14 días. El sistema estará disponible en siete países de Europa en las próximas semanas, entre ellos España.

FreeStyle® de Abbott consiste en un pequeño y redondo sensor, aproximadamente del tamaño de una moneda de dos euros, colocado en la parte posterior del brazo y mide la glucosa cada minuto en el líquido intersticial a través de un pequeño filamento que se inserta debajo de la piel y la mantiene en su lugar con una pequeña almohadilla adhesiva.

Cada análisis muestra un resultado de glucosa en tiempo real, una tendencia histórica y la tendencia de la glucosa en sangre. El lector guarda los datos hasta 90 días. El software de sistema FreeStyle® de Abbot permite que los datos se presenten de forma sencilla con un gráfico visual tanto para los profesionales sanitarios como para los pacientes.

“El Sistema FreeStyle® de Abbott cumple una importante necesidad de las personas que viven con diabetes,” dijo Robert Ford, vicepresidente senior, Diabetes Care, Abbott. “Los pacientes nos dijeron que la incomodidad del pinchazo les impedía controlar mejor su diabetes”.

Las principales características del Sistema FreeStyle® de Abbott incluye:

  • El sistema no requiere pinchazo en el dedo
  • El sensor es desechable, resiste al agua y se puede llevar dos semanas
  • Las lecturas de glucosa se ​​pueden realizar muchas veces al día
  • Los datos generados por el sistema están diseñados para proporcionar las tendencias y patrones que pueden ayudar a las personas a determinar cómo modificar los alimentos y otras conductas para manejar mejor su diabetes en consulta con sus profesionales de la salud.
  • El sistema FreeStyle® de Abbott estará disponible en Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, España, Suecia y el Reino Unido en las próximas semanas y estará disponible para su compra en línea a través de una página web en cada mercado.





Abbott estrena Flash de monitoreo de glucosa, una nueva alternativa para punciones capilares


Imagen

En la reciente conferencia de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) 2013, Abbott estrenó una nueva categoría de tecnología de monitoreo de glucosa en la diabetes llamado Flash Glucose Monitoring (Monitoreo de glucosa rápido).

Este Sistema de control de glucosa en investigación de Abbott está diseñado como una alternativa a la monitorización de glucosa en sangre tradicional; en lugar de requerir las tradicionales punciones en los dedos, que recoge los datos continuos de glucosa para permitir la generación de datos que permiten generar un informe avanzado llamado el perfil de glucosa ambulatoria.

El sistema de monitoreo de glucosa Flash implicará el uso de un sensor de glucosa se lleva en la piel (como los del Monitoreo continuo actual) durante un máximo de 14 días y un dispositivo lector de pantalla táctil inalámbrica. El parche que se usa en el cuerpo contiene el sensor que es del tamaño del dólar de plata y alrededor de un dedo de espesor. Los usuarios pueden escanear el lector de pantalla táctil sobre el parche del sensor para obtener el valor de glucosa en tiempo real, una flecha de tendencia de la glucosa, y un gráfico de tendencia que muestra las últimas ocho horas. El sistema se calibra en la fábrica, es decir, los usuarios no tendrán que introducir los valores de punción capilar para la calibración - esto podría ser un cambio de panorama, si todo va bien, así como toda una hazaña de ingeniería y fabricación.

Una diferencia entre el nuevo sistema y tradicional CGM ( por ejemplo, Dexcom G4 Platino, Medtronic Sof-Sensor/Enlite, Abbott FreeStyle Navigator) es que el dispositivo de Abbott no tiene alarmas, ya que los datos no se envían continuamente al dispositivo de lectura; el usuario debe escanear físicamente el lector sobre el parche para obtener la glucosa en tiempo real que es una de las limitaciones de CGM, además de coste y la necesidad de calibración. Una nota importante es que será descargable para PC y Macintosh.

Pensamos que el sistema de monitoreo de glucosa en Flash estará disponible en Europa en el segundo semestre de 2014. Aunque no existe una línea de tiempo actual para los Estados Unidos, tenemos la esperanza de que Abbott llevará el producto a los EE.UU. Para obtener más información, puede visitar el sitio Web de Abbott.

