Mostrando entradas con la etiqueta pie diabético. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta pie diabético. Mostrar todas las entradas

viernes, 5 de septiembre de 2014

El zapato perfecto para una persona con diabetes

Quizás las dos molestias mas importantes que sufren las personas con diabetes son: la perdida de sensación en algunas partes del cuerpo debido a la neuropatía, y los problemas circulatorios, especialmente en las extremidades (pies y manos). Por estas razones, el cuidado de los pies, es fundamental. En realidad, para una persona con diabetes, sufra o no de neuropatía o pobre circulación, es importante contar con los zapatos adecuados, tanto en el estilo o preferencia personal, como en las características que deben tener para ajustarse a las exigencias de la diabetes. A continuación, Diabetv te hará unas recomendaciones que podrías tomar en cuenta al comprar un nuevo par de zapatos:

  • Solo porque tengas un buen control de la diabetes no significa que no debas cuidar tus pies. Selecciona zapatos que proteja los pies de irritaciones, infecciones o ampollas. Es mejor ir a la zapatería en la tarde porque los pies tienden a hincharse a lo largo del día y te permitirá escoger mejor el tamaño del zapato para obtener una mejor protección.
  • Prefiere los zapatos que te cubran todo el pie. La exposición de los talones y los dedos aumentan la probabilidad de que ocurran infecciones o heridas. Las personas con diabetes deben evitar zapatos abiertos aunque pueden usar sandalias o zapatos altos ocasionalmente. Cuando los uses, revisa tus pies con frecuencia por varios día después de haberlos usado y trata de que sea por periodos breves. Claro, esto es valido para personas que no tengan neuropatías o complicaciones de circulación sanguínea.

  • Imagen 1.
Es importante que los zapatos cumplan con ciertas especificaciones de calidad. Tales como:
  • Cierre ‘mágico” o ajustable y material suave. Un cierre ajustable permitirá regular el zapato al pie para obtener el mayor confort. Un material flexible brindara aun mayor comodidad sobre todo si se inflama un poco al final del día.
  • Prefiere los zapatos anchos en la punta. Los zapatos muy estrechos en la punta pueden comprometer la circulación, lo cual, como hemos dicho, no es bueno en casos de diabetes.
  • Tacones bajos. No es recomendable que los tacones tengan una altura superior a 5 cm ya que aumenta la presión sobre los talones y los pies, en general.
  • Que tengan suelas tipo cojines internamente y recubrimiento duro en la parte superior. La suela interior aliviara la presión sobre los talones y un recubrimiento duro te protegerá de posibles golpes u objetos punzantes que puedan herir tus pies.
Imagen 2:
http://www.calzadoscomodos.com/
Para las personas que ya estén padeciendo de neuropatías o pobre circulación, es preferible que usen zapatos terapéuticos especialmente diseñados para ellos. Estos zapatos son diseñados por un Podiatrista para un máximo confort y protección.

En todo caso, Diabetv te recomienda que, no importa cuan bien tu manejes la diabetes, haz que el Podiatrista revise tus pies una o dos veces al año y determine los riesgos de que padezcas complicaciones en los pies. Pero, aun cuando no lo hagas, tu mismo revisa tus pies con frecuencia para detectar algún signo de complicación y asegúrate de comprar zapatos que sean satisfactorios y acordes con tus gustos y con la salud de tus pies.


Imagen 3








Publicado en http://blogesp.diabetv.com/el-zapato-perfecto-para-una-persona-con-diabetes/

martes, 26 de agosto de 2014

Sobre Diabetes: una nota al pie

Por Jorge Hernández Álvarez
26 Ago 2014 - 2:08pm

Caminar por la orilla del mar, dígase sol, playa y arena puede ser la fórmula habitual del cubano para pasar con mayor alegría el verano en esta tierra tropical rodeada de tanta agua. ¿Pero cuántos de nosotros, al hacerlo, no nos hemos lastimado al tropezar con algo oculto en la superficie arenosa, o enterrado algún objeto extraño en la planta del pie durante el recorrido?

