Mostrando entradas con la etiqueta hipoglucemias severas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta hipoglucemias severas. Mostrar todas las entradas

domingo, 15 de junio de 2014

Las hipoglucemias graves generan un gasto público anual de 40 millones de euros

MADRID, 13

La atención médica de las personas con diabetes que sufren episodios de hipoglucemias graves suponen un gasto público anual de unos 40 millones al año, según se desprende de los resultados del estudio desarrollado por Novo Nordisk 'Actitudes ante la diabetes, deseos y necesidades 2' (DAWN2 por sus siglas en inglés), presentados en el XXXIV Congreso de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC).

Las hipoglucemias graves son aquellas bajadas importantes de azúcar en sangre que requieren la asistencia de un tercero, ya sea un familiar o un profesional sanitario, llegando a ser necesario el traslado mediante transporte sanitario, la visita a un servicio de urgencias e incluso el ingreso hospitalario de unos siete días de estancia por acontecimiento adverso. Como consecuencia, cada hipoglucemia grave le cuesta al Estado una media de 3.550 euros.

"La carga social de las hipoglucemias graves es muy significativa --constata la enfermera y educadora en diabetes Alejandra López--. No sólo por el gasto sanitario, sino también por el laboral. Las empresas españolas gastan hasta 2.270 euros anuales por cada episodio de hipoglucemia grave que sufre uno de sus trabajadores con diabetes y por el absentismo laboral que provoca". De hecho, se estima que el 25% de las personas que sufren hipoglucemias permanecen una media de tres días de baja.

Imagen: El EnfermeraCtivista: junio 2012
Además del coste sanitario y laboral, existe el riesgo de que las personas con diabetes que sufren bajadas de azúcar graves con frecuencia experimenten niveles de ansiedad altos o incluso depresión. "Se calcula que estos pacientes tienen entre dos y tres veces más probabilidades que la población general de padecer trastornos afectivos -dice Iñaki Lorente, psicólogo especializado en diabetes y miembro del Panel de Expertos del estudio DAWN2.- Esto tiene que ver con un mal control glucémico, con el hecho de que perciban su calidad de vida como baja y, especialmente, con la carga del tratamiento que recae sobre el propio paciente en gran medida. En la diabetes, a diferencia de otras enfermedades, es la persona la que debe responsabilizarse mayoritariamente de su tratamiento".

NIVELES ALTOS DE ANSIEDAD

Según el estudio DAWN2, el 66% de los pacientes con diabetes tipo 1 tienen unos niveles de ansiedad altos, llegando a ser susceptibles de depresión en el 9% de los casos. "En cuanto a las personas con diabetes de tipo 2, sin embargo, hay un dato curioso que se repite en este estudio --explica Lorente-- y es que aquellos que no reciben ningún tipo de medicación sufren mayor ansiedad, el 54%, y probabilidad de depresión, el 20%, que los que sí se medican mediante antidiabéticos orales, el 35% y 12% respectivamente".

Imagen
Por todo lo expuesto, evitar las hipoglucemias debe ser prioritario en la atención y tratamiento de la diabetes. "La persona que ha experimentado episodios de hipoglucemia grave tiene miedo a sufrirlas de nuevo -afirma la educadora Alejandra López.- Esto le lleva a modificar su medicación en muchos casos. El peligro es que este control inadecuado pueda derivar en la aparición de comorbilidades cardiovasculares o neurológicas".

El estudio DAWN2, basado en encuestas personales, supone una visión completa sobre la atención que recibe la persona con diabetes desde tres perspectivas fundamentales: el propio paciente, su familia y el profesional sanitario. 

"En general, la percepción del paciente es positiva -dice el Dr. Domingo Orozco, vicepresidente de la semFYC.- No obstante, debe incentivarse la identificación de factores de riesgo y el uso de fármacos que reducen la incidencia de hipoglucemias graves para evitar sus consecuencias negativas en la vida social y afectiva del paciente, así como el detrimento de su salud".
Imagen








Publicado http://www.medicinatv.com/noticias/las-hipoglucemias-graves-generan-un-gasto-publico-anual-de-40-millones-de-euros-260460

martes, 13 de mayo de 2014

La muerte de Driss Elgharadi, diabético tipo 1.


La muerte de Driss Elgharadi, diabético tipo 1.


Si has sufrido hipoglucemias severas te van a entrar ganas de decirle cuatro cosas a quien escribió esto:

El joven del autobús se desmayó a causa del calor
-El conductor fue despedido acusado de negligencia-

EPA \ Driss Elgharadi, el joven marroquí de 20 años que se quedó encerrado 36 horas en el autobús que cubre la línea entre Huesca y Sariñena, se desmayó y murió posteriormente como consecuencia del calor y de la falta de oxígeno. Así lo ha establecido la autopsia practicada al cadáver.

El fallecido, que estudiaba enfermería, padecía diabetes, por lo que la combinación de calor y escasez de aire para respirar pudo inducir una crisis glucémica de la que no pudo ser curado en la sección de Urgencias del hospital San Jorge, adonde fue conducido cuando el propio chófer del vehículo lo halló tendido en el interior de autobús, a principios de mayo.

El chófer fue despedido por la empresa donde trabajaba, que lo acusó de negligencia.





El joven del autobús tiene nombre. Se llama Driss Elgharadi. Y no perdió el conocimiento por un golpe de calor ni ocho cuartos. Lo perdió por sufrir una bajada de azúcar del carajo de las buenas. Y ya sí, tras perder el conocimiento, y que nadie le echara en falta al bajarse todo el mundo, acabó muriendo por falta de oxígeno, y por "calor". Con una hipoglucemia severa sudas a chorros. Si encima se quedó expuesto al calor en un horno como pueda ser un autobús cerrado a cal y canto, se juntaron "el hambre con las ganas de comer".


Este muchacho podías haber sido tú, o tu amigo que tiene diabetes tipo 1, o cualquier otra persona con diabetes tipo 2, lada o gestacional que no hubiera podido reconocer los síntomas.

El joven del autobús, el joven del autobús... Es y seguirá siendo una persona. Y un despido duele, pero perderle duele más. Que se lo pregunten a sus padres, que no podían pagarle un sensor de esos que llevan las niñas de papá, y que avisan. No ser rico (ya ni siquiera hablo de no ser pobre) y tener diabetes no es razón para que te consideren cuando mueras como "el joven del autobús". Y lo que más repatea es lo de que "se desmayó" por el calor. Calores les daba yo a los que no saben de esto, y se las dan de listos tecleando.

El día que podamos tener sensores y bombas de insulina, o eso que los que las venden llaman páncreas artificial, esto no pasará.

El día que nos puedan inyectar un chute de células productoras de insulina y disfrutar de un tiempo normoglucémicos, tampoco.

Mientras, hale, a seguir siendo difamados. Si la espichamos será por calores. Óle, di que sí.


Beatriz González Villegas.


miércoles, 7 de mayo de 2014

Un chofer “olvidó” a un pasajero diabético en el micro y murió después de 36 horas de agonía


Ocurrió en España. El chofer terminó su recorrido, cerró las puertas del vehículo y se fue. Quedó casi dos días tirado adentro sin que nadie lo asistiera. Lo llevaron al hospital en estado crítico y hoy murió.
martes, 06 de mayo de 2014

Un joven de 20 años que padecía diabetes murió luego de estar 36 horas encerrado en un micro, ya que el chofer terminó su recorrido, cerró la unidad y lo dejó. Ocurrió en Huesca, España.

La familia del joven, al ver que no regresaba, denunció su desaparición y se puso en contacto con la línea de micros.

Allí fue cuando el chofer reparó en que se había “olvidado” al chico adentro.

Cuando lo encontraron estaba vivo, pero en estado crítico.

El joven murió este mediodía. Según los médicos, el chico sufrió daños irreversibles en sus órganos vitales por permanecer tantas horas con un ataque glucémico y sin atención.






Publicado en http://www.losandes.com.ar/notas/2014/5/6/chofer-olvido-pasajero-diabetico-micro-murio-despues-horas-agonia-783714.asp

jueves, 3 de abril de 2014

La Comisión Europea autoriza el uso de 'Eperzan' (GSK) para mejorar el control glucémico en diabetes tipo 2


lainformacion.com
jueves, 03/04/14 - 15:20
La Comisión Europea ha autorizado la comercialización del tratamiento semanal con albiglutida, fármaco biológico de GlaxoSmithKline (GSK) cuyo nombre comercial es 'Eperzan', indicado para mejorar el control glucémico en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 en adultos.

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea ha autorizado la comercialización del tratamiento semanal con albiglutida, fármaco biológico de GlaxoSmithKline (GSK) cuyo nombre comercial es 'Eperzan', indicado para mejorar el control glucémico en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 en adultos.

En concreto, el fármaco se ha autorizado en monoterapia, cuando la dieta y el ejercicio por sí solos no son suficientes para lograr un control glucémico en pacientes en los que el uso de metformina se considera inapropiado por intolerancia o contraindicación; y en combinación con otros medicamentos para controlar la glucosa, incluyendo la insulina basal, cuando éstos, junto con dieta y ejercicio, no proporcionan un control glucémico adecuado.

El fármaco forma parte de la familia de los agonistas de los receptores de GLP-1, una hormona incretina importante que ayuda a normalizar el nivel de glucosa del organismo y cuya producción se reduce o desaparece en las personas con diabetes tipo 2, y se administra una vez a la semana con una pluma r y una aguja de 5 milímetros de longitud.

La autorización se ha basado en los resultados del extenso programa 'Harmony', compuesto de ocho estudios fase III en los que han participado cerca de 5.000 pacientes. En estos estudios se comparó su uso frente a los fármacos más habituales en el tratamiento de la diabetes tipo 2, incluyendo la insulina, en pacientes en distintos estadios de la enfermedad y varios grados de insuficiencia renal.

Aunque la mayoría de los estudios de registro de diabetes tienen una duración de seis meses, en cinco de los ensayos 'Harmony' se ha seguido a los pacientes hasta tres años.

En este periodo se ha visto que la reacción adversa más grave fue la pancreatitis, que también se ha registrado con otros agonistas de los receptores GLP-1, algo de lo que los pacientes deben estar informados ya que, si existe sospecha, se debe interrumpir el tratamiento. Asimismo, en pacientes con historia de pancreatitis su uso debe hacerse "con precaución".

Asimismo, el riesgo de hipoglucemia se incrementa cuando albiglutida se utiliza en combinación con secretagogos de la insulina (como la sulfonilurea) o con insulina, por lo que en estos pacientes necesitarán un reajuste de su dosis de sulfonilurea o insulina para reducir el riesgo de hipoglucemia.

OTRAS LIMITACIONES A SU USO

También se sabe que el uso de un agonista de los receptores de GLP-1 puede asociarse con reacciones adversas gastrointestinales. Aunque dado que el uso de la albiglutida no se ha estudiado en pacientes con enfermedad gastrointestinal grave, incluyendo gastroparesia grave, no está recomendado en estos pacientes.

En Europa, dada la limitada experiencia de albiglutida en pacientes con insuficiencia renal grave o en diálisis tampoco se recomienda el uso.

Asimismo, las reacciones adversas más frecuentes durante los ensayos clínicos, que afectaron a un 5 por ciento de los pacientes que recibieron el fármaco, fueron diarrea, náuseas y reacciones en el lugar de la inyección, incluyendo erupción, eritema o enrojecimiento en el lugar de la inyección1.

Tras esta aprobación, GSK espera lanzar albiglutida en varios países de Europa en el tercer y cuarto trimestre de 2014, con lanzamientos adicionales el año que viene. Asimismo, autoridades sanitarias de otros países están revisando actualmente albiglutida como la Agencia Americana del Medicamento (FDA, en sus siglas en inglés), que en unas semanas anunciará una decisión.

Para el director de la franquicia global de Cardiovascular, Metabolismo y Neurociencias de GSK, Vlad Hogenhuis, esta aprobación permitirá a profesionales sanitarios y pacientes tener acceso a una nueva opción terapéutica semanal que ha demostrado su eficacia en la reducción de la glucosa "con un control duradero y, en general, buena tolerancia".