Cabe destacar que el sistema permitiría a los usuarios revisar su glucosa varias veces sin las limitaciones de la supervisión tradicional de glucosa en sangre (por ejemplo, el dolor, la visibilidad, datos incompletos, y el costo de pagar por cada tira). Esto último es importante dadas las limitaciones crecientes en el número de tiras que las personas con diabetes pueden usar. El sistema de Flash podría ser especialmente útil para los niños y los ancianos, que pueden sentir el dolor de las punciones más que otros, a mujeres embarazadas que (idealmente) se miden por lo menos diez veces por día, y los pacientes de hospital. Las personas con prediabetes también se beneficiarían de los controles más frecuentes. Para controlar la progresión de la prediabetes y aprender acerca de lo que hace que sus niveles de glucosa aumenten.

Un Software asociado del producto permite la recolección de datos para un perfil de glucosa ambulatorio, que debería hacer que sea mucho más fácil para los pacientes optimizar su manejo de la diabetes a partir de datos continuos de glucosa - los informes de ejemplo parecen ser bastante bien diseñados, sencillo y lleno de datos procesables. Las grandes preguntas sin respuesta estarán relacionada con el costo y el precio - esperamos aprender más en este sentido durante el próximo año.


Traducción: Dra. Ana González Cabral

Presentan páncreas biónico que se instala debajo de la piel

Cuando el sensor detecte un descontrol de la glucosa en el paciente, mandará la información por celular y actuará de inmediato suministrando la insulina que se requiere.

BLANCA VALADEZ

14/06/2014
San Francisco

La Asociación Americana de Diabetes dio a conocer el primer páncreas biónico instalado debajo de la piel y cuya función es disminuir de manera dramática la elevación en los niveles de la glucosa, además de reducir complicaciones como son comas y decesos prematuros debido a que el aparato suministra en tiempo real la insulina requerida a los pacientes con diabetes tipo 1.

La investigación efectuada por el Instituto Nacional de Salud de La Universidad de Boston y el Hospital General de Massachusetts demostró que este páncreas biónico, que no es otra cosa que un sensor que se instala sin mayor complicación por debajo de la piel, forma parte de las tecnologías médicas del futuro con lo que se reducirán en más de un 90 por ciento las hospitalizaciones de emergencias, incapacidades, discapacidades y deterioro generalizado del organismo, así como muertes prematuras por descontrol.

En la 74 Convención Internacional de ADA, Ed Damiaco, investigador participante y profesor de biomedicina en la Universidad de Boston, precisó que los pacientes con tipo 1, incluyendo a los niños y jóvenes, ya no tendrán que someterse al clásico estudio de pinchazo de dedo para que una tira de laboratorio indique sus niveles de glucosa después de cada comida y luego ajustar las dosis de insulina para mantenerse estables.

La investigación dada a conocer en este Congreso internacional que reúne a más de 18 mil participantes, entre ellos 14 médicos e investigadores de 111 países, detalla que el páncreas biónico tiene también una aplicación para que a la hora de que detecte algún descontrol de la glucosa mande la información por celular -medico, paciente y familiares- y actúa de inmediato suministrando la insulina que se requiere.

Los resultados dados a conocer en ADA ya fueron publicados desde el pasado 15 de junio en New England Journal of Medicine, donde se reportó el seguimiento a 20 adultos, y 32 jóvenes y niños de Europa mientras realizan sus tareas cotidianas.

Ed Damiaco precisó que las personas que cursan con diabetes tipo 1 constantemente caminan "por la cuerda floja" porque una de las peculiaridades de la enfermedad es que el páncreas de este sector no producen insulina y cualquier des compensación por un alimento, alteración emocional o física se les sube en cuestión de minutos los niveles de sangre colocándolos en un grave peligro de tener complicaciones adversas.

Por ello, dijo, la mayoría debe estar constantemente monitoreado, varias veces en el día se tiene que picotear un dedo para controlar sus niveles de glucosa e intentar intervenir antes de que haya mayor deterioro en el organismo como riñones, hígado, y todo el sistema inmune que termina por causarles agotamiento, cansancio extremo y la imposibilidad de tener un ritmo de vida normal como cualquier persona.

De ahí la importancia de este páncreas biónico, cuyo sensor es removible, delgado, se inserta debajo de la piel y automáticamente, en tiempo real, monitorea los niveles de glucosa, provee insulina y evita las constantes inyecciones. Funciona con dos bombas, una que realiza los análisis y procesa la información registrándola y enviándola al celular y, la otra, que dota de insulina a los pacientes.