Quizás a esa pequeña lesión la mayoría de las personas no suele prestarle mucha atención, pero para el más de medio millón de diabéticos que existen oficialmente en Cuba, no reparar en ello puede acarrearles adversas consecuencias.

Desde luego, la culpa no es de la playa, ni padecer tal condición impide el disfrute pleno de las bondades de nuestro mar, pero en el caso de estas personas existe el riesgo de sufrir complicaciones debido a lo que se conoce como pie diabético, a partir de heridas cotidianas o rozaduras en esa parte del cuerpo.

Sobre tal asunto, el Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral y de Primer y Segundo Grado en Endocrinología, doctor Eduardo Álvarez explicó a Cuba Contemporánea que se llama Pie Diabético a la infección, ulceración o destrucción de tejidos profundos del pie asociados a neuropatía y/o enfermedad vascular periférica en los pies de personas con diabetes mellitus.

No obstante, existe otro concepto como el de Pie de Riesgo, advierte el también especialista de la Clínica de prevención y cuidados integrales del Pie Diabético del Centro de Atención al Diabético del Instituto Nacional de Endocrinología.

Esta última noción alude a cualquier individuo con diabetes mellitus en el que se demuestre, por mínimo que sea, enfermedad vascular periférica, neuropatía diabética periférica, artropatía (deformidades de los pies) y/o dermopatía.

En el caso de la dermopatía se incluyen solo las que tienen una influencia directa en el desarrollo del pie diabético, como las micosis de las uñas y el macerado interdigital, la hiperqueratosis plantar, las fisuras plantares y la resequedad de la piel.

Según el Grupo internacional de trabajo de pie diabético de la Federación Internacional de Diabetes, cada año unos cuatro millones de personas con diabetes desarrollan úlceras en los pies.

La prevalencia varía de un país a otro y es aproximadamente entre 1.5-10%, con una incidencia de entre 2.2-5.9%. De estos, entre el 10-15% termina en una amputación, de ahí la necesidad de estar pendientes para evitar esta situación.

De acuerdo con el doctor Álvarez, el pie diabético no es más que una complicación crónica de la diabetes en una persona que no ha llevado un buen control metabólico luego de muchos años, y en la que se involucran múltiples factores, generalmente a consecuencia de la obstrucción de los vasos sanguíneos de pequeño, mediano y gran tamaño.

Por ejemplo, refiere el galeno, la microangiopatía (obstrucción de pequeñas arterias), es la causa de la neuropatía diabética periférica de los miembros inferiores, responsable de la pérdida de la sensación de protección del pie, es decir, si no hay dolor, la persona no se da cuenta cuando se producen lesiones en los pies como cuando pisamos un clavo o un vidrio, o cuando se introduce un pequeña piedra en los zapatos.

Además, agrega, la neuropatía es responsable de la pérdida de la fuerza y el tono de los músculos del pie, por lo cual se es propenso a caídas y se producen con más facilidad deformidades que cambian los puntos de apoyo con la consecuente formación de callosidades, que si no se rebajan, pueden llevar a la aparición de lesiones.

Por otra parte, la macroangiopatía (obstrucción de grandes y medianas arterias), produce la temida insuficiencia arterial periférica, impidiendo la irrigación correcta de los pies, que ante cualquier lesión, dificulta la correcta cicatrización de la misma, al llegarle poco oxígeno. Ante esta situación, si no se tienen los cuidados apropiados de los pies, se aumenta el riesgo de ulceraciones, considera el especialista.
¿CÓMO EVITAR EL PIE DIABÉTICO?

Según el doctor Álvarez, lo más importante en la prevención de lesiones en los pies es educar a la población diabética sobre los cuidados de esta parte del cuerpo. Esto lo lleva a cabo cualquier personal de los equipos multidisciplinarios de salud, como por ejemplo el médico y enfermera de la familia, el podólogo, el promotor de salud, diabetólogos, angiólogos e incluso personas con diabetes capacitadas para hacerlo.

