jueves, 13 de diciembre de 2007

ovnis

Si tuviera un esposo millonario me dedicaría a perseguir ovnis.
Perseguirlos y perseguirlos hasta que por fin uno me hable
(y con suerte no me mate)
y me diga
qué es lo que les gusta tanto de acá
que quiero saber
a ver si me contagian el gusto y me provoca seguirme quedando
o les pido que me ayuden con una mudanza relámpago