Steven Rosell, también coautor de la investigación, profesor asistente de medicina en el Hospital General de Massachusetts, agregó que las personas con diabetes tipo 1 tienen un páncreas que no produce o produce muy poca insulina, por lo que esta nueva tecnología se puede asimilar como el equivalente de estar usando un equivalente a un termostato manual que actúa de manera inteligente dejando niveles de glucosa normales.

De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que la incidencia de la diabetes tipo 1 está teniendo en promedio un incremento anual del 3%; y que anualmente 78 mil niños menores de 15 años desarrollan la enfermedad que se caracteriza por la inhabilidad del páncreas para segregar insulina. En 2011 fallecieron por diabetes tipo 1 un total de 4.3 millones de personas jóvenes en el mundo.







Publicado en http://www.milenio.com/cultura/pancreas_bionico-sensor_para_medir_la_diabetes-tecnologia_del_futuro_0_317368405.html

En busca del páncreas artificial

ESTUDIO De un modelo español
En busca del páncreas artificial

  • Investigadores valencianos y catalanes impulsan un ensayo para evaluar un sistema
  • Se trata de un nuevo modelo que calcula la dosis óptima de insulina en cada momento
  • El dispositivo se evaluará en 20 pacientes adultos a lo largo de un año

EL MUNDO Madrid 19/05/2014

Mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes tipo 1. Ese es el objetivo de un ensayo que varias universidades y centros españoles han puesto en marcha para valorar la eficacia de un dispositivo que controla el nivel de glucosa e insulina en el cuerpo y que evitaría tanto las hiperglucemias como las hipoglucemias a lo largo de todo el día.

Se trata del denominado páncreas artificial, un sistema formado por un sensor de glucosa, una bomba que administra insulina y un algoritmo que se instaura en un ordenador que recibe la información que le llega del sensor y, en función de ésta, va modificando la bomba de insulina llegando incluso a pararla si es necesario.

"Existen en estudio otros dispositivos similares a este. Pero la principal diferencia es que los demás se han focalizado en el control nocturno mientras que el nuestro está pensado para el control postpandrial [tras las comidas]", explica a EL MUNDO Jorge Bondia, ingeniero del Instituto de Automática e Informática Industrial de la Universidad Politécnica de Valencia, centro que junto con la Escuela Superior Politécnica de la Universidad de Girona, el Instituto de Investigación Sanitaria (INCLIVA) del Hospital Clínico Universitario de Valencia y el Hospital Clínic de Barcelona han desarrollado este modelo y se encargarán de evaluarlo en 20 pacientes.

A lo largo de un año, 20 personas adultas con diabetes tipo 1, la que requiere administración de insulina para su control, participarán en un ensayo con el que pretenden valorar la eficacia de este sistema a la hora de reducir el número de episodios de hipoglucemias, mejorar el control del azúcar tras las comidas y reducir la variabilidad de la glucemia en cada persona a lo largo de los días.

Para ello, el sistema establecerá mediciones cada 15 minutos del nivel de azúcar en sangre y, en función de esa concentración, ordenará un aumento o una disminución de la infusión de insulina. Los investigadores compararán el control glucémico del sistema con el método tradicional a lo largo de un año. "Realizaremos diferentes estudios con cada paciente. Pero este será sólo el primero de muchos, ya que en este caso sólo valoraremos la eficacia del dispositivo cuando el paciente está en el hospital. En un futuro, se tendrá que evaluar cómo funciona este sistema de manera ambulatoria, cuando el paciente está en su casa", asegura Bondia.

Según el doctor Juan F. Ascaso, jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, "el páncreas artificial debe dar autonomía y seguridad a los pacientes, permitiéndoles vivir la enfermedad sin obsesiones, además de evitar complicaciones derivadas de las bajadas de glucosa. Se trata de acercarnos a tratamientos a la medida del paciente reduciendo los problemas derivados del tratamiento y los costes.


Un ensayo pionero en España probará un modelo de páncreas artificial en 20 pacientes del Clínico de Valencia y Barcelona



lainformacion.commartes, 20/05/14

El páncreas artificial es un dispositivo que calcula la dosis "óptima" de insulina de acuerdo con las necesidades de cada paciente.
La terapia intensiva de insulina que es muy eficaz, pero tiene como contrapartida el incremento de episodios de hipoglucemia.