Los principales consejos son: 

  • inspección diaria del pie para detectar lesiones como ampollas, hemorragias, maceraciones o fisuras interdigitales y signos de presión del zapato. Con ese fin se utilizará un espejo para la inspección de la planta y talón, o se les puede pedir ayuda a amigos y familiares. 
  • Antes de proceder a calzar el zapato, inspeccionar con la mano su interior para detectar resaltes, costuras con rebordes o cuerpos extraños. 
  • Cambiar las medias y los zapatos dos veces al día
  • Usar medias bien calzadas. 
  • No usar medias con costuras y evitarlas con borde elástico
  • Preferir las de algodón y de colores claros. 
  • No caminar nunca sin calzado. 
  • Utilizar zapatillas amplias en lugares como la playa o piscina. 
  • No utilizar nunca bolsas de agua caliente o almohadillas eléctricas para calentar los pies. 
  • No apurar el corte de las uñas, sino hacerlo de forma recta y limarlas suavemente. 
  • Si se utiliza esmalte de uñas, retirarlo cada cierto tiempo para dejar respirar las uñas.
  • Además, se aconseja lavar los pies con agua y jabón durante cinco minutos. 
  • Proceder a un buen aclarado y un exhaustivo secado, sobre todo entre los dedos. 
  • Antes de utilizar agua caliente en la higiene de los pies, medir la temperatura con el codo o pedir ayuda. 
  • Aplicar crema hidratante después del baño, respetando las uñas y la región interdigital.
  • Si los pies están fríos por la noche, usar medias que sean de algodón o lana para conservar el calor corporal. 
  • No cruzar las piernas en la posición sentada. 
  • No usar agentes químicos para eliminar granos y callos. 
  • Acudir periódicamente a los servicios de podología del área de salud.
  • Notificar a su enfermera o médico de familia la aparición de hinchazón, enrojecimiento o maceración aunque sea indolora.
  • Asimismo, se recomienda el uso del calzado adecuado, que debe ser cerrado, con aportación de amplia superficie y preferiblemente hecho de un material de piel suave, flexible y a la vez sólida, sin costuras interiores que puedan erosionar el pie. 
  • El cierre ideal debe ser de velcro o cordones y el tacón inferior a cuatro centímetros y ancho. 
  • Resulta aconsejable además al comprar el calzado, probarse los dos zapatos y llevarlos pocas horas cuando son nuevos.
    Imagen
¿CÓMO COMBATIR EL PIE DIABÉTICO?

Precisamente en la lucha contra esta dolencia, el doctor Álvarez concedió importancia a la labor de las Clínicas del pie diabético, que a través del trabajo de equipos multidisciplinarios de salud velan por el bienestar de los pacientes con Diabetes mellitus.

En ese sentido, destacó el papel fundamental del podólogo, profesional muy importante en la prevención y cuidados de las lesiones de los pies.

Además de realizar acciones de prevención como el corte de uñas y rebaja de callosidades plantares periódicamente, los podólogos están capacitados en algunos procederes como la cura de las lesiones, y son también, capaces de determinar puntos de presión anómalos y orientar el uso correcto de plantillas y calzado.

En el combate contra esta complicación crónica de la diabetes, el especialista igualmente resaltó la aplicación del Heberprot-P, que es un factor de crecimiento epidérmico, una proteína presente en el organismo que ayuda al proceso de cicatrización, y que se encuentra deficitaria en las personas con pie diabético.

Al infiltrarse en el fondo de la úlcera, explicó el galeno, este medicamento garantiza que dicha proteína haga su función correctamente y no sea degradada por las bacterias que viven en la superficie.

Esta vía de infiltración es la que ha logrado cambiar paradigmas en el tratamiento del pie diabético y ha salvado de la amputación a más de 140 mil personas en Cuba, Venezuela y otros países.

Producido en Cuba por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, el Heberprot-P se utiliza ampliamente desde 2007, por los servicios de angiología de todos los hospitales, así como también en un porcentaje importante de policlínicos, extendiéndose a la atención primaria de salud en los últimos años.
Imagen
De esta forma, en Cuba más de 29 mil pacientes han recibido la terapia con la consiguiente reducción del 80% del riesgo de amputación.

