Mostrando entradas con la etiqueta infección. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta infección. Mostrar todas las entradas

jueves, 30 de enero de 2014

Diabetes e infecciones micóticas: Candidiasis

Miércoles, 29 de Enero de 2014


Si tienes diabetes, debes saber que la candidiasis es una patología muy frecuente en la actualidad y que afecta especialmente a personas que tienen esta enfermedad crónica. Se trata de una infección fúngica (micosis o infección por hongos) originada por un crecimiento excesivo del hongo Cándida. Normalmente provoca inflamación y malestar en zonas superficiales y húmedas como la boca, el tracto digestivo, la vagina y otros tejidos.

Las cándidas encuentran en el exceso de glucosa un alimento perfecto que favorece su crecimiento, razón por la que las personas con diabetes suelen sufrir más infecciones micóticas que el resto de la población. Un mal control metabólico puede ser el responsable de que se origine esta infección. Además, una hiperglucemia puede limitar la capacidad de las células blancas de combatir las infecciones.

Síntomas y partes del cuerpo en las que puedes tener Candidiasis

Esta infección micótica puede aparecer en distintas zonas del cuerpo. En función de ésta, presenta síntomas distintos:

  • La candidiasis en las encías, en la lengua, en la parte interna de la mejilla o en la parte superior de la garganta, conocida como candidiasis orofaríngea. Se manifiesta bajo la forma de placas blancas que se remueven fácilmente al rasparlas, y a veces provocan manchas enrojecidas denominadas eritemas.
  • La candidiasis genital puede aparecer en la vagina en las mujeres y debajo del prepucio en los hombres. La vulva y la vagina se afectan con muchísima frecuencia, observándose enrojecimiento de estas áreas, y la presencia de leucorrea blanquecina con pequeños grumos. Causa mucho picor o dolor leve.
  • También es muy frecuente en pacientes con diabetes que las uñas se vean afectadas por cándidas. En estos casos, el reborde de la uña aparece inflamado y enrojecido (perionixis), pudiendo ser doloroso, y se puede constatar la salida de una secreción viscosa de color blanco amarillento.
  • Candidiasis en el esófago, conocida como esofagitis. Su diagnóstico es más complicado porque la inflamación no es visible. Produce malestar: náuseas, sensación de mareo, etc.

Con menor frecuencia, se puede constatar en pacientes con diabetes otitis por Cándida y casos de conjuntivitis.

Si presentas alguno de los síntomas mencionados, acude rápidamente a tu médico para que pueda valorar el estado de la patología y el tratamiento adecuado para erradicarla, que será distinto en función de la parte del cuerpo donde se encuentre la infección.

Sin embargo, la mejor forma de evitar la aparición de la candidiasis es con un control adecuado de tus niveles de glucosa. Debes tener en cuenta que la candidiasis se puede transmitir a través del contacto oral o genital, de manera que si la sufres, es importante que utilices durante el tiempo que dure la enfermedad métodos anticonceptivos de barrera como el preservativo para evitar su contagio.

Dra. María Álvarez, ginecóloga del centro médico La Salut, en Sant Just Desvern.