(EUROPA PRESS). Un ensayo clínico pionero en España, en el que participan la Universitat Politècnica de València, el Instituto de Investigación Sanitaria (Incliva) del Hospital Clínico de Valencia, el Clínic de Barcelona y la Escola Politècnica Superior de la Universitat de Girona (UdG), estudiará la eficacia de un páncreas artificial, uno de los últimos avances de tecnología aplicada a la salud, sobre 20 pacientes con diabetes tipo 1 en tratamiento con ISCI, diez de cada centro hospitalario.

Según han informado la UPV y el Incliva, el páncreas artificial es un dispositivo que se basa en un algoritmo matemático de control quecalcula la dosis "óptima" de insulina de acuerdo con las necesidades de cada paciente y en cada momento. Se trata de dotar a las bombas de insulina que utilizan los pacientes con diabetes tipo 1 de un sistema adicional (algoritmo de control) que les indique la cantidad de insulina "justa y necesaria para un paciente en cada momento".

El ensayo está dirigido en el Clínico de Valencia por el doctor F. Javier Ampudia-Blasco, del Servicio de Endocrinología del Hospital Clínico Universitario, en colaboración con Paolo Rossetti, del Hospital Fransec de Borja de Gandia, e investigador del Incliva.

El ensayo materializa un proyecto de investigación que se remonta a 2004, cuando investigadores del Instituto de Automática e Informática Industrial de la UPV, Jorge Bondia, y del Instituto de Informática y Aplicaciones de la Universitat de Girona, Josep Vehí, decidieron buscar soluciones para evitar "uno de los grandes problemas que aún hoy tienen los pacientes con diabetes, que es decidir la cantidad de insulina necesaria en cada momento".

Actualmente, según ha explicado Jorge Bondia, ingeniero y co-investigador, "el paciente es sometido a una terapia intensiva de insulina, bien mediante inyecciones diarias múltiples o con la infusión continua mediante bombas de insulina. Sin embargo, la terapia intensiva de insulina que es muy eficaz, pero tiene como contrapartida el incremento de episodios de hipoglucemia. Y por otra parte, niveles muy bajos de insulina pueden conducir al coma diabético".
Monitorización de la glucemia

La monitorización de la glucemia constituye un elemento "fundamental" en el tratamiento y control de los pacientes diabéticos. Según el doctor Ampudia-Blasco, "la diabetes mellitus tipo 1 es una enfermedad crónica que requiere la administración de insulina de por vida. Hoy en día, en aquellos pacientes donde la administración de inyecciones múltiples de insulina no consigue un óptimo control de la glucemia, la utilización de bombas de insulina, sistemas de infusión subcutánea continua de insulina (ISCI), pueden ser una alternativa".

Las investigaciones realizadas en los últimos años, han demostrado que además de estos sistemas de ISCI, la utilización conjunta de una bomba de insulina y de un sistema de monitorización continua de glucosa (MCG), "pueden ser de utilidad en pacientes seleccionados para mejorar el control de las cifras de glucemia".

Sin embargo, los sistemas existentes hasta ahora "no toman decisiones de forma automática, y requieren siempre que el paciente interprete la cifra de glucosa y decida qué hacer en cada momento respecto a la dosis de insulina que hay que administrar".

El sistema de asa cerrada o "páncreas artificial" (PA) incorpora un algoritmo inteligente de control (controlador), que interpreta los resultados de la glucosa proporcionados por un sensor de glucosa y decide la cantidad de insulina a administrar, de manera automática, en cada momento.

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan estos sistemas de PA es el control de las cifras de glucosa después de las comidas y además debe decidir la infusión de insulina durante la noche, donde diversos equipos ya han demostrado su eficacia. El controlador interpreta los resultados de la glucosa proporcionados por un sensor de glucosa y decide, cada 15 minutos, la cantidad de insulina a administrar de manera automática.

El primero de los estudios se llevó a cabo la semana pasada con uno de los pacientes del Clínico de Valencia. Según el doctor Juan F. Ascaso, jefe del servicio de Endocrinología y Nutrición del Clínico de Valencia, "el páncreas artificial debe dar autonomía y seguridad a los pacientes, pemitiéndoles vivir la enfermedad sin obsesiones, además de evitar complicaciones derivadas de las bajadas de glucosa".

Para el director general de Incliva, Rafael Carmena, "esta investigación trae un mensaje de esperanza a los pacientes diabéticos" ya que el desarrollo de sistemas de páncreas artificial "puede contribuir en un futuro no lejano a mejorar el control de la diabetes tipo 1, mejorar el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes con esta enfermedad".