Según el especialista, es importante destacar que el éxito de este medicamento depende de una correcta técnica de aplicación y de los cuidados que el equipo multidisciplinario brinde, pues por ejemplo, para su uso no debe existir infección, y el lecho de la úlcera debe estar limpio, así como el paciente bien controlado de su glucemia.
ALGUNOS CONSEJOS ADICIONALES

De acuerdo con el doctor Álvarez, el mensaje más importante es que esta temida complicación de la diabetes se puede prevenir. Las pautas para conseguirlo son las siguientes: lograr un buen control metabólico, que incluye no solo el control del azúcar en la sangre, sino también el del peso corporal, la presión arterial y los lípidos en sangre fundamentalmente, y todo esto mantenido en el tiempo. Llevar adecuadamente el plan de alimentación y el de ejercicios físicos. Dejar de fumar. Aprender a convivir con diabetes y entrenarse en el cuidado de los pies.

Asimismo, se recomienda acudir a la consulta de seguimiento de su enfermedad tantas veces como el equipo médico lo estime y para ello si se logra involucrar en estas actividades a la familia y a la comunidad, se estará garantizando además que nuestra población con diabetes mellitus sea más saludable y tenga mejor calidad de vida, acotó el galeno.

jueves, 26 de junio de 2014

El 15% de los pacientes con diabetes tipo 2 tendrá una úlcera en sus pies

Mantener una constante precaución en la zona, puede evitar grandes problemas a futuro.
por: Matías Sánchez J.
jueves, 26 de junio de 2014

Imagen 1
Los pacientes que padecen de diabetes deben tener precaución día a día. Además de mantener un constante chequeo médico, sobre todo en sus pies. Un 15% de los pacientes con diabetes tipo 2, en el futuro presentará una úlcera en sus pies durante su vida y de no tratarse adecuadamente, el 85% puede terminar con su amputación a edades cada vez más tempranas.

Imagen 2
Camila Melo, enfermera políclinica de radioterapia del Instituto Nacional del Cáncer, entrega una lista de recomendaciones a los diabéticos, enfatizando en que se debe tener una precaución constante en los pies.

"Siempre deben estar atentos a no tener ninguna herida en la zona, debido a que puede traer graves problemas en el futuro. Una gran ayuda es revisarse los pies, después de cada ducha", comentó la profesional.
Recomendaciones:

- Mantener al día la dieta de diabéticos.
- Controles crónicos.
- Tomar los medicamentos al día.
- Revisar sus pies, después de cada ducha.
- Lubricar los pies.
- Usar calcetines de algodón, ideal sin costura. En caso de tener costura, usar el calcetín al revés.
- Tratar de ir al podólogo constantemente, en caso de no poder asistir, cortar sus uñas rectas.
- Usar zapatos cómodos y holgados, que trate de cubrir todo el pie.
- No andar descalzo.
- Usar lima de papel o cartón, no de metal.
- No usar piedra pomez.
- En caso de tener una herida, asistir inmediatamente al control con su enfermera o médico.

Imagen 3


Publicado en http://www.lasegunda.com/Noticias/Buena-Vida/2014/06/944405/El-15-de-los-pacientes-con-diabetes-tipo-2-tendra-una-ulcera-en-sus-pies
Imagen 1: http://saludyestadofisico.com/pie-diabetico-cuidados-y-consejos/
Imagen 2: http://medicadg.com/cuidados.html
Imagen 3: http://www.abbottdiabetescare.es/diabetes/pies.asp

martes, 1 de abril de 2014

El 50% de los pacientes diabéticos que debutan con una úlcera muere en los siguientes cinco años


Hace 6 horas - EUROPA PRESS, MADRID
El 50 por ciento de los pacientes diabéticos que debutan con una úlcera va a morir en los próximos cinco años, según ha asegurado la responsable de la Unidad de Pie Diabético del Hospital Universitario de Cruces de Bilbao, Pilar Vela, en el marco de la 'VIII Reunión Nacional de la Sección de Pie Diabético', organizada por la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV).

