Mostrando entradas con la etiqueta ceguera. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ceguera. Mostrar todas las entradas

domingo, 29 de junio de 2014

Avanzando en la ceguera, y otras historias de diabéticos.


Avanzando en la ceguera, y otras historias de diabéticos.

Aurora Castillo es de Los Palacios, un pueblo sevillano que en realidad es doble: que si Los Palacios, que si Villafranca.

Aurora los tiene bien puestos. Y, además, sufre retinosis pigmentaria. Oyó que en Barcelona, en la Clínica Barraquer, iban a probar un sistema que traen desde California con personas ciegas, y allá que se fue. De entre todos los que quisieron someterse a este innovador tratamiento de visión artificial ella fue seleccionada.

La retinosis pigmentaria y la retinopatía diabética tienen algunas cosas en común: lo más obvio, que causan ceguera. Además afectan a la retina. La diabetes es hoy la enfermedad que más ciegos ocasiona. Noticias como esta, animan.

Esto de que te metan un chip en el ojo, que según Aurora ni molesta, no cura la ceguera. Pero al menos deja ver siluetas. Para nuestra sevillana es de vital importancia. Tiene un chiquillo de tres años al que nunca vió. Poneros en su pellejo. Se me ponen los pelos de punta.

Cada vez que colgamos en las redes que buscan voluntarios para tal o cual nuevo tratamiento en diabetes es para salir pitando a donde lo solicitan. ¿Y si te cogen?, ¿y si eso supone un cambio radical en tu vida?

Hace ya muchos años salíó en la tele que Bernat Soria estaba trabajando con personas como nosotros, con diabetes, buscando un mejor tratamiento. Se trataba de implantarnos células productoras de insulina, las que llaman células beta, con el objeto de dejar de ser insulinodependientes. Recuerdo, como si fuera ahora mismo, como me fui a mi marido y con las manos entrelazadas le dije

-Porfi, porfi, porfi, vámonos a Valencia, vámonos a Valencia...

No coló, claro. Me quedé en El Puerto de Santa María, donde vivíamos, con esa espinita clavada. Las hipoglucemias severas que sufría semanalmente eran de campeonato, y tenía claro que si no acudía a algo diferente la iba a espichar pronto.

Hay que ser Auroras. Aunque solo sea por estar un poquito mejor.

En uno de los cursos a los que acudí en El Madroño, el pueblo más chiquitito de Sevilla, uno de los especialistas hizo un comentario sobre una discusión que había tenido con una compañera pediatra. Ella estaba en contra de facilitar, tal y como se hace hoy, la superviviencia de los niños prematuros. Al parecer, muchos de estos niños, si sobreviven, acaban padeciendo problemas severos de madurez psíquica. Hablando en el lenguaje de los que administran: salen demasiado caros, porque son susceptibles de precisar recursos sociales y económicos toda su vida. Y no pude menos que saltar.

Si la ciencia y la teconología sanitaria nos ofrecen la posibilidad de arriesgarnos, y tomar la opción más dura, la de sobrevivir a pesar de todo, puede irnos bien, o puede acabar como el culo. Ellos nos ofrecen una posibilidad, como la de ver o no ver. Si optamos con ellos por el riesgo, y es mi opinión, que no nos vengan luego con el "lo sentimos, pero es que salís tela de caros".

En una conferencia a la que asistí, sobre trasplantes, impartida por uno de los cirujanos del Hospital Reina Sofía, nos contaba este señor que la gran diferencia entre su centro y otros es que ellos daban opciones: era el paciente el que decidía si arriesgar más o menos. Y ellos se hacían responsables también. Esa diferencia es vital. ¿De qué me sirve un hospital que es famoso por trasplantar a los que en otros sitios se lo prohiben por no estar "niquelaos", si cuando empiezan los problemas y los pacientes precisan más cuidados les dan la espalda?

Hace seis años me llamaron desde Málaga. Era mi tercera alerta de trasplante. España jugaba la Final de la Copa de Europa contra Alemania. España ganó mientras me dializaban preparándome para la intervención.