Publicado en http://noticias.lainformacion.com/salud/un-ensayo-pionero-en-espana-probara-un-modelo-de-pancreas-artificial_9gggtelngVoh0jqMWnDyI2/





Un dispositivo que predice las hipoglucemias nocturnas


SALUD Diabetes tipo 1
  • Un dispositivo que predice las hipoglucemias nocturnas
  • El sistema prevé las bajadas de azúcar en sangre con 30 minutos de antelación 
  • Conectado por Wifi, es capaza de parar la bomba para que deje de administrar insulina 
  • Se trata de un mecanismo en experimentación que todavía no está comercializado 
  • Su uso se vincula con la bomba de insulina y con un sensor que mide la glucosa 

ÁNGELES LÓPEZ Madrid
Actualizado: 11/05/2014

Uno de los problemas más graves de las personas diabéticas que se tratan con insulina es el descenso de sus niveles de glucosa por la noche, conocido médicamente como hipoglucemia. Al estar dormidos, estos pacientes podrían no darse cuenta de este hecho y, si no toman ninguna medida, una fuerte disminución de la glucemia deriva en convulsiones, un coma e incluso la muerte. Precisamente, este hecho pudo ser la causa -todavía sin confirmar- del fallecimiento esta semana de un joven diabético de 20 años en Huesca, tras permanecer desmayado más de 36 horas en un autobús. Para evitar casos como éste, investigadores de la Universidad de Stanford (EEUU) han desarrollado un dispositivo que predice cuándo va a ocurrir una bajada de azúcar y la corrige.

Cuando la glucosa desciende mucho, debido bien a una actividad intensa o por un exceso de insulina, el cuerpo reacciona con una serie de síntomas. En primer lugar suele aparecer sudoración, sensación de hambre y cansancio o mareo. La ingesta de algo dulce suele ser la solución para corregir esa descompensación, si en ese momento la persona diabética se da cuenta. Pero no siempre ocurre esto. "El 20% de las personas adultas con diabetes tipo 1 con al menos ocho años de evolución no suelen ser conscientes de las hipoglucemias, a pesar de la formación que hayan recibido sobre los síntomas. Así lo vimos en un estudio que publicamos en Medicina Clínica", afirma Ignacio Conget, de la Unidad de Diabetes del Servicio de Endocrinología del IDIBAPS-Hospital Clínic de Barcelona.

La diabetes tipo 1 supone el 95% de los casos de diabetes en la infancia y en torno al 10% de los que se dan en la etapa adulta, donde es mucho más frecuente la 2, generada por el sobrepeso y los malos hábitos de vida. En el primer tipo, su tratamiento es siempre la administración de insulina, mientras que en el segundo, se podría controlar con dieta o con antidiabéticos orales. Mientras que las pastillas no suelen dar problemas de hipoglucemia, la infusión de insulina sí que puede generar este problema bien porque la dosis no se ajuste a la cantidad de glucosa o porque la actividad física u otro factor cambie su metabolismo y disminuya más de lo normal el azúcar en sangre. Si a esos factores se une la insulina, el nivel de glucosa baja tanto que puede dar complicaciones, un límite que se sitúa en los 60 miligramos por delicitro de sangre.

El problema, como explica este experto, es que los síntomas típicos de este descenso de azúcar van cambiando a medida que se van produciendo hipoglucemias. Entonces, "se pueden generar confusión que dé lugar a que te equivoques de autobús, que falles un examen o que, en el día de tu boda digas que no quieres casarte (algo que hemos visto en consulta), pero también puede generar agresividad. Esto se debe a que el sistema nervioso reacciona como si le faltara oxígeno. Es uno de los problemas más importantes que tenemos en la diabetes", asegura Conget.



Probado en 45 pacientes

Los investigadores de la Universidad de Stanford han dado un paso más a los sistemas actuales para medir y controlar los niveles de glucosa. Ellos han unido un sensor de glucosa, que se coloca bajo la piel, a la bomba de insulina y ambos se conectan por Wifi a un ordenador. Además, los científicos han desarrollado un algoritmo que calculaba con unos 30 minutos de antelación una bajada de glucosa y, en ese momento, da una orden para apagar la bomba de insulina hasta que el nivel de azúcar se recupere.

El dispositivo fue probado en 45 personas, entre 15 y 45 años, con diabetes tipo 1 desde hacía 15 años de media. Cada persona participó unas 42 noches en este estudio, cuyos datos publica la revista Diabetes Care. Los pacientes durmieron en sus casas y no sabían si el sistema, situado la lado de su cama, estaba activo o no, pues se asignó de forma aleatoria en cada noche. El dispositivo predecía si el nivel de glucosa bajaría de los 80 milígramos por decilitro en los siguientes 30 minutos (un umbral ligéramente superior al que se considera límite) y apagaba la bomba de insulina.

Los datos mostraron que la infusión de insulina fue parada al menos una vez en el 76% de las noches y la duración media de estas desconexiones fue 71 minutos. Según los cálculos de los investigadores, los episodios de hipoglucemia se redujeron más de tres veces. Además, esta actuación no derivó en una hiperglucemia.

Para Mar Espino, jefa del Área de Pediatría y Neonatología de la Fundación Hospital Alcorcón (Madrid), "los resultados son espectaculares. Es un paso más en el control de la hipoglucemia. Lo bueno es que el dispositivo avisa antes y desconecta la bomba, por lo que no hay que meter azúcar extra. El problema con las bombas de insulina que están en el mercado es que, aunque vayan unidas a un sensor de glucosa, no hay retroalimentación. En cambio, con este sistema sí".

Limitaciones

El dispositivo, que está en fase de estudio y sin comercializar, puede tener alguna limitación. "No es perfecto, porque no detectó todas las hipoglucemias", indica Lucrecia Herranz, especialista de Endocrinología y Nutrición en la Unidad de Diabetes del hospital madrileño La Paz, que insiste en la importancia de la educación al paciente. No obstante, Conget insiste en que "la educación es importante pero en algunos casos estas hipoglucemias no se pueden evitar. Ojalá fuera todo abordable con la educación".

Otra limitación podría ser su precio, todavía sin estipular. Aunque las bombas de insulina son financiadas por la sanidad pública, no es así con los sensores de glucosa, que suponen un coste mensual de unos 270 euros. Un inconveniente añadido es que este sistema va vinculado a la bomba de insulina y no serviría, por tanto, para aquellos pacientes que utilizan los denominados bolígrafos para inyectarse la insulina.

"El uso de la bomba de insulina varía mucho de unos centros a otros y también cambia en función de los tipos de población. En la infancia es más complicado su empleo, porque al principio obliga a más controles insulínicos", explica Bartolomé Bonet, jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Can Misses de Ibiza, quien señala que "afortunadamente las hipoglucemias nocturnas graves no son muy frecuentes".

De hecho, como explica Conget, nuestro país es especialmente reacio a este sistema. "En España, su uso no llega al 5% de los pacientes con diabetes 1, mientras que la media en Europa está entre el 10-15%, llegando incluso al 20% en otros países, como Francia. Lo razonable, según las guías clínicas, es que la bomba la llevaran entre el 10-15% de los adultos y el 20-25% de los niños diabéticos".

No obstante, como afirma en un comunicado Bruce Buckingham, profesor de endocrinología pediátrica en Stanford y coautor de este estudio, para los que sí utilizan bomba de insulina "un sistema como este debería reducir radicalmente el riesgo de los diabéticos a sufrir una convulsión nocturna. Pacientes y padres podrán dormir mejor, sabiendo que hay mucho menos riesgo de hipoglucemia grave en la noche".

Precisamente, estos investigadores ya están ampliando su estudio a un grupo de pacientes mayor con una edad entre los tres y 15 años. "Muchos padres cuyos hijos son diabéticos se levantan varias veces durante la noche para comprobar los niveles de azúcar de sus hijos. Creemos que este tipo de sistema va a hacer mucho más fácil y cómodo para los niños al no tener que despertarles varias veces en la noche para hacerles mediciones. También los padres podrán descansar mejor", señala Buchingham.

Como concluye, Conget, "esto es lo más parecido a un páncreas artificial. Con él se conseguiría una situación ideal: que los diabéticos se desentendieran del control del azúcar". Aunque, como indica Bonet, "lo ideal sería tener en una sola pieza los tres dispositivos: bomba, sensor y ordenador".


Publicado en http://www.elmundo.es/salud/2014/05/11/536d03af268e3edc0a8b457d.html