Y es que, la diabetes es la primera causa de amputación de extremidades en el mundo aunque, según ha avisado la experta, su importancia no va acorde a la percepción que se tiene de ella. "Si a alguien se le dice que tiene cáncer lo recibe como una noticia grave. Es una amenaza de muerte. Si se le dice que tiene diabetes o una úlcera en el pie diabético se entiende que es un mal menor. Sin embargo, el 50 por ciento de los pacientes diabéticos que debutan con una úlcera va a morir en los próximos cinco años", ha apostillado.

En este sentido, la doctora del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga, Rocío Merino, ha asegurado que todos los recursos que se empleen en la formación, educación y vigilancia del paciente son muy importantes para evitar que lleguen a fases tan avanzadas y, además, ahorrar costes a la Administración.

"Un 30 por ciento de las personas mayores de más de 60 años tiene diabetes y es una población frágil. Si les amputamos convertimos a esa familia en un drama. Además, hay que recordar que sólo un 30 por ciento de los amputados va a poder utilizar una prótesis para volver a caminar", ha apostillado, para señalar que estos pacientes suponen un "gran coste".

Por su parte, Vela ha recordado que la mayoría de estos diabéticos pierden la sensibilidad y cualquier traumatismo o roce del zapato les provoca una úlcera y, además, si "les falta riego y se les puede infectar", corren el riesgo "real" de pérdida de la extremidad.

Además, prosigue, son pacientes con una "muy mala" calidad de vida, al punto que un paciente con una úlcera activa tiene una "peor percepción" de calidad de vida que un paciente amputado, ya que si se le apunta, el paciente ve que se acabó el problema, de no ser así, siente que se le cronifica.

Por ello, Merino ha destacado la necesidad de que se establezca como sistema prioritario, a nivel de política sanitaria estatal, circuitos de derivación y unidades pie diabético, con equipos multidisciplinares interrelacionados, para que cuando los pacientes salgan del hospital "no caigan en un limbo en el que cuando haya una complicación no puedan volver".

martes, 18 de marzo de 2014

Realizan terapia celular para cáncer y pie diabético en IPS


La aplicación de la denominada terapia celular, con células madres, se utiliza para el tratamiento de cardiopatías, cáncer (leucemia, linfoma y mieloma), diabetes (arteriopatía periférica y pie diabético) y regeneración de heridas, y se realiza en el Hospital Central del Instituto de Previsión Social (IPS). Esto ayuda a mejorar la calidad de vida de los pacientes.


Lunes 17 de marzo de 2014
El procedimiento benefició el año pasado a un paciente cardiaco, que mejoró su función cardiaca y aguarda en lista de espera un trasplante; también a cinco personas con pie diabético que evitaron la amputación y a 12 enfermos con cáncer, con el trasplante de médula ósea. Este año aún no se inició el tratamiento, pero este mes se prevé aplicar la terapia en un paciente cardiaco con indicación de trasplante.

La doctora Romy Alcaraz, de la Unidad de Medicina Transfusional del Hospital Central del IPS, explicó que en el servicio de cirugía vascular atienden a pacientes que ya no tienen circulación a nivel arterial en las piernas (pie diabético) y cuando no tienen opción quirúrgica (amputación) se les ofrece el tratamiento bastante innovador.

“La médula ósea es un órgano que produce todas las células de la sangre, que son multipotentes, pueden diferenciarse de acuerdo al lugar que uno inyecta. Si inyectas en el lugar que necesita para que se forme esa arteria dañada por la enfermedad, vuelve a tener circulación y cura las heridas y calma el dolor. Si es que no llega a curar la herida, van a la amputación”, explicó la doctora Alcaraz.

El uso de las células madres para el tratamiento de la disfunción cardiaca ayuda a prolongar la espera hasta la aparición de un donante para un trasplante de corazón.

El plasma rico en plaquetas, que forma parte de la terapia celular, se utiliza también como complemento. Es para curación de heridas, cicatrices, úlceras y regeneración ósea para politraumatizados.

AVANCES. “Con la utilización de células madres y plasma rico en plaquetas, sin llegar al trasplante, se hizo infusión en pie diabético, que tenían úlceras en los dedos y en los pies, que no respondían a la cirugía vascular. Fuimos viendo cómo las úlceras iban cerrándose. En muchos de esos pacientes no hubo necesidad de amputación del miembro”, destacó el doctor Óscar Echeverría, jefe de la Unidad de Medicina Transfusional del Hospital Central de la previsional.











Imagen: http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S0212-71992004000900008&script=sci_arttext
Publicado en http://www.ultimahora.com/realizan-terapia-celular-cancer-y-pie-diabetico-ips-n775633.html

martes, 28 de enero de 2014

En verano se incrementa riesgo de úlceras en los pies de diabéticos

Martes 28 de enero 2014
 

  • En verano se incrementa riesgo de úlceras en los pies de diabéticos
  • Deben evitar caminar descalzos, usar zapatos cómodos y cumplir con indicaciones médicas.

Durante el verano las personas diabéticas deben tener especial cuidado con sus pies, dado que las altas temperaturas incrementan el riesgo de sequedad y deshidratación de la piel y los hace propensos a sufrir laceraciones, posteriores úlceras, infecciones, destrucción del tejido, y en casos extremos, amputación de las extremidades inferiores.

Así señaló el doctor Luis Neyra Arizmendiz, médico endocrinólogo del Hospital Nacional Arzobispo Loayza; explicó que esta situación se presenta porque la diabetes genera disfunción de las glándulas sudoríparas por neuropatía autonómica (daño a los nervios que controlan las funciones corporales), y una mala circulación en las extremidades inferiores.

“Los pacientes con diabetes no controlada o aquellos que no brindan un adecuado cuidado a sus extremidades inferiores pueden desarrollar “pie de riesgo” que se caracteriza por presentar neuropatía, es decir, sensibilidad extrema en los pies (sensación de ardor, “punzadas” y cansancio en las pantorrillas).

Pero puede ocurrir lo contrario, la sensibilidad en los pies disminuye o está ausente. Cuando en el “pie de riesgo” se generan úlceras se dice entonces que el paciente tiene pie diabético”, subrayó el especialista.

Advirtió que la pérdida de sensibilidad en los pies es muy común, además de peligrosa, dado que impide que las personas sientan dolor cuando se produce algún tipo de lesión como cortes, rasguños, heridas y/o ampollas causadas por objetos punzocortantes o quemaduras por arena o pavimento caliente y por los rayos solares.

“Estas lesiones iniciales a pesar de ser pequeñas, pueden infectarse fácilmente y ocasionar mayores complicaciones como úlceras e incluso gangrena porque el sistema inmunológico en este tipo de pacientes es deficiente”, aseguró.

Cuidados durante el verano


Neyra Arizmendiz informó que para prevenir algún tipo de lesión en los pies hay que evitar caminar descalzo y adquirir un calzado que sea confortable, terapéutico, holgado y, de preferencia, cerrado para una mayor protección. Las medias, precisa, deben ser de algodón para mantener los pies frescos y se debe evitar todo tipo de material sintético.

Recomendó para el aseo diario de los pies, el uso de jabón – de preferencia de glicerina-, agua tibia y toallas limpias para evitar la aparición de hongos y otros microorganismos.

Las personas con pie diabético deben procurar un buen lavado, dejar la zona muy limpia, aplicar con cuidado los medicamentos indicados por el especialista y cubrir la herida con gasa o venda, no dejarla descubierta.

“Existen algunos productos o algunas cremas que ayudan a mantener húmeda la piel. No obstante, deben ser aprobados por el médico especialista porque algunos contienen sustancias que pueden ocasionar el efecto contrario. No olvidar también que los controles médicos y cuidados deben cumplirse siempre para mantener controlada la diabetes”, finalizó.










Publicado en http://www.generaccion.com/noticia/193521/verano-se-incrementa-riesgo-ulceras-pies-diabeticos