Hace un mes y pico (el día 23 de mayo) estuve en consulta. Tocaba revisión. Mi doctora me dijo con voz dulce que tenía los anticuerpos no sé qué al 95%. Rechazo. Que esa tarde no me tomara el sintrón. Tenían que biopsiarme el riñón. Pero, al preguntarle quién me recetaba la heparina, todo cambió. Eso, en Sevilla. Ya, el lunes. Se acabaron las prisas. Que no había camas. Que me llamarían por teléfono en cuanto tuvieran una libre. Sé que no me van a llamar. Y todo porque vivo en la provincia del buque insignia de la sanidad andaluza.

No es que a mí me trasplantasen estando peor que otros, no. Es que mi trasplante fue de pena. Me perforaron el pulmón "sin querer", hemorragia interna que no se sabía de dónde, infección, rechazo... la pera, vamos. Aún así sigo vivita y coleando, y dándole a la sinhueso. Lo único que me queda es contar. Porque este tipo de historias no se deberían repetir nunca. Y porque cuento, conmigo no corren riesgos.

Y no voy a hablar de cómo otros pacientes regalando cuadros a diestro y siniestro consiguen que se les atienda como dios, no, eso no toca hoy, porque hasta el mismo director está hasta los cataplines de esas historias. Toca hablar de Aurora. Sí, seamos Aurora, pero exijamos también poder amanecer un día más.





Beatriz González cabreada.



Imagen

domingo, 20 de abril de 2014

La retina, el corazón del ojo

20 de Abril de 2014 a la(s) 6:0 - Efe
La retina es la zona más sensible e importante para una correcta visión. Sus patologías están ligadas a la edad y a la diabetes.
Los doctores Francisco Cabrera y Marc Rubio exponen los retos del futuro y analizan estas enfermedades. El doctor Francisco Cabrera es oftalmólogo de la sección de retina del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria y profesor asociado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Las Palmas; y el doctor Marc Rubio es médico adjunto de oftalmología de la sección de retina del Hospital Universitario Bellvitge de Barcelona.

Imagen
Ellos han analizado las patologías de la retina, que provocan tres de cada cuatro casos de ceguera. Unos 285 millones de personas padecen algún tipo de discapacidad visual en el mundo, según la Organización Médica de la Salud (OMS) y unos 39 millones son ciegas. Una persona diabética tiene 10 veces más probabilidades de desarrollar ceguera que una sin ella. La edad es otro factor de riesgo fundamental, sobre todo a partir de los 55 años.

Francisco Cabrera manifiesta que hay muchas que pueden producir ceguera, pero las fundamentales son dos, la Retinopatía Diabética (RD), en las personas con diabetes; y la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE). La RD es la principal causa de ceguera en edad laboral, de 20 a 55 años, con mucha trascendencia en la edad productiva.

Y en términos absolutos, la primera es la DMAE, cuya incidencia está aumentado por el envejecimiento de la población.

Dentro de la RD la principal causa de ceguera es el Edema Macular Diabético (EMD), que afecta a la zona central de la retina. Otra causa en el diabético es la retinopatía diabética proliferativa, que afecta de forma más global a la retina, y no solo al centro y a la zona más fina de la visión que es la mácula. En la RD el principal factor de riesgo es ser diabético, lógicamente, y en ese sentido, el tiempo de evolución de esta enfermedad y su control, que es lo que va a marcar la incidencia de aparición de la retinopatía. En la DMAE, el riesgo es la edad, y aumenta según se envejece; es un proceso degenerativo.








Publicado en http://www.laprensagrafica.com/2014/04/20/la-retina-el-corazon-del-ojo

martes, 1 de abril de 2014

Hábitos de vida que retrasan la aparición del edema macular diabético


Hábitos de vida que retrasan la aparición del EMD
La hipercolesterolemia y el mal control glucémico aceleran la aparición de complicaciones y por tanto del EMD, por eso hay que hacer control de todos los factores de riesgo cardiovascular”, ha señalado la doctora Sonsoles Carbonell San Román, del Hospital Universitario Ramón y Cajal, Madrid.
Por su parte, el doctor Monés i Carilla ha recordado que el sedentarismo es otro gran problema que repercute negativamente en el estado salud del paciente diabético y que “los médicos deberíamos prescribir ejercicio físico regular acorde a las limitaciones de cada paciente”. Monés también ha hecho referencia al tabaquismo que “es un factor de riesgo modificable número uno, la genética no la podemos modificar, la edad tampoco, pero el tabaquismo sí. El incremento de riesgo se multiplica cuando un paciente diabético fuma, para nosotros es inconcebible que un paciente diabético fume tiene cero sentido”.
Para terminar, Monés ha hecho hincapié en que la dieta sana es importante para evitar no solo el EMD sino todas las enfermedades de la retina. “Una dieta no te cura, pero sí permite que una enfermedad no se agrave”.

Publicado en http://www.elcorreo.com/salud/investigacion/20140331/retinnova-edema-macular-diabetico-201403311254-rc.html



El 10% de los diabéticos españoles sufre discapacidad visual


OFTALMOLOGÍA

El edema macular diabético, una dolencia que afecta a 250.000 españoles, fue el tema principal del encuentro Retinnova, un evento en el que los expertos discutieron, entre otros temas, las novedades en el tratamiento de estos pacientes
31.03.14 - 12:54 -
LINDA ONTIVEROS | MADRID

El edema macular diabético (EMD) causa discapacidad visual en el 10% de los diabéticos españoles, y puede imposibilitar realizar tareas como leer o conducir, ya que produce la acumulación de líquidos en la mácula, que es la zona de la retina responsable de la visión central, lo que hace que la imagen llegue al cerebro de manera distorsionada, o con manchas negras flotantes. En España afecta a más de 250.000 pacientes. Como la incidencia del EMD está directamente relacionada con la diabetes, que a su vez aumenta con el envejecimiento, se estima que se incremente también en los próximos años.

“El edema macular diabético es una de las complicaciones más temidas y la causa más frecuente de pérdida de visión en los pacientes diabéticos, con una prevalencia que puede variar según el tipo y de la evolución de la enfermedad”, ha afirmado la doctora María Isabel López Gálvez, médico adjunto de Oftalmología del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, durante Retinnova, el principal encuentro científico sobre patología médica retiniana en España, organizado por Novartis. “Según los últimos datos de la Fundación Retina Plus afecta al 0,7% de la población general y entre el 7% y el 7,5% de los pacientes con diabetes tipo 2. Es una patología que limita mucho la calidad de vida, pues impide desempeñar actividades cotidianas, de detalle e incluso las que le permiten llevar un control de la enfermedad”.

Hasta el año 2004, no había ningún tratamiento para el EMD, sin embargo ese año se descubrió un fármaco, ranibizumab, que abrió las puertas para nuevas terapias. “Fue una revolución”, ha mantenido el doctor Jordi Monés i Carilla, coordinador de Retinnova, director del Institut de la Màcula i de la Retina y director médico de la Barcelona Macula Foundation. “Nos abrió una serie de posibilidades enormes, una manera de tratar al paciente, de educar tanto a la población como a los oftalmólogos. Desde ese entonces han aparecido otros fármacos. A medida que tenemos más herramientas, debemos actualizarnos más y revisar nuestros protocolos”.

Fármacos que han marcado un antes y un después

El pronóstico de la enfermedad ha cambiado mucho en los últimos años. “Desde el año 1985 hasta hace 2-3 años se trataba con láser, pero ahora afortunadamente disponemos de nuevos fármacos que administrados por vía intravítrea nos ayuda a controlar este proceso. Hay otros que están en fase de investigación y que previsiblemente se aprueben en un futuro próximo. Hoy por hoy, la terapia antiangiogénica que es lo que imponen los fármacos como primera indicación, un tratamiento que consigue recuperar parte de la función visual perdida y que ha conseguido cambiar la vida de los pacientes con EMD”, ha explicado la Dra. López Gálvez.

Como la diabetes ocasiona múltiples complicaciones, sobre todo cardiacas, pues aumenta el riesgo cardiovascular, duplicando la incidencia de enfermedad coronaria en varones y triplicándola en las mujeres. Así, los diabéticos tienen más posibilidad de infartos de miocardio y de mortalidad cardiovascular.

“El paciente diabético es un paciente pluripatológico por definición, y por ello requiere un enfoque multidisciplinar. En el paciente con EDM se asume la existencia de una enfermedad a nivel macrovascular además de a nivel microvascular, de manera que puede ser necesaria la colaboración de otros especialistas, entre ellos la del cardiólogo”, ha apuntado la doctora Sonsoles Carbonell San Román, del Hospital Universitario Ramón y Cajal, Madrid.

Un futuro prometedor

Los expertos coinciden en que hace unos años no se disponía de herramientas farmacológicas para hacer frente a las patología de la retina, y que hoy en día el panorama es diferente, aunque queda aún mucho por conseguir. “Empezamos a tener herramientas para hacer muchas más cosas, pero hay enfermedades huérfanas que aún no tratamos como la degeneración macular atrófica, la retinosis pigmentaria que deja a la gente joven ciega, o como la enfermedad de Stargardt que deja a la gente joven con degeneración macular, para estas dolencias aún no podemos hacer nada clínicamente, pero sí podemos hacer investigación. Esperamos que antes de 10 años tengamos algo para estos pacientes”, ha comentado el doctor Monés i Carilla.

“El futuro es muy alentador, hay muchas cosas en investigación que hay que darle tiempo para que puedan ser parte de la práctica clínica diaria”, ha concluido la Dra. López Gálvez




Publicado en http://www.elcorreo.com/salud/investigacion/20140331/retinnova-edema-macular-diabetico-201403311254-rc.html

lunes, 10 de marzo de 2014

Logran una nueva línea celular de retina en la investigación sobre la ceguera

Alicante, 9 mar (EFE).- La investigación sobre las distintas patologías oculares centra sus esfuerzos en el mantenimiento de la salud de la retina, tejido neural cuyo buen funcionamiento es crucial para la visión, a través del trasplante de células madre, la terapia génica o los fármacos.

Imagen
Dentro de la vertiente de las células madre, investigadores de las universidades de Alicante y Valencia han obtenido una nueva línea celular de retina que se puede usar para evaluar la eficacia clínica de fármacos en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas de la retina.

Se trata de una línea celular inmortal, denominada MU-PH 1, que ha sido aislada de un cultivo de células de Müller de retinas de ratones adultos.

Esta nueva línea se va a emplear en estudios básicos -no para hacer terapias con humanos- con la finalidad de cribar fármacos que pueden ser neuroprotectores (capaces de evitar o ralentizar la muerte celular que desemboca en ceguera).

El coordinador del grupo de investigación Neurobiología del Sistema Visual y Terapia de Enfermedades Neurodegenerativas de la Retina de laUniversidad de Alicante, el doctor Nicolás Cuenca, ha dicho, en una entrevista con Efe, que las células MU-PH 1 son un buen modelo in vitro para el análisis de la función de las células fotosensibles de la retina: los fotorreceptores (conos y bastones).

Cuenca, que lleva desde 1984 trabajando en el campo de la retina, ha destacado que la importancia de esta novedosa línea celular radica en que posee características de fotorreceptores, es decir, las célula MU-PH1 son capaces de responder a estímulos luminosos, por lo que también se podría emplear en un futuro como células madre para poder trasplantarlas en roedores que se van a quedar ciegos.

Dicha cualidad abre la posibilidad de que esas células madre, una vez trasplantadas, se puedan transformar en fotorreceptores y reemplazar los conos y bastones dañados, ha apuntado.

"Eso nos serviría para estudiar los mecanismos" que determinarían "en qué condiciones las células madre podrían ser útiles, cuál sería el número de células que hay que trasplantar y si conectan o no con el resto de la retina", ha revelado Cuenca.

No obstante, este científico insiste en la necesidad de no crear "falsas esperanzas" entre los pacientes porque aún queda mucho camino por recorrer y aboga por seguir invirtiendo en este ámbito del conocimiento.

Debido a su experiencia adquirida y a las técnicas empleadas, el equipo que dirige Cuenca ha cosechado un prestigio internacional, que se traduce en proyectos de investigación desarrollados con universidades de otros países, principalmente de EEUU y Canadá.

Además, ha sido elegido por una empresa de células madre estadounidense para estudiar cómo actúan células madre embrionarias humanas en la prevención de la degeneración de los fotorreceptores, una investigación de la que se ha hecho eco el Wall Street Journal.

Estas células ya se han trasplantado en pacientes ciegos con degeneración macular asociada a la edad y está en curso un ensayo clínico en las fases 1 y 2, lo que significa que se va a evaluar si la terapia es segura, carece de efectos tóxicos para las personas y presenta cierta efectividad.

La retina supone el modelo ideal para estudiar el funcionamiento del cerebro, al ser una prolongación de éste y formar parte del sistema nervioso central.

Dada su localización, es la zona "más accesible" a este complejo órgano. Por ello, las investigaciones de terapias en patologías de la retina pueden ser aplicadas a otras enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson y el Alzheimer, según Cuenca.










Publicado en http://noticias.lainformacion.com/salud/investigacion-medica/logran-una-nueva-linea-celular-de-retina-en-la-investigacion-sobre-la-ceguera_OWh8pXz4Jm7kbgvuSWGBN6/

miércoles, 22 de enero de 2014

Teleoftalmología para prevenir la retinopatía diabética

El IOBA y la empresa eDiagnostic desarrollan un proyecto piloto de telemedicina en las localidades vallisoletanas de Medina de Rioseco, Peñafiel y Tordesillas
Valladolid, Martes, 21 de enero de 2014

Cristina G. Pedraz/DICYT 
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes afecta a más de 346 millones de personas en el mundo. En España, la incidencia se sitúa en torno a un 13’8 por ciento y se prevé un aumento significativo en los próximos años. En este sentido, la retinopatía diabética es una de las complicaciones más frecuentes asociadas a la diabetes y supone la principal causa de ceguera en la población en edad laboral activa (entre 25 y 65 años) en los países industrializados. Por ello, es importante controlar la salud visual de esta población, realizando al menos a un examen oftalmológico al año que permita detectar precozmente la enfermedad.

Con el objetivo de facilitar la realización de este tipo de exámenes, el Instituto de Oftalmobiología Aplicada (IOBA) de la Universidad de Valladolid y la empresa eDiagnostic han puesto en marcha un proyecto piloto de teleoftalmología en tres centros de salud de la provincia de Valladolid, en Medina de Rioseco, Peñafiel y Tordesillas. Como explica a DiCYT Diana Bravo, responsable del proyecto por parte de eDiagnostic, “el objetivo es acercar la atención oftalmológica a mayores rangos de población y en relación a un problema de máxima actualidad como es la retinopatía diabética, teniendo en cuenta que la diabetes está incrementando su incidencia”.

El proyecto, que surgió hace ahora un año, se basa así en la telemedicina para diagnosticar precozmente patología retiniana en pacientes diabéticos. “La retinopatía diabética tiene actualmente tratamiento y si se diagnostica precozmente el pronóstico de la enfermedad es bastante bueno, pero si el diagnóstico se realiza en fases más avanzadas la pérdida de visión puede ser ya irreversible”, asegura la experta.

La iniciativa consiste en la atención de los pacientes diabéticos en los centros de salud de estas tres localidades de la provincia. En estos centros de Atención Primaria se realiza una exploración de fondo de ojo (los tres centros disponen de un retinógrafo no midriático, una cámara que permite tomar imágenes digitales del fondo de ojo). La fotografía, junto con la historia clínica, se transmite a los oftalmólogos del Hospital Clínico Universitario de Valladolid a través de una plataforma online y son éstos quienes realizan un diagnóstico.

“No todos los pacientes a los que se detecta la enfermedad tienen que pasar a Atención Especializada sino que pueden ser controlados y monitorizados desde Atención Primaria. Esto supone varias ventajas tanto para los pacientes, que no tienen que desplazarse y evitan las largas listas de espera, como para el sistema sanitario ya que no se saturan las listas de Atención Especializada, y solo se deriva a aquellos pacientes que necesiten ya recibir tratamiento”, detalla Bravo.

Aunque ya se han realizado en diversas regiones españolas otras experiencias similares que no han tenido continuidad en el tiempo, el objetivo de este proyecto es consolidar un programa de teleoftalmología al que puedan adherirse todos los centros de salud que dispongan de un retinógrafo. De este modo, “aunque el proyecto piloto en Medina de Rioseco, Tordesillas y Peñafiel está en fase de finalización, se espera evaluar sus resultados y plantear un estudio con el fin de implementar el programa definitivamente en éstos y en otros centros de salud”.



Proyecto premiado
El proyecto obtuvo recientemente un premio en las V Jornadas de Investigación en Atención Familiar y Comunitaria, organizadas por la Sociedad Castellana y Leonesa de Medicina de Familia y Comunitaria con la colaboración de la Junta de Castilla y León y Sacyl, celebradas en la Facultad de Medicina de Valladolid, al que se presentaron otros 15 proyectos.

Así, el proyecto Análisis de un sistema de teleoftalmología destinado a la detección de retinopatía diabética. Pilotaje en tres zonas básicas de salud de CyL: Medina de Rioseco, Peñafiel y Tordesillas resultó galardonado por la utilización de las ventajas de la telemedicina para fomentar el cribado sistemático de los pacientes diabéticos y detectar precozmente la retinopatía diabética.

El cribado sistemático es un criterio utilizado como indicador de calidad del proceso asistencial del paciente diabético. Por ello, el porcentaje de pacientes a quienes se ha revisado el fondo de ojo es un indicador de proceso. Desgraciadamente no todos los pacientes con DM se revisan periódicamente la visión, tal como recomiendan los organismos sanitarios. Los motivos son diversos, entre ellos destacan la ausencia de síntomas en las fases iniciales de la RD, la falta de educación diabetológica de los pacientes y médicos, y las barreras geográficas. Además la elevada y creciente prevalencia de la enfermedad, hace que el número de revisiones requeridas para realizar un control anual, exceda las posibilidades asistenciales actuales de las unidades de oftalmología utilizando las técnicas clásicas de diagnóstico.


Para mejorar el despistaje en la población general, se ha propuesto en los últimos años recurrir a programas de teleoftalmología y conseguir de este modo que todos los pacientes diabéticos se sometan al menos a un examen oftalmológico anual y que sólo los pacientes con signos de enfermedad sean remitidos a los servicios de oftalmología.



Publicado en  http://www.dicyt.com/noticias/teleoftalmologia-para-prevenir-la-retinopatia-diabetica



Nota de la autora del blog: 
En Andalucía, desde Atención Primaria, llevamos años realizando fondos de ojo a diabéticos en sus propios centros de Salud, facilitándoles así el acceso a esta prueba especializada, y evitándoles desplazamientos hasta los hospitales de referencia.
La imagen se captura en Primaria. Se envía al hospital de referencia a la Unidad de Gestión Clínica de Oftalmología.
Cada retinografía informada pasa, a través del programa Diraya, a manos del médico de Atención Primaria de cada diabético, y es éste el que le comunica a su paciente la necesidad o no de iniciar tratamiento, siguiendo las indicaciones de los especialistas. 
Se previene, de esta forma, el impacto de la ceguera en este tipo de pacientes, de forma sencilla.
Esperemos que el modelo andaluz se exporte al resto de las Comunidades Autónomas españolas, con competencias en materia de Sanidad.
Beatriz González